Un campeonato de la Liga quedó trunco hace 41 años

El certamen de esa temporada se jugó hasta la fecha 15. Las asociaciones querían retomar la Copa Simón Bolívar, pero la Conmebol puso un freno.
lunes, 04 de noviembre de 2019 · 00:00

Marco Mejía / La Paz

 Los conflictos sociales que vive el  país se convirtieron  en una seria amenaza para el reinicio del certamen Clausura de la División Profesional, que corre riesgo de quedar trunco, tal como pasó en el segundo torneo que organizó la desaparecida Liga del Fútbol Profesional Boliviano, en 1978.

The Strongest había salido campeón en 1977 y se pensaba que el segundo certamen organizado por la Liga iba a tener más éxito que el primero, pero sucedió todo lo contrario.

  Equipo de Bolívar que ganó el campeonato de ese año.

Los 16 equipos que conformaban el seno liguero, en ese tiempo, arrancaron el torneo todos contra todos el 23 de abril de 1978 con una serie de problemas económicos de  los clubes que ocho meses antes habían fundado la Liga y empezaban a tener inconvenientes financieros en el pago de salarios a sus jugadores y por los dineros que debían  destinar  para sus respectivos traslados al interior del país.

La Liga planificó la disputa de 292 partidos, un número exagerado para esa época, pero el campeonato no era atractivo ya que en su convocatoria se mencionaba que  a la conclusión de esa primera fase los diez primeros jugarían la siguiente que se caracterizaría por dos grupos de cinco equipos cada uno en pentagonales cuyos dos primeros de cada grupo se clasificarían a semifinales y luego a finales.

 Blooming 1978, tenía muchos problemas económicos.

El desaparecido suplemento  Hoy Deportivo cita en una de sus crónicas de mayo de aquel año que “son tres o cuatro los que pelean los primeros lugares, la afición perdió interés por el campeonato y la asistencia a los estadios ha reducido en comparación al primer campeonato de la Liga. La gente piensa que da lo mismo ser primero que décimo en esta instancia que se viene disputando”.

Aquella alerta que lanzaba el medio impreso, se reflejó mucho más en junio cuando empezaron a suspenderse una serie de encuentros por falta de recursos para transportarse y se especulaba con el W. O. en varios juegos. La Liga que encabezaba el dirigente Alfredo Salazar llamó a una reunión de emergencia a Cochabamba y a solicitud de los clubes de Santa Cruz se decidió declarar trunco el campeonato y darle otra estructura “más atractiva” al torneo de ese año.

El campeonato había perdido tanta seriedad que, por ejemplo, Oriente Petrolero era el puntero con 15 juegos y 18 puntos acumulados, sin embargo los refineros eran junto a The Strongest los únicos que habían disputado esa cantidad de partidos. Blooming, Petrolero, Municipal y Bata tenían 12 encuentros; mientras que los más pintados eran Bolívar y Wilstermann que sólo jugaron en 11 ocasiones, pero con cuatro lances menos que el líder acumulaban 14 puntos.

 La plantilla de The Strongest dirigida por Freddy Valda.

La tabla del torneo que quedó trunco mostraba a Always Ready con sólo ocho juegos disputados por las constantes suspensiones de fechas. Hasta que se disputó el campeonato, los millonarios tenían ocho puntos y sólo habían perdido un compromiso. Si Always llegaba a los 15 juegos del líder y obtenía triunfos era cómodo puntero con 22 puntos, pero como se nota el campeonato era un desorden.

El último juego de ese campeonato  fue disputado el 13 de julio, cuando   se midieron  Blooming y San José, con triunfo para los celestes cruceños  por 2-1.

 Oriente  lideraba el torneo que quedó trunco.

Peleas y un nuevo torneo

Las asociaciones vieron un momento de debilidad de la Liga y solicitaron a la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) que se desconozca a esta entidad y se vuelva a convocar a la Copa Simón Bolívar, tal cual estaba normado hasta 1976.

La Liga en un acto de desesperación se reúne el 25 y el 27 de julio y decide lanzar la convocatoria al nuevo campeonato que se inició el 30 de ese mes con un sistema seriado: ocho equipos en cada grupo.

Las asociaciones, con apoyo de la FBF, consiguieron introducir en su convocatoria que los ganadores de la Copa Simón Bolívar representen a Bolivia en la Copa Libertadores del año 1979. Entre idas y vueltas de la dirigencia nacional, la solución llegó recién en septiembre de 1978 mediante una nota del presidente de la Conmebol, el peruano Teófilo Salinas, quien dijo que esa entidad solo reconocería como campeón y subcampeón de Bolivia a los proclamados por la Liga, que a la postre fueron Bolívar y Wilstermann.

A la conclusión de la temporada de 1978, el que tiró la toalla fue el club 20 de Agosto de Trinidad que decidió no continuar en el seno profesional aduciendo problemas económicos. Así fue el único torneo trunco que tiene nuestro fútbol desde 1977. 

 La gran pregunta es si 41 años después el fútbol boliviano va  camino a suspender el segundo certamen en la historia del balompié profesional. Por como se presentan las cosas, otro torneo trunco es posible.

 

11
1