Marea rojinegra toma el centro de Río

lunes, 25 de noviembre de 2019 · 00:02

EFE / Río de Janeiro 

El Flamengo se dio ayer un baño de masas y, con un multitudinario recibimiento de su hinchada, el equipo más popular de Brasil comenzó los festejos en casa después del título de la Copa Libertadores de fútbol conseguido la víspera en Lima, cuando derrotó por 2-1 al argentino River Plate.

La plazoleta de la Iglesia de La Candelaria y el Mercado Popular de Uruguaiana ya estaban atiborrados de hinchas, incluso desde la noche del sábado.

Las nuevas generaciones nunca vieron al Fla coronarse campeón internacional e incluso desde 2009 no disfrutan de un título de liga.

El Fla aterrizó en un vuelo chárter a las 10:50 hora local  en el aeropuerto internacional Galeao el primer clima de festejo en el recibimiento fue por parte de los funcionarios del aeropuerto, que se aglomeraron en la pista para esperar la salida de la delegación, que fue encabezada por el artillero Gabriel Barbosa Gabigol, autor de los dos goles de la victoria por remontada.

Escoltado por treinta motocicletas de la guardia protocolaria y quince patrullas de la Policía, el autobús con el cuerpo técnico y los jugadores se desplazó desde el aeropuerto hasta el centro de Río de Janeiro arrancando gritos y vivas de sus seguidores.