Alemania golea a Eslovaquia 3-0

Los goles de Boateng, Mario Gómez y Draxler dieron una solvente victoria a los alemanes que esperan ya a Italia o España.
domingo, 26 de junio de 2016 · 14:23
El Mundo /
Alemania se metió en los cuartos con contundencia, en su mejor función del torneo. En Burdeos el próximo sábado jugará ante Italia o España, en cruce de categoría. Trituró a Eslovaquia. Por trabajo de grupo y calidad individual, la combinación de Alemania fue ganadora. (3-0)
 
Una extraordinaria parada de Neuer, a remate de Kucka, defendió la justa ventaja que la campeona del mundo había tomado en un inicio arrollador. El portero del Bayern, sin faena hasta el minuto 40, estiró su manaza para sacar de la escuadra el cabezazo con olor a empate. Al momento, Mario Gómez disparó a su equipo hacia los cuartos con el segundo de la tarde.

Tras una primera fase del torneo algo timorata, de juego racheado, Alemania encendió motores en Lille, en todo un mensaje al resto de aspirantes al título. Monólogo de balón, dinamismo en ataque y talento en diversas formas. Ni un tanto ha encajado aún. Y hasta los defensas marcan, como demostró Boateng con su voleón desde la frontal del área para abrir el marcador. En el centro, Eslovaquia dejó hacer a Kroos, con la linterna. Y arriba, mucho movimiento en torno a Müller, al que se le escucha gritar incluso desde las alturas del estadio.

Acosaba Alemania, casi siempre por abajo, balón al verde y paredes. Pero no olvidaban a su tanque, Mario Gómez. Le buscaron y Skrtel, el rudo zaguero del Liverpool, le empujó en claro penalti. Mesut Özil tiró desganado y la parada pareció meter algo de emoción al partido. Lo intentaba Hamsik, sin demasiada ayuda del resto. El cabezazo que paró Neuer hubiera sido un premio demasiado grande para los eslovacos.

Al momento, Draxler bailó por la banda izquierda, entre frenazos y acelerones, hasta llegar a la cal, donde la puso para que Gomez empujara el segundo. El futbolista del Wolfsburgo dejó una de las mejores jugadas de la Eurocopa hasta el momento. Después en la segunda parte, resolvió otra acción con una ruleta zidanesca, para marcharse de dos rivales. Sus maniobras eran lo más interesante de la segunda parte, desinflada de emoción ya la eliminatoria.
 
Él mismo se encargó de echar el cierre con el 3-0, al remachar de estético remate en un córner, en el segundo palo.
Joachim Löw tuvo tiempo para dar descanso a los titulares, sin que el fútbol de su equipo notara los cambios. Tenían todo hecho ya, con seis días por delante para preparar los cuartos de final. Tan tranquilos, ante la tele mañana para ver el España-Italia.




AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Comentarios