“¡Bolivia es la capital del Dakar!”

Fabricio Fuentes le pidió públicamente a Morales “Dakar para Villamontes y el sur del país”.
domingo, 8 de enero de 2017 · 00:00
Marco Mejía  / La Paz
 Los pilotos bolivianos se robaron el protagonismo a la llegada del Dakar 2017 a La Paz. San Sunderland fue el primero en subir a la rampa que se instaló en la plaza   San Francisco, cuando el reloj marcaba las 13:53; sin embargo, el piloto inglés -que es líder en la clasificación general- fue opacado por la presencia de los corredores nacionales.
 
Los hermanos Daniel y Wálter Nosiglia ingresaron juntos a San Francisco, donde se instaló el podio, portando la tricolor nacional; luego lo hizo Fabricio Fuentes, con su clásico sombrero del Chaco boliviano, y después apareció Juan Carlos Salvatierra.
 
El bosque de banderas que recibió a cada uno de los corredores fue más notorio cuando se juntaron los cuatro y juntos subieron al podio que se instaló en la histórica plaza, donde ya los esperaba el presidente del Estado, Evo Morales Ayma.
 
Las fotografías fueron interminables. Morales y los pilotos hicieron todas las poses para los reporteros gráficos nacionales e internacionales.
 
Fabricio Fuentes tomó la iniciativa y le pidió públicamente a Morales "Dakar para Villamontes y el sur del país”. "Presidente, quiero esta fiesta en Villamontes; quiero Dakar para el sur. Usted ya me ha dicho que está haciendo las gestiones con los organizadores y tengo confianza que tendremos la prueba”, comentó el chaqueño con su clásico grito que entusiasmo aún más a los aficionados.
 
"Esto es un momento inolvidable para Bolivia; no hay ningún evento deportivo en el mundo que haya tenido tanta gente como en nuestro país. El Dakar sin Bolivia no será lo mismo y la gente de la organización lo sabe”, destacó  Salvatierra.
 
"Bolivia es la capital del Dakar. Comenzamos poco a poco hace tres años con un paso por Uyuni y ahora tenemos todas esta fiesta. ¡Viva Bolivia! ¡Viva el Dakar!”, gritó Evo Morales contagiado por la emoción de la gente. La rampa quedó chica para las fotografías, todos se bajaron al carril de bajada que da hacia la avenida Mariscal Santa Cruz y siguieron las fotografías, que abundaron cuando los cuatro bolivianos emprendieron la bajada rumbo al campamento en el Colegio Militar de la zona de Irpavi. "No hay palabras para describir tanto cariño. Este respaldo nos compromete a terminar la próxima semana la carrera en Argentina”, anotó Daniel Nosiglia.

 

 Una fiesta después del barro

Los pilotos recorrieron ayer   786 kilómetros en caravana desde Oruro hasta la ciudad de La Paz porque los tramos cronometrados se suspendieron por mal tiempo. Miles de aficionados saludaron el paso de los pilotos. Bolivia tiene 11 representantes en esta prueba. La plaza San Francisco fue el epicentro de la fiesta.

 El viernes por la noche, el campamento de Oruro era un verdadero barrial porque llovió durante cuatro horas. El lugar  era intransitable para todo tipo de vehículos. La organización del Dakar decidió cancelar la sexta etapa  rumbo a La Paz por las condiciones climáticas. La situación llegó a tal punto que complicó la logística dentro del campamento con la imposibilidad de transitar hasta por el camino central por la cantidad de barro y la incesante lluvia. De esta manera quedó trunca la etapa que iba a pasar por Orinoca, ciudad natal de Evo Morales.
 
"Sufrimos por agua y ahora tenemos mucha agua”, bromeó Morales en el podio de San Francisco. 
 
Bolivia, que vive en gran parte de su región la mayor sequía de los últimos 22 años, justamente fue la encargada de aguarle la fiesta al Dakar 2017.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Más de
95
6

Otras Noticias