“Bolivia debe explotar lo técnico y no perder nunca en la altura”

El experimentado formador de jugadores -como Medel, Fuenzalida, Beausejour y González- llegó a Bolivia por un proyecto para enseñar a niños bolivianos la metodología de la Universidad Católica.
lunes, 18 de julio de 2016 · 00:00
Diego Gonzáles  / La Paz 
 
Descubrió a  más de la mitad de la generación dorada  de la Roja. Es un ojeador de fútbol. Sus 75 años avalan su experiencia. El técnico Alfonso Garcés, jefe del área de captación de la Universidad Católica de Chile, llegó a Bolivia para mostrar el camino.
 
El chileno es uno de los más importantes ojeadores (personas encargadas de rastrear a jóvenes promesas) de la región.   
 
Su experiencia lo llevó a  descubrir a gran parte de los jugadores del campeón de  la última Copa América Centenario. Llegó al país, invitado por la Escuela de Fútbol Cracks, para dictar cursos y dar sus recetas para formar jugadores. Es un convencido de que Bolivia debe explotar la técnica y la altura de La Paz.    
 
¿Cuánto tiempo trabaja con la Universidad Católica, y cuál es su función?
 
Exactamente yo llevo más de 20 años a cargo del área formativa. Soy el jefe del área de captación, pero del área formativa de la Universidad Católica. Yo no incido en  el primer equipo, sino que entrego para el club los jugadores formados en la cantera y el técnico de turno verá la calidad de ellos para integrarlos al primer equipo de la Católica.

¿Cómo  descubre talentos?
 
Yo llevo la materia prima, por decirlo de alguna manera,  en distintas edades. Veo 25 torneos escolares, más torneos regionales y  comunales. Además, tenemos la gracia de estar en un sector  de clase acomodada, donde están los colegios particulares y tenemos un torneo que se llama UC. También tenemos esa veta para captar y ver jugadores.
 
La última selección campeona de América tuvo a varios jugadores que usted  descubrió...
 
Sí, estuvieron (Christopher) Toselli, que es el segundo arquero; (Mauricio) Isla, que descubrí a muy tierna edad en un campeonato escolar, igual que a (Gary) Medel, que para mí es el mejor jugador chileno. Después tenemos a (José) Fuenzalida, que llegó por otro conducto, por esos colegios particulares porque su familia es acomodada en el plano chileno. Felipe Gutiérrez, que fue transferido al Betis, no jugó pero hizo falta porque es un jugador de medio campo con una técnica muy exquisita. Tenemos a (Jean) Beausejour, Mark González, Nicolas Castillo, (Enzo) Roco y Erick Pulgar, espero no olvidarme de nadie,  prácticamente más del 50% de los jugadores de esta Copa Centenario. 
 
¿Dónde comenzó a estructurarse el éxito de la Roja, con la llegada de Marcelo Bielsa?
 
Bielsa es un gran entrenador, pero además de eso encontró en Chile jugadores que  se acomodaron a lo que él quería,  con hambre de triunfo. Creo que conjuncionó algo importante que es la táctica con el buen ambiente. Pero por sobre todo están los jugadores que son la clave para este éxito que luego cosechó Sampaoli y ahora Pizzi.
 
¿Por qué llegó a Bolivia?
 
Hay una parte filial emocional porque Javier Garcés, que tiene un proyecto acá, es hijo mío; fue jugador de la  Católica, en divisiones menores, y afortunadamente nos topamos con gente boliviana en Iquique que le pareció que la filosofía de nuestro club podía acotarse a una escuela de fútbol. La escuela Cracks viene a ser como una filial en cuanto al conocimiento que se adquiere de la Universidad Católica, porque está Luis González, que es el preparador físico con amplio conocimiento en formación y a la vez con conocimientos de lo que estamos implantando en el fútbol chileno, que es la parte genética. Que es saber el desarrollo genético de acuerdo a su estatura, edad y llegar a ser maduro fisiológicamente. La otra parte se puede hacer con el mismo fútbol.  
 
¿Usted cree que se puede realizar una formación como la de la  Católica acá en Bolivia?
 
Yo veo con mucha opción de que este proyecto se pueda realizar porque  todos los latinoamericanos tenemos otra concepción del fútbol en el sentido de ser más técnicos, a lo mejor no ocupar tanto lo físico. Eso se implantó por la idea europea. Pero yo veo otro potencial en Bolivia. Por ejemplo,  la misma constitución geográfica y la situación de altura. Para mí en casa no debería perder ningún partido, ya verán los medios de cómo manejar los partidos en otra latitud, pero el jugar acá (La Paz) yo particularmente veo que si está bien trabajado, el fútbol boliviano tiene que destacar sobre todo como local.
 
 Ahora en lo técnico si hubiera un jugador de tanta calidad como (Marco) Etcheverry,  entonces ¿por qué no lograrlo?  Yo creo que es trabajo, no digo que no lo hagan,  pero a ese trabajo hay que agregarle situaciones modernas. Vi los materiales que tienen en la escuela (Escuela de Fútbol Cracks),  hay elementos que a lo mejor no eran utilizados en los niños, como las fotocélulas, los paracaídas que son cosas simples que uno las ve de afuera y piensa que no tienen trascendencia, pero un trabajo bien ejecutado puede generar chicos al fútbol boliviano.
 
 
¿Cuánto influye el  biotipo para formar buenos futbolistas?
 
