Bolivia toma aire de la mano de los más experimentados

Wálter Flores puso la pausa. Ronald Raldes y Pablo Escobar anotaron y mostraron liderazgo. Marcelo Martins exhibió su jerarquía en el ataque.
viernes, 02 de septiembre de 2016 · 00:00
Juan Carlos Toro / La Paz 

Bolivia recuperó su jerarquía. El retorno de figuras como Ronald Raldes, Wálter Flores, Pablo Escobar y Marcelo Martins le hizo bien al equipo, que estuvo mejor plantado en el terreno de juego, aunque está claro que se tiene que trabajar para que se asimile  el estilo de juego que quiere  Ángel  Hoyos.

El argentino propuso el juego con una línea de cuatro en el fondo, donde el orden lo puso el capitán, quien sin duda es otro cuando se pone la Verde. Confirmó su valía con el golazo que le dio el triunfo al equipo nacional. Edward Zenteno no desentonó, el valluno desplegó amor propio en el fondo.

Los laterales fueron Marvin Bejarano y Edemir Rodríguez, los más bajos del equipo, ya que no tuvieron proyección, como era el sistema de juego que planteó el entrenador. También estuvieron  dubitativos a la hora de marcar, en algunas oportunidades estorbaron a los volantes ofensivos.

En el medio,  el DT plantó a cinco hombres. Se notó que hacía falta un hombre con el peso de Flores, que puso la pausa y supo interrumpir las jugadas que hilvanaban los peruanos y la coordinación que tiene para hacer las coberturas cuando los centrales se van al ataque. Tuvo a su lado a Pedro Azogue, que tampoco desentonó, incluso cuando se lanzó al ataque.

 Por la derecha estuvo Escobar, que en varios pasajes chocó con Rodríguez, pero igual supo qué hacer cuando el balón le llegó a los pies. Anotó el gol de la apertura del marcador y en el segundo tiempo se notó el cansancio, lo reemplazó Erwin Saavedra, que estuvo explosivo como en Bolívar.

Por  la izquierda   estuvo otro guerrero, el Conejo Arce, nunca dio por perdido un balón y se creó los espacios para llegar hasta la zona ofensiva e intentar lanzar los centros al corazón del área, donde lo esperaba el Matador. Sobre el final lo sustituyó Nelson Cabrera,  con quien se buscó asegurar el resultado.

Jhasmani Campos, mientras estuvo en la cancha, trabajó como un enganche en el medio y por una lesión  fue reemplazado por Diego Wayar, que entró nervioso, pero al final se transformó en un puntal.

La gran figura fue Rómel Quiñónez, quien fue una muralla  que frenó a los incaicos.  

Martins no anotó, pero se nota el peso que tiene en el frente del ataque al jalar las marcas y generar espacios para sus compañeros. El delantero de la Verde desplegó energías en ataque y también en defensa. Terminó fundido.

 

 
 

Más de
37
4

Comentarios