Petrolero vive una crisis por problemas de organización

El presidente de la institución yacuibeña pidió disculpas por lo ocurrido y aseguró que fue culpa de los delegados y que ahora él se hará cargo de los viajes.
miércoles, 8 de noviembre de 2017 · 00:00
El Deber  / Santa Cruz 
 
"Fuimos tratados como perros, y eso duele”, afirmó uno de los referentes de Petrolero, para luego seguir contando el drama que vivieron en los últimos dos viajes para jugar ante Bolívar y frente a San José, por el Clausura. En ambos casos los jugadores se sintieron humillados pues tuvieron que dormir en el suelo, consumir   comida chatarra y quedarse sin cenar por falta de dinero. Por este motivo, el técnico Óscar Garvizú decidió presentar su renuncia irrevocable.
 
La situación explotó ayer, tras el entrenamiento de la mañana. Garvizú se quejó ante los dirigentes, que querían echarlo. pero antes, el DT cansado de la situación decidió irse a pesar de que los jugadores y el presidente del club, Florencio Vargas luego le pidieron que continúe. 
 
Los malos tratos en los viajes comenzaron el 28 de octubre cuando el plantel viajó desde Yacuiba a La Paz (vía terrestre y aérea) para visitar a Bolívar (2-0).  La delegación llegó a la sede de Gobierno a las 11:00 del 29 de octubre, pero no tenían reserva en ningún hotel. Almorzaron y se dirigieron al Hernando Siles para descansar después de 11 horas de viaje. 
 
Allí algunos tuvieron la suerte de recostarse en las camillas de los vestuarios. Los demás no tuvieron otra alternativa que dormir en el suelo. Terminado el partido, que acabó a las 18:00, no hubo dinero para la cena y tuvieron que esperar a llegar a Santa Cruz, a las 23:00, para comer.
 
Después,  vino el viaje a Oruro. La segunda odisea comenzó el 3 de noviembre cuando el equipo partió desde Yacuiba por tierra a Santa Cruz, para luego ir vía aérea a Cochabamba, donde no hubo para la cena nuevamente, y se tuvieron que conformar con la comida chatarra pagando de su bolsillo los que tenían, y los que no tenían se quedaron sin comer esa noche.
 
De Cochabamba se fueron a Oruro por tierra, llegando a su destino a las 5:00 de la madrugada. El hotel en la Ciudad de Pagador estaba reservado solo hasta al mediodía, y Garvizú le rogó a los administradores para que les permitan quedarse hasta las 13:00. El partido era a las 15:00. Para la ida (15 horas)  a Oruro, el delegado entregó  30 bolivianos a cada uno de los  jugadores.
 
Disculpas del presidente
 
La situación incómoda que vivieron los jugadores provocó que el  presidente del club, Florencio Vargas, pida disculpas y se comprometa con el plantel que nunca más volverá a suceder. Además deslindó cualquier responsabilidad de los malos momentos vividos en los dos viajes, acusando directamente a los delegados que estuvieron a cargo de los mismos. 
 
"Hay una disputa interna entre dos bandos por temas políticos. A partir de la fecha me haré cargo en persona de coordinar los viajes con el DT y los futbolistas. Esto no volverá a pasar”, sostuvo el titular.
 
Vargas reveló que a Luis Gareca, responsable del viaje a La Paz, lo echaron del club, pues hasta la fecha "no me explicó por qué no utilizó el hotel en La Paz que ya estaba reservado”. El dirigente también se mostró sorprendido por lo sucedido en Oruro, pues el que comandó al equipo en esa ocasión fue Víctor Anave. 
 
"A él se lo mandó porque es orureño y conoce bien esa ciudad”, recalcó.
 
También se refirió a la renuncia del DT Garvizú. "No tiene que irse porque sería perjudicial. Ojalá decida continuar”, dijo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

62
163

Otras Noticias