El Independiente del Valle y Colón, listos para la gran final

El DT Lavallén, del sabalero, dijo que su equipo debe dejar la vida por la corona. Franco, del club ecuatoriano, quiere sacar ventaja de su condición de “visitante”.
viernes, 08 de noviembre de 2019 · 00:00

EFE  / Asunción

 El centrocampista del Independiente del Valle ecuatoriano Steven Franco afirmó ayer que el plantel espera sacar ventaja de su condición de “visitante” en la final de la Copa Sudamericana ante el Colón, ante la aplastante presencia de hinchas argentinos en esa final única, mañana en Asunción, Paraguay.

“El sentirnos entre comillas visitantes nos ayuda, nos da un plus importante, sabiendo que hay más hinchadas del equipo rival”, afirmó Franco en el estadio Defensores del Chaco, en rueda de prensa junto a sus compañeros Anthony Landázuri y Richard Schunke.

Para Franco, ello supondrá menos presión en su contra, y también una situación distinta a la que el club vivió en la final de la Libertadores de 2016, en la que Independiente perdió ante el Atlético Nacional colombiano.

En ese sentido, Franco dijo que llegan a su primera final de la Copa Sudamericana con una plantilla que “sabe lo que quiere”.

“La final anterior se manejó de forma distinta; bueno, llegamos y hemos cumplido un poco”, apuntó.

Por su parte, el defensa Landázuri manifestó que esta final “es una de las mejores oportunidades” que ha tenido en su carrera profesional y que tratarán de conquistarla, “romperla”, respetando la trayectoria de los argentinos.

Landázuri destacó el buen estado del campo de juego de la Nueva Olla, reconstruido a nuevo para albergar a unas 45.000 personas, y que están muy concentrados “con las mejores posibilidades de salir campeones” de uno de los principales recintos deportivos de Paraguay.

Y el defensa argentino Schunke, quien se incorporó este año al conjunto ecuatoriano, destacó: “nunca me ha tocado vivir una situación así”, y comentó que trata de sobrellevar los momentos de ansiedad gastando bromas entre sus compañeros y “enfocado” en el partido.

Mientras tanto, el técnico del Colón argentino, Pablo Lavallén, dijo ayer que su equipo es consciente de que tiene que “dejar la vida” para vencer al ecuatoriano Independiente del Valle y con ello conquistar su primera Copa Sudamericana, la primera que se disputa en una final única, mañana en Asunción.

“Sabemos que tenemos que dejar la vida para ganar esta final”, indicó Lavallén en una rueda de prensa junto a Marcelo Estigarribia, el volante paraguayo.

Lavallén admitió que tiene prácticamente decidida la alineación para mañana, si bien dijo que hoy la terminará de definir, y teniendo en cuenta a un rival que también tiene sus “fortalezas y debilidades”.

“Es un equipo que juega bien, intenta salir de abajo, es muy prolijo tienen muy bien aceitado eso, lo ha hecho en casi todos partidos”, dijo el entrenador.