El corredor británico está a un paso de la inmortalidad

Su padre le regaló su primer kart a los seis años de edad. Fortaleció su carácter para evitar el bulling con el karate. En 2003 se coronó en la fórmula Renault 2.0.
lunes, 04 de noviembre de 2019 · 00:00

EFE  / Madrid

“No sé por qué se retira la gente cuando se retira; pero eso, de momento, no pasa por mi cabeza. Y una cosa tengo muy clara: amo pilotar”, explicaba a principios de agosto Lewis Hamilton,   tras firmar la octava de sus 10 victorias de este año. 

Ayer, el inglés culminó  segundo el Gran Premio de Estados Unidos, en  Austin (Texas), donde ganó su compañero finlandés Valtteri Bottas: Hamilton se proclamó por sexta vez campeón, rebasó al argentino Juan Manuel Fangio, el primer pentacampeón de la historia –al que  igualó el año pasado– y ya apunta al récord del alemán Michael Schumacher, el único que ganó siete mundiales. 

Foto:AFP

Nacido el 7 de enero de 1985 en Stevenage (Inglaterra), Hamilton no se llama Lewis Carl por casualidad. Fue bautizado así en honor al estadounidense Carl Lewis, el ídolo de su padre, Anthony, hijo de emigrantes de la caribeña isla de Granada.

El padre de Hamilton –separado de su madre, Carmen, cuando éste contaba con dos años– admiraba al velocista de Birmingham (Alabama), pero mucho más aún el mundo del motor, por lo que a su hijo le regaló su primer kart a los seis años.

 Cuando aún no se había acuñado el término “bullying”, el joven Lewis fortaleció su carácter en clase de karate,  en unos tiempos complicados en los que no sobraba dinero para intentar lanzar su carrera. Hamilton, quien al principio residía con su madre –quien tuvo otras dos hijas, Nicola y Samantha–, a los 12 años comenzó a vivir con Anthony, quien tuvo otro hijo, Nicolas, más habitual en los circuitos.

Foto:AFP

Fue su padre quien le pintó (de amarillo) su primer casco, tras intercambiarlo por una video-consola. Y fue su progenitor el que en las pistas de karting miraba qué niño marcaba los mejores tiempos y obligaba a Lewis a ver el punto exacto en el que  frenaba.

Cuentan que a los 10 años le pidió un autógrafo a Ron Dennis, quien, cumplió la promesa hecha ese día, lo incluyó en su programa de pilotos jóvenes de McLaren tres años después, en 1998.

En 2003 ganó la Fórmula Renault 2.0 del Reino Unido y siguió triunfando en las categorías inferiores hasta anotarse en 2006 la GP2 –equivalente a la actual F2–, lo que le sirvió para dar el salto a la Fórmula 1. 

Foto:AFP

El año de su debut ganó cuatro carreras, la primera el Gran Premio de Canadá, el sexto de una temporada en la que subió al podio en las cinco anteriores.

Desde entonces, no ha dejado de sumar al menos una victoria al año. Algo que en la F1 no lo ha hecho nadie excepto él.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.