Ecuatorianos cerraron la década con broche de oro

El fuerte de Independiente del Valle son sus divisiones inferiores. Su centro formativo cuenta con 12 canchas, reclutadores y formadores de talentos.
domingo, 10 de noviembre de 2019 · 00:03

EFE / Quito

El club ecuatoriano Independiente del Valle (IDV) cerró con broche de oro su primera década de participación en torneos internacionales al vencer ayer al argentino Colón en la final de la Copa Sudamericana.

 León  y Morelo intentan controlar el balón.
Foto: AFP

Los ecuatorianos disputaron en los últimos 10 años cinco Copas Libertadores (con una final en 2016) y tres Sudamericanas, un logro que se asienta sobre el trabajo realizado con su cantera.

Entre las marcas más recordadas del IDV desde que ascendió a la serie A ecuatoriana en 2009, figura el subcampeonato local de 2013 y la final de la Copa Libertadores en 2016, que perdió ante el colombiano Atlético Nacional.

El estadio  de Cerro Porteño lució repleto.
Foto: Conmebol

El club fue fundado el 1 de marzo de 1958 por José Terán, un sangolquileño aficionado al fútbol, junto con  un grupo de amigos. El nombre y los colores iniciales del club (rojo y blanco) fueron inspirados en el Independiente de Argentina. En 1977, dos años después del fallecimiento de su fundador, el club pasa a llamarse Independiente José Terán.

En 1978 el equipo logró el ascenso a la Segunda Categoría de Pichincha, en la que sólo duraría siete años desde su debut en 1979 hasta su descenso a la Copa Pichincha en 1985. Independiente volvería al fútbol profesional en 1996, luego de conseguir por segunda ocasión el ascenso a la Segunda Categoría de Pichincha en 1995. No fue hasta 2008 que el club jugaría en primera luego de conseguir el ascenso a la serie B en 2007; y sólo tuvieron que pasar dos años para que el club finalmente logre su ascenso a serie A.

Domínguez  e Infantino estuvieron en el estadio.
Foto: AFP

El fuerte de Independiente son sus divisiones inferiores. Su centro de formación cuenta con una docena de canchas, una estructura en la que cuentan con reclutadores y formadores de talentos, psicólogos, médicos y un plan visionario para convertirse en la cantera de las selecciones.

Esa afirmación se apoya en datos de los últimos campeonatos Sub-20 de la selección ecuatoriana. En los Sudamericanos 2017 (subcampeón) y 2019 (campeón), y en el Mundial 2019 (tercer lugar), Independiente ha sido el equipo que más jugadores aportó de manera directa e indirecta.