Santos, el DT pragmático

En su país lo conocen como “el sargento” precisamente por ese aspecto tan agrio.
lunes, 11 de julio de 2016 · 00:00
Página Siete/ Agencias

Fernando Santos llevó  al Olimpo del fútbol europeo a la selección de Portugal,  que ayer derrotó a Francia 1-0.
Santos (Lisboa, 1954) es un entrenador contracorriente en muchos aspectos. No se da mucha importancia, ni atosiga a sus jugadores con soflamas incendiarias, ni tampoco se considera un visionario táctico. Es un entrenador sencillo, realista,  pragmático, y también ambicioso.
 
Fue  lateral derecho en sus años mozos y uno de los cuatro técnicos que ha dirigido a los tres grandes de Portugal (Sporting de Lisboa, Oporto y Benfica). Además, en su palmarés también destaca su experiencia por el fútbol  griego, con historial en el Club AEK de Atenas, el Panathinaikos, el PAOK de Salónica y la misma selección helena.

De origen humilde (es del barrio lisboeta de Alfama), quiso ser portero como Alberto da Costa Pereira, pero se llevó una buena bronca cuando llegó a casa con los pantalones destrozados. Sin embargo, las obligaciones familiares le llevaron a colaborar con su padre y se sacó el título de ayudante de mecánico, licenciado después como ingeniero de electrónica. 
 
"Es un gran técnico con un carácter fuerte que ha sabido demostrar su fuerte mentalidad para liderarnos”, comparte Bruno Alves. 
 
"Es más divertido de lo que parece”, insiste Eliseu. "Incluso hace bromas si toca”, cuenta Nani.
 
 En Portugal se le quiere y desmitifican esa idea de ogro que transmite con su presencia, de rostro serio y voz poderosa a la hora de dar ordenes. Portugal no tenía  títulos hasta ayer  y su seleccionador asume la responsabilidad de estrenar palmarés, impasible ante los que juzgan su estilo. 
 
No oculta que le gusta el trabajo e incluso defiende el valor de una buena defensa, capaz de adaptar el sistema en función de las necesidades. "Nos aporta poco ser muy espectaculares si luego no ganamos. Podemos ser poco espectaculares, pero ganamos. No me importa ser el patito feo, el Calimero. Si me preguntan si prefiero ser bonito y perder o ser feo y ganar, prefiero ser feo”, resume, enterrando el debate del estilo, ya que entiende el deporte con un único fin.
 
A diferencia del técnico de Francia, Didier Deschamps, es más serio en su comparecencia, rescatado por su país cuando se daba por hecho el fin de su carrera. Portugal perdió contra Albania el primer partido de la fase de grupos de clasificación a esta Eurocopa contra Albania y se recurrió a este veterano de 61 años para ordenar la casa. No le han ido del todo mal las cosas.
 
Le conocen como "el sargento” precisamente por ese aspecto tan agrio que desprende, pero es más leyenda que otra cosa, aunque sí que es verdad que le gusta el orden y la seriedad. Siempre pensando en el cielo, siempre pensando en la victoria. 
 
"La fe ayuda a la persona. Al técnico le hace falta trabajo y pragmatismo, y yo cuando entreno no tengo corazón. Solo pienso en cómo ganar”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios