Serginho: “Perdono a todos, pero tiene que haber un precedente”

“Algunos hinchas me dijeron que era macaco y que tenía que volver a la selva”, contó el brasileño. “Mi familia quiere irse de Bolivia”, reveló el volante aviador.
viernes, 22 de marzo de 2019 · 00:00

Diego Gonzáles  / La Paz

El volante de Wilstermann Serginho contó ayer su versión de los hechos de racismo que sufrió el pasado domingo en Santa Cruz. Pidió que se “siente un precedente para que  no vuelva a ocurrir en el fútbol boliviano”, también aseguró que su familia desea dejar Bolivia pero él no comparte esta idea “por el amor que siento por el equipo”. 

“Cuando cometemos errores, tenemos que pedir perdón, yo perdono a todos, pero las cosas tiene que ser más serias, tiene que haber un precedente para que esto se acabe”, dijo el jugador que habló por primera vez, luego del incidente.

Con evidente tristeza en el rostro, el futbolista brasileño no quiso comentar sobre las denuncias de dirigentes del  club Blooming, que aseguraron que él  insultó primero a la hinchada de ese equipo.  “Las autoridades están ahí para cumplir los reglamentos, está todo filmado, en ningún momento hice nada para recibir estos insultos, yo no tengo que hablar de ellos (Blooming) porque el abogado está acá y ellos tiene que explicar a Conmebol y FIFA”, apuntó. 

También  evitó hablar del castigo que pidió el plantel celeste en  su contra.  “Todo lo que pasó no vale nada, de acá a atrás no importa para la dirigencia. De todo el mundo me llamaron para saber si yo tenía que ser sancionado, los insultos fueron contra mi persona, no puede ser que de acá en adelante se castigue y lo que me pasó no valga”, aseguró. 

Serginho contó qué pasó en Santa Cruz y por qué tomó la decisión de dejar el campo de juego antes de que termine el encuentro frente a Blooming. 

“Lo que pasó es lo que pudieron ver en la tele, desde el calentamiento iniciaron los insultos de este tipo de discriminación por color de piel y durante todo el partido el momento que agarraba la pelota se podía escuchar los sonidos imitando un macaco o gorila”, contó. 

El brasileño también se refirió al momento exacto en el que salió del campo de juego: “En el minuto 85 insistieron en los insultos, fui a patear un tiro de esquina y algunos hinchas que estaban cerca me dijeron que era macaco y que tenía que volver a la selva, yo tengo familia, hijos y estaban viendo en la televisión. Nosotros soportamos algunas cosas, pero llega un momento que esto no es fútbol, todos somos iguales”. 

El brasileño reveló que su familia se sintió afectada.  “Cuando llegué a mi casa mi hijo se puso a llorar, cuando eso nos toca a nosotros, soportamos, pero cuando es a nuestra familia tenemos que repensar las cosas. Mi familia quiere irse de Bolivia, pero yo me quedaré porque amo a este club, todo lo que tengo es gracias al club”, dijo. Aseguró que la “forma más digna para olvidar esto era simplemente pedir perdón por lo que pasó, no sólo a mí, sino a todo el país, porque es una institución grande que se quedó manchada”.
 

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

43
22

Otras Noticias