Martino, el Ta ta al mando del Tri

El DT argentino, alumno de Bielsa y predicador del fútbol, se hará cargo de la selección mexicana.
martes, 08 de enero de 2019 · 00:00

AFP  / México

 Alumno aventajado de Marcelo Bielsa, predicador del fútbol con propuesta y reconocido por su rectitud. Así es Gerardo Martino, el  Tata, el nuevo entrenador de la selección mexicana de fútbol. 

Aunque el apodo de  Tata  lo ha acompañado casi toda su vida, Martino, de 56 años, no sabe quién le puso así ni por qué, lo que sí da por sentado, es que por su célebre sobrenombre “más de la mitad de la gente no sabe cómo me llamo”. Con 509 partidos, Martino es el jugador que más veces defendió la camiseta del equipo argentino Newell’s Old Boys.

 Fue leproso en tres etapas (1980-90, 1991-94 y 1995). Si se fue del club de su natal Rosario y de Argentina fue para jugar unos cuantos meses -de más a menos- en el Tenerife de España. 

De vuelta a Argentina se puso la camiseta de Lanús.  Aunque se retiró a los 34 años, Martino acepta que dejó de jugar desde los 30. Sus últimas experiencias se dieron en 1996 en el extranjero, un rato con el O'Higgins de Chile y el Barcelona de Ecuador. Aunque tuvo algunos llamados a la selección de Argentina, su romance con la  Albiceleste  no fue a más. 

A meses del Mundial de 1986, el técnico Carlos Salvador Bilardo lo sacó de la nómina. Como jugador “yo tenía mucha técnica, pero no corría”, reconoce.

 Aun así fue parte del  Ñuls  (Newells) que se consagró campeón de liga de manera brillante en la temporada 1987-88. También se coronó en los torneos 1990-91 y Clausura-1992 con un técnico que habría de ser decisivo en su carrera: Marcelo Bielsa. 

 Profeta en tierra ajena

Martino tomó su pizarra y fue a ganarse la vida al balompié paraguayo. Tomó al Libertad de 2002 a 2003 y al Cerro Porteño en 2004. Retornó a Argentina para asumir en Colón en 2005 y, un año después, se arregló para volver al Libertad, al que llevó a semifinales de la Copa Libertadores 2006. Eso lo catapultó a la selección paraguaya. Con el  Tata, la  Albirroja  dejó de esperar a los rivales para proponerles los partidos. 

Acostumbrados a quedarse en los octavos de final de las Copas del Mundo, los guaraníes dieron el salto de calidad con Martino en 2010 al llegar a cuartos de final. Un año después, alcanzaron la final de la Copa América. 

 Honesto y digno ante el fracaso 

Martino considera que ser identificado como discípulo de Bielsa ha hecho que no le falten las ofertas de trabajo. A finales de 2011 tomó a su amado Newell’s ,que estaba amenazado por el descenso, y lo coronó en el Torneo Final 2013. Después de esa coronación, ese mismo año fue propuesto para tomar el mando del Barcelona. Su estilo de juego al toque y con posesión parecía ideal para el Barça que lideraba el astro Lionel Messi -rosarino cómo él-, pero resultó que el equipo perdió intensidad.  

Martino sólo ganó la Supercopa de España 2013 y renunció en 2014 al completar el primer año del contrato.  Otro reto grande llegó meses después del Mundial de Brasil con la selección argentina, pero perdió dos finales de Copa América en 2015 y 2016. 

Se brincó la frontera 

El  Tata  reencontró el éxito en una liga emergente como la Major League Soccer de los Estados Unidos, cuando el Atlanta United lo contrató en 2016. La temporada 2017 fue discreta, pero en la 2018 Martino dio cátedra. El Atlanta se consagró campeón y el argentino se adjudicó el trofeo del Entrenador del Año.

17
1