River quiere seguir reinando y Flamengo cortar su sequía

El encuentro arrancará a las 16:00 (hora boliviana) en el estadio Monumental de la capital peruana. El chileno Roberto Tobar dirigirá el partido decisivo.
sábado, 23 de noviembre de 2019 · 00:00

EFE / Lima 

La primera final a partido único en los 60 años de historia de la Copa Libertadores enfrenta hoy en Lima (16:00) al River Plate argentino, vigente campeón del torneo en busca de renovar su título, y al Flamengo brasileño, hambriento de gloria internacional tras alcanzar su primera final en 38 años.

 Estos dos gigantes de Sudamérica se jugarán el cetro continental en el Estadio Monumental, de la capital del Perú, un escenario escogido con apenas tres semanas de antelación para sustituir de emergencia al Estadio Nacional de Santiago de Chile.

 Desde el año pasado estaba anunciada la capital chilena para acoger la final, pero la grave crisis social que atraviesa el país austral, obligaron a cambiar la sede a Lima.

 La situación no es nueva para River, que hace solo un año levantó la Copa Libertadores frente al Boca Juniors en el estadio Santiago Bernabéu, de Madrid, a donde la final se trasladó después de que el partido de vuelta en Buenos Aires de la denominada “final del siglo” se suspendiera por ataques al autobús xeneize.

 Así, de nuevo lejos de casa, River aspira a su quinta Libertadores, la segunda consecutiva y la tercera en cinco años, lo que agrandaría la leyenda de Marcelo Gallardo como el técnico más exitoso del club de la historia reciente del club, que también ha ganado bajo su mando una Copa Sudamericana y tres Recopas.

 En cambio, Flamengo opta a su segundo título de Libertadores tras el conquistado en 1981 y lo hace impulsado por el efecto Jorge Jesús, el técnico portugués ex del Benfica y Sporting que ha devuelto en solo una temporada al Mengão a la primera línea del fútbol sudamericano.

 La presión recae más sobre los cariocas, por los 38 años sin ganar la Copa y por los 40 millones de seguidores que esperan acabar con esa larga sequía. “Hay que dejar esa presión y entrar al campo con la mente tranquila y serena. Si controlamos nuestras emociones, tendremos mucho ganado”, dijo el jueves el lateral Filipe Luís.

 El brasileño reconoció que los millonarios parten con una leve ventaja en esta final por la experiencia que han acumulado en finales, algo que corroboró el delantero colombiano de River Rafael Santos Borré: “Sabemos que como grupo somos fuertes en estos partidos”.


 Ambas escuadras saldrán en principio con sus oncenos de gala. El equipo carioca no tiene grandes estrellas pero sí mucho talento y una delantera explosiva formada por Gabriel Barbosa, máximo goleador del torneo con siete tantos, y Bruno Henrique, que lleva cinco.

 La juventud de los artilleros  está compensada con la experiencia del arquero Diego Alves, ex del Almería y Valencia; y los laterales Filipe Luís, ex del Deportivo de La Coruña y Atlético de Madrid; y Rafinha, ex del Bayern de Múnich, quien puede convertirse en el décimo jugador en ganar Copa Libertadores y Liga de Campeones.

 Por su parte, River conserva la columna vertebral del equipo que ganó el título el año pasado, con Franco Armani en el arco, Javier Pínola y Lucas Martínez Quarta en el eje de la zaga y en la medular Ignacio Martínez y Enzo Pérez, quien estará en la final tras recuperarse a tiempo de unas molestias.
 

Otras Noticias