Amberes 1920, los Juegos de la Paz

Alemania y Austria no participaron. Las naciones soviéticas tampoco asistieron a la justa.
martes, 26 de julio de 2016 · 00:00
Página Siete  / Agencias

 Sin tregua olímpica, la Primera Guerra Mundial impidió la organización de los Juegos Olímpicos de 1916. Cuatro años más tarde, en  1920, Amberes fue sede del evento deportivo que se disputó del 20 de abril al 12 de septiembre.

Unos juegos voluntariamente austeros tras una cruenta guerra. Ni Alemania ni sus aliados fueron invitados. Por primera vez se soltaron palomas como símbolo de la paz. Aparecieron la bandera y el juramento olímpicos.
 
Revelación de un excepcional corredor finlandés, Paavo Nurmi: tres medallas de oro, en los 10.000 metros y en cross-country, individual y por equipos.

Los Juegos Olímpicos de Amberes (Bélgica)  1920  fueron un símbolo de la paz recobrada tras la Primera Guerra Mundial (1914-1918), pero no precisamente de reconciliación. Las potencias perdedoras en el conflicto (Alemania y Austria principalmente) fueron excluidas. Las naciones del naciente bloque socialista soviético no participaron.

El final de la Primera Guerra Mundial hizo imposible que fuese Berlín la ciudad que hospedara los Juegos Olímpicos. En 1919, durante el XVII Congreso del Comité Internacional Olímpico (COI) en Lausana, Suiza, donde se instaló definitivamente la sede del comité, el conde de Baillet-Latour confirmó que Amberes había sido electa sede de los "Juegos de la Paz”, de entre las otras candidaturas.

Amberes fue elegida sede por ser la "ciudad mártir” de la guerra. Las huellas de ésta estaban muy visibles. La piscina, incluso, se ubicó en un foso de las fortificaciones. El presupuesto organizativo, escaso, se completó con aportes personales.

Así, Bélgica sólo contaba con un año para organizar todo y pese a la presión del COI, los anfitriones no invitaron a los países que invadieron a su país durante la guerra: Alemania, Bulgaria, Austria, Hungría y Turquía. Otras naciones, los miembros de la naciente órbita comunista soviética, tampoco asistieron pues no fueron invitadas. Esto fue, sin duda, la gran mancha de unos juegos que pretendían ser "pacificadores”.

Pero pese a todos los problemas, esos Juegos batieron un nuevo récord de deportistas, con 2.669 (78 eran mujeres). Los países participantes también aumentaron, en esta ocasión acudieron 29. Y los deportes involucrados fueron 22, con 154 competencias.

La bandera y el juramento olímpico

Los juegos de Amberes ofrecieron dos notables novedades: la primera, la bandera olímpica, creación de Pierre de Coubertin, con una simbología de unidad mundial a través de sus cinco aros entrelazados y sus cinco colores, uno al menos de los cuales está presente en la bandera olímpica de todos los países del mundo. El segundo, el juramento olímpico, cuyo texto fue redactado por Coubertin de forma bastante ambigua para que los atletas juraran lealtad a unas normas que podrían ser cambiadas con el tiempo.

Las figuras

Los protagonistas internacionales fueron Nedo Nadi, campeón en cinco de las seis pruebas de esgrima. Entró en la historia como el esgrimista más versátil del mundo. En 1912, él ya había demostrado su potencial, pues logró un oro en el florete. Ocho años más tarde asombró al mundo con la conquista del título también en el sable y espada. Las habilidades de Nadi habían sido utilizadas en la Primera Guerra Mundial, cuando el esgrimista defendió Italia y fue condecorado.

También se destacaron Ethelda Bleibtrey, que ganó las tres pruebas de natación femeninas y el estadounidense de origen hawiano Duke Pahoa Kahanemoku, introductor del "estilo libre” o crol.

 El estadounidense Willis Lee, con cinco oros, una plata y un bronce en tiro, y el citado Nadi fueron los más laureados entre los hombres y Bleibtrey entre las mujeres.

La tenista francesa Suzanne Lenglen dominó a tal grado la competencia que sólo perdió cuatro juegos en los 10 sets en los que jugó. Por último, a la edad de 72 años, el sueco Oscar Swahn conquistó una medalla de plata por equipos en la competencia de tiro, y al mismo tiempo se convirtió en el medallista de más edad en la historia del olimpismo moderno.

Las pruebas se disputaron a lo largo de casi seis meses, divididas en cinco etapas: del 20 al 29 de abril se llevó a cabo la competición de hockey sobre hielo y patinaje artístico; del 7 al 29 de julio se disputó la vela y el polo; del 22 al 31 de julio  tuvo lugar el tiro y del 9 al 12 de agosto el ciclismo. El resto de las competiciones se realizó entre el 14 de agosto y el 12 de septiembre.

Finlandia destacó porque mostró al mundo la fortaleza de sus atletas. El pequeño país escandinavo, con un equipo de 60 atletas, consiguió 15 títulos olímpicos y se convirtió en uno de los rivales de EEUU.
 

Valorar noticia

Comentarios