Argentina salva la cara y empata en Alemania

El local fue muy superior en el inicio. Gnabry y Havertz anotaron para los alemanes. Alario y Ocampos convirtieron para la visita.
jueves, 10 de octubre de 2019 · 00:00

AFP / Dortmund

 La Albiceleste arrancó un meritorio empate ante Alemania, en partido amistoso disputado  ayer en Dortmund, con los goles en la segunda parte de Lucas Alario (66) y Lucas Ocampos (85), ambos ingresados tras la pausa. 

Después de  una primera parte en la que Alemania fue muy superior, consiguiendo sus dos goles, por medio de Serge Gnabry (16) y Kai Havertz (22), los cambios introducidos por Lionel Scaloni en el segundo periodo cambiaron el partido, lo que permitió a la Albiceleste empatar la contienda.

 Alemania, pese a las numerosas bajas con las que se presentaba al duelo en Dortmund, no renuncia a su ADN y una de las características del juego germano es el castigo a los errores del rival. Cada error en la entrega de los argentinos se convertía en una ocasión para los alemanes y así llegaron los primeros goles. Gnabry, que hace una semana le había marcado cuatro goles al Tottenham con el Bayern Múnich en la Champions, se deshizo con un control orientado de tres defensas y superó la salida de Marchesín con un toque sutil con el exterior para enviar la pelota a la red (16). 

Sin tiempo para reaccionar, el equipo de Scaloni recibió otro derechazo a la mandíbula: tras otra pérdida de pelota argentina, Gnabry centró desde la derecha para que el joven Havertz anotase el segundo gol (22). 

El castigo al descanso pudo haber sido mayor, ya que los germanos tuvieron al menos otras tres claras ocasiones para marcar, incluyendo un disparo al larguero de Marcel Klostermann (31).  Argentina, superada, apenas pudo responder con un disparo de Rodrigo De Paul que pegó en el palo (33). 

Los cambios introducidos por Lionel Scaloni en el segundo tiempo surtieron efecto y la Albiceleste equilibró la contienda. Alario, que juega en la Bundesliga, entró también por un desacertado Paulo Dybala y a los cuatro minutos de pisar la cancha cabeceó a la red un centro de Leandro Paredes para recortar diferencias (66).

 El delantero del Leverkusen se convirtió en una pesadilla para la defensa germana y una de sus acciones acabó con el pase a Ocampos para que el jugador del Sevilla, en su primer partido como internacional, anotase el 2-2 definitivo.