Vervoort, la atleta belga que recurrirá a la eutanasia

lunes, 12 de septiembre de 2016 · 00:00
AFP / Río

La atleta belga Marieke Vervoort, medalla de plata en silla de ruedas de 400 metros en los Paralímpicos de Río, defendió  ayer  su decisión de recurrir a la eutanasia, aunque aseguró que no quiere "morir de inmediato” y desea disfrutar "cada momento”. 
 
"Se han dicho cosas malas acerca de mí. No voy a recurrir a la eutanasia después de Río”, dijo en una conferencia de prensa en la megalópolis brasileña. "Si bien es cierto que esta es mi última competición y que los documentos están listos desde 2008 para recurrir a la eutanasia, no quiero morir de inmediato”, continuó Vervoot, quien padece una enfermedad degenerativa por la que se le dificulta cada vez más hacer deporte, su "razón de ser”. 
 
Bélgica autoriza la eutanasia, pero "no es fácil”, dice Vervoort. "El proceso es largo, es difícil de conseguir los papeles. Yo tenía que probar que mi enfermedad avanza y no hay posibilidad de que se mejore. Tres médicos tuvieron que certificar” dijo. "La eutanasia no significa asesinato; para mí significa descanso. Estoy en paz y todavía quiero disfrutar de mis amigos, mi familia”, continuó la mujer de 37 años de edad.
 
Confirmó que dejará de competir después de los Juegos Rio 2016, "no porque no me gustan los deportes, sino porque mi cuerpo no puede. Voy a sufrir demasiado”. 
 
"Me gusta disfrutar de cada momento. Llegará el día en que habrá más días malos que buenos días, así que tengo mis papeles en la mano para la eutanasia”, agregó. 
 
Vervoort cumplió 37 años hace tres meses. Tiene un rostro juvenil, el cabello corto y rubio y la risa fácil. Tiene dos medallas olímpicas, un perro llamado Zen del que apenas se separa y una figura de un Buda que le inspira paz. 
 
También la mitad inferior del cuerpo paralizado, una visión reducida al 20%, dolores que le impiden dormir durante largas noches y un papel con su firma que autoriza a un médico a ponerle una inyección para acabar con su vida cuando lo desee. Pero eso aún es cuestión de unos años. Su cuerpo dirá cuántos. Antes tiene una misión para la que se prepara concienzudamente seis días a la semana: quiere volver a colgarse una medalla en los Juegos Paralímpicos de Río representando a su país, Bélgica.
 
Marieke fue campeona olímpica de los 100 metros en los Juegos de Londres 2012. En Río afronta sus últimos Juegos Paralímpicos, pero no porque vaya a someterse a la eutanasia tras ellos.
11