Juegos de 1932, al estilo Hollywood

Apareció la photo-finish. El astro Nurmi fue acusado de profesionalismo y fue descalificado.
viernes, 29 de julio de 2016 · 00:00
Página Siete  / Argentina

 Los Juegos de Los Ángeles 1932 se disputó del 30 de julio al 14 de agosto. Debido a la depresión económica y a la lejanía de la ciudad estadounidense, la participación fue la menor desde 1908 (1.333 deportistas). La duración de los Juegos, que se mantuvo sin cambios, fue reducida a 15 días.  En Estados Unidos  se dio la primera aparición de la photo-finish, de los podios para los tres primeros y de los himnos nacionales para los ganadores.
 
Se estableció un límite de tres participantes por país y por disciplina. A Nurmi, acusado de profesionalismo y descalificado, se le prohibió participar en la víspera de la apertura.

Los Juegos de Los Ángeles  1932  se realizaron a la sombra de la crisis económica de 1929, pero también en la era dorada de las superproducciones de Hollywood. Así, por razones de prestigio nacional y comercial, Estados Unidos y la industria del cine se unieron para organizar el evento deportivo. 

La ceremonia inaugural, en el majestuoso Memorial Coliseum, ante 105 mil personas, fue planeada y realizada por el director de cine Cecil B. de Mille, experto en grandes producciones, y resultó la más fastuosa realizada hasta la fecha. Los Juegos arrojaron un superávit de un millón de dólares. En las gradas fueron asiduas muchas de las grandes estrellas de la época, como Joan Crawford, Douglas Fairbanks, Gary Cooper y Charles Chaplin. Se suspendió la Ley Seca, vigente en la época, para que los equipos europeos pudieran importar vino.

A los Juegos de Los Ángeles asistieron menos de la mitad de los deportistas que en las dos ediciones anteriores. 1.408 en total, de los cuales 127 fueron mujeres. Pertenecían a 37 países diferentes y compitieron en un total de 117 pruebas de 14 deportes oficiales. Las competiciones se desarrollaron a lo largo de dos semanas, entre el 30 de julio y el 14 de agosto.

En una Villa Olímpica y en hoteles

Los atletas presentes, los masculinos, fueron alojados en la primera Villa Olímpica. Aunque con anterioridad, los atletas compartieron lugar de residencia, no se puede hablar de Villa Olímpica, tal y como la conocemos hasta esta edición, formada por 50 casas de estilo colonial español pintadas en tonos pastel. Pero la segregación a las mujeres fue tan rotunda que ni se dejó entrar a la cocinera del equipo finlandés. Las mujeres fueron alojadas en un hotel de lujo. Otras innovaciones fueron la introducción del cronometraje eléctrico y la concentración de las pruebas en dos semanas.

Las estrellas del Olimpo

Los Ángeles  1932  fueron unos Juegos para imponer marcas. Por primera vez la olimpiada duró 16 días; se incorporó al protocolo de premiación, la implementación de un podio con tres lugares (1º, 2º y 3º), además del izamiento de la bandera del vencedor y se agregó la medición automática oficial de los tiempos en las pruebas de pista. En las competencias, un niño japonés de 14 años  se convirtió en el atleta varón más joven en ganar un título olímpico: Kusuo Kitamura se impuso en los 1.500 m de natación estilo libre.

 Mientras tanto, la norteamericana Mildred Didrikson, con tan sólo 18 años de edad, hizo historia al calificar a la final de todos los eventos de pista y campo, pero sólo le fue permitido participar en tres. Didrikson conquistó el primer lugar en lanzamiento de jabalina e impuso récord mundial en el salto de altura y en los 80 m con vallas, en la cita estadounisense.

Ivar Johansson, un sueco cuya profesión era la de policía, se impuso en lucha, tanto en estilo libre como en greco-romana; mientras que otro atleta sueco, Carl Westergren, logró su tercera medalla de oro en Juegos Olímpicos, en lucha greco-romana, cada una de ellas en división diferente.

 Como muestra del juego limpio y del espíritu deportivo, la británica Judy Guinness, competidora en esgrima, avisó a los jueces al terminar el combate final, que no había tocado a su oponente; noticia con la cual perdió la medalla de oro. Una de las anécdotas históricas de estos Juegos fue la que protagonizó la polaca Stanislawa Walasiewicz, medalla de oro en los 100 m planos. Tras su muerte, en 1981, la autopsia desveló que la atleta polaca era, en realidad, un hombre.
 
 
 
 

Comentarios