Como en todos los países latinoamericanos, de repente en las clases sociales ves al chico con mayor contextura a raíz de que ese chico tomó leche, es nacido en un ambiente sin peligro porque está en colegio particular.
 
Lamentablemente en Latinoamérica debemos hacer esa diferencia,  y podemos rescatar jugadores de ese ambiente hacia el fútbol porque se gana en años de alimentación, porque está más cerca de una situación normal. Al chico de una situación más popular le cuesta, porque la alimentación es distinta, el roce, el estudio y eso influye en la condición física, porque la contextura de la caja torácica al ser bien trabajada, expandirla, es más fácil en los niños de un sector privilegiado  que en el de otro sector. Pero ese otro tendrá otras cualidades porque se tiene que defender y el pescado chico  se tiene que defender porque  si no, se lo come el más grande y en el fútbol y en la vida tiene que hacer habilidades propias para poder subsistir y ahí está la chispeza, como dice Gary Medel, del niño que vive en un entorno más bajo, y de ahí también salen los buenos jugadores, pero nos acercaríamos  más teniendo arreglada la parte alimenticia, social y física. 
 
Otro de los puntos importantes de la formación de jugadores es la exportación. ¿Cómo logra esto la Universidad Católica?
 
Por más de 20 años busqué jugadores por todo Chile, desde Punta Arenas hasta Arica. Todos los años fui hasta cinco veces a cada una de las localidades. La formación llega a una tierna edad. 
 
Por ejemplo,  para ver mi trabajo tuve que esperar 10 años a esta generación de campeones de América porque el chico llega a los nueve años. Tú no sabes qué pasará con él en lo físico, futbolístico y en la adolescencia. Ahí hay otras cosas que ellos descubren, eso no lo controla uno, pero debe orientarlo, hablar con confianza sobre las fiestas, el alcohol y el amor.  Eso pasa en todos los lugares del mundo.
 
¿Cuánto influye la presión familiar en la formación?
 
Los papás también tienen una efervescencia que creen que con un  futbolista arreglan toda la familia, pero resulta que los pasos son largos,  hay una psicosis por tener el mejor jugador en la casa, todos   presionan diciendo que el niño es muy bueno, pero para que llegue a ser profesional se debe tener una formación no sólo futbolística, sino  también psicológica, que es donde los niños deben ser bien guiados.

 

Una escuela bajo la metodología de la UC 

Cracks es  una nueva escuela de fútbol que tiene como particularidad la formación bajo la filosofía y metodología de la Universidad Católica de Chile. La escuela trajo al país elementos tecnológicos y de formación poco habituales en  el trabajo de los  niños en Bolivia.
 
Esta escuela  se formó   gracias a la inversión de tres empresarios bolivianos: Martín Medrano, Luis Kushner y Álvaro Coloma que vieron en Chile la formación de jugadores de una de las canteras más importantes y decidieron formar un proyecto  en la sede de Gobierno, no sólo con la forma de trabajo. 
 
Invitaron a dos entrenadores del equipo cruzado chileno para ser parte del proyecto, al técnico de divisiones inferiores Javier Garcés y el preparador físico especializado en formación de niños Luis González, quienes decidieron apostar por el proyecto y trasladarse a La Paz de forma definitiva.
 
Además de estos dos profesionales dentro de la escuela participan directores técnicos bolivianos y también un equipo conformado por un médico deportólogo, área de kinesiología, nutrición y un psicólogo deportivo que trabaja todos los días con los niños y niñas de cuatro a 16 años, categorías de enseñanza que tiene este proyecto.
 
Uno de los impulsores del proyecto, Medrano,  dijo que es una idea importante luego de ver "la forma de entrenar que tienen las escuelas de Chile”. Además, el empresario boliviano que reside en Chile contó que tiene un hijo  en la cantera de la Universidad Católica. "Él ya jugó tres mundiales menores, se enfrentó a los mejores equipos y creo que eso es lo que falta en Bolivia, por eso me contacté con los profesores y decidimos formar este proyecto”.
 
El uso de la tecnología es importante para la formación de los niños,  según  Garcés. La escuela cuenta con fotocélulas que "miden la velocidad de los alumnos y generan un registro para conocer la mejora luego de cierto tiempo de prácticas” explicó a los padres de familia González, quien hizo  una demostración  y también de las plataformas de salto que se utilizan para determinar la altura del brinco de cada niño.
 
"Estamos agradecidos por el apoyo de los empresarios y también de la gente que  acudió al llamado. No es fácil empezar un proyecto pero existió una respuesta importante. Lo más destacable  de esta escuela es que intentaremos formar jugadores profesionales, pero de lo que estamos seguros es que formaremos personas de bien y sobre todo haremos que los niños y jóvenes pasen buenos momentos y se diviertan mientras aprenden las técnicas del fútbol”, afirmó Garcés.
 
La escuela, ubicada en el complejo 31 de Octubre de la zona de Aranjuez, abrió también inscripciones para damas, debido a la demanda en los primeros días.
Gary Medel,  uno de los referentes del equipo chileno.
Jean Beausejour,  otro de los jugadores de la "U” Católica.
Mauricio Isla,  el mejor lateral de la Copa Centenario.
Josá Fuenzalida,  el jugador revelación de la Copa.
Erick Pulgar  tuvo varios minutos en la Copa América.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

66
2

Comentarios

Otras Noticias