Guabirá, adiós con goleada

Los ecuatorianos se anotaron en la segunda fase gracias a los goles de Estrada.
viernes, 01 de marzo de 2019 · 00:00

 El Deber  / Santa Cruz

 El gol que Guabirá marcó de visitante en el partido de  ida no fue aprovechado. Se esperaba que en la vuelta los dirigidos por el DT  Ronald Arana salieran a buscar el partido con entrega por el aliento de sus hinchas en el Gilberto Parada Montero, pero pasó todo lo contrario. No encontraron el horizonte durante los 90 minutos y el Macará de Ecuador los goleó por 0-3 para avanzar a la segunda fase de la Copa Sudamericana.

La visita hizo un buen negocio en la primera parte, ya que el marcador terminó 0-0. El local mostró muy poco ante la presión que tenían de los dirigidos por Paúl Vélez. La llegada más clara de los de Ronald Arana fue la de Jorge Lovera que intentó sorprender a Javier Burrai tras un pase filtrado de Gualberto Mojica (14’).

Después de esa jugada, solo fueron chispazos del local que tuvo a un Maximiliano Velasco cumpliendo su oficio en la ofensiva, pero Miguel Ríos y Kevin Ríos no fueron la compañía ideal. El árbitro Jesús Valenzuela no cobró dos penales por manos dentro del área tanto a Macará como a Guabirá. El rojo se fue al descanso con la premisa de cambiar la historia.

En el complemento

Desde el primer minuto de la segunda parte, el rojo de Montero se mostró sin ideas y tuvo al frente a un equipo que buscó abrir el marcador a como dé lugar. En los primeros sesenta segundos, Valenzuela le anuló un gol al equipo de Ambato por posición adelantada (1’).

 De ahí en más, fue un dominio total de la visita. A Macará le bastó diez minutos para liquidar el pleito. Michael Estrada fue el encargado de marcar un triplete para la victoria de su equipo (69’, 72’ y 77’). El habilidoso del dorsal 10 fue asistido por el capitán Armando Gómez y aprovecharon los errores de la defensa rival, sobre todo el de Gustavo Peredo que fue cambiado por Arana.

En la recta final, el azucarero se salvó de recibir más goles, pues no solo Estrada y Gómez eran los iluminados, sino también Ronald Champang, pero al final el 0-3 no se movió. Los cerca de 12.000 hinchas salieron decepcionados del Gilberto Parada. Ahora, Guabirá debe enfocarse en la División Profesional para salir del duodécimo lugar de la tabla.

Fue un juego monótono, carente de movilidad y sorpresa con escasas opciones de gol para ambos, aunque la visita se posicionó mejor en el campo mostrando mayor habilidad para copar los espacios y generar contragolpes con peligrosidad.

 

 

Otras Noticias