Anecdotario

domingo, 8 de enero de 2017 · 00:00
 
Sainz: quería seguir
Carlos Sainz (Peugeot) aseguró a su llegada a España que él quería "seguir” compitiendo en el Rally Dakar, ya que su coche no sufrió daños -ni el chasis ni el motor- en el aparatoso accidente que precipitó su retirada tras la cuarta etapa. El madrileño, campeón del Dakar en 2010, explicó que se encuentra "dolorido” tras precipitarse por un barranco.
 
 
Los motivos
Preguntado por la causa del accidente, el piloto español contó:   "El accidente en sí ocurre porque llevo una moto delante y pierdo la referencia de la distancia a la curva. Cuando se va un poco el polvo me doy cuenta   que voy demasiado rápido, freno para intentar entrar, pero golpeo por dentro de la curva y eso me catapulta. Fue un segundo de polvo”, lamentó.
 
 
El amigo
Joaquim Rodríguez se defendió de las acusaciones en las que se vio envuelto después de que Laia Sanz asegurara  que un piloto le había engañado en referencia a una indicación que le dio el portugués durante la cuarta etapa. "Creo que todo ha sido un malentendido. Yo nunca engañaría a un rival o colega porque tengo mis principios. Ella no escuchó bien lo que le dije”, contó
 
 
Según el idioma
Todos hicieron su agosto en pleno enero. En la plaza San Francisco un plato de trucha costaba un precio para el público boliviano y otro para el turista. A los nacionales  se les vendía la comida en 30 bolivianos y a los foráneos hasta en 70 bolivianos o 10 dólares.
 
 
"Un ojo de la cara”
 A las 11:00, un asiento en primera fila costaba 120 bolivianos, y en segunda,  70. A medida que se acercaban los corredores a la  plaza San Francisco, el precio subió hasta 150 bolivianos, aunque en la avenida Camacho el costo bajó a 50.

 
Retrasado
El presidente  Evo Morales llegó con retraso a la plaza San Francisco. Quien estuvo  desde el inicio de la llegada de los competidores fue el vicepresidente Álvaro García Linera. El corredor Eduardo  Peredo le regaló la camiseta de su  equipo  a Evo.
 
 
Bastones de selfie, los más vendidos 
Vendedores de bastones para tomar selfies  tuvieron una jornada gran venta. Los accesorios fueron ofrecidos desde los 20 hasta los 40 bolivianos. Además de para autoretratos,  la herramienta fue muy requerida para lograr tomas de los corredores sin que la multitud interfiera en las imágenes.

 
Chalinas y gorras para todo bolsillo
 En los alrededores del peaje de la ciudad de El Alto, decenas de vendedores ofrecían una variedad de suvenires  con el logo del Rally Dakar 2017. Los comerciantes ofertaban chalinas desde cinco bolivianos.  También vendieron gorras  desde 10 bolivianos hasta 30 con bordados especiales.
 
 
La Sole, la muñeca en el palco edil  
En el palco, instalado cerca del peaje de  La Ceja de El Alto por el municipio de esa urbe,  los funcionarios  informaron que la alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, no asistiría  al recibimiento del Dakar. Sin embargo, varias personas quedaban sorprendidas al observar una muñeca gigante  muy parecida a la máxima autoridad edil.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Más de
64
4