Las barras argentinas y brasileñas se alían

Los hinchas de San Lorenzo tienen relación con la Mafia Azul de Cruzeiro y la de Independiente con la del Internacional.
martes, 28 de mayo de 2019 · 00:00

Página Siete / agencias  

El 16 de enero en Brasilia, el presidente de Argentina,  Mauricio Macri, tuvo su primera reunión bilateral con su par de Brasil, Jair Bolsonaro. De la comitiva participaba la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quién se reunió con su colega  Sergio Moro. Entre los temas que analizaron  hubo uno que sobresalió: la Copa América, que comienza el próximo mes en el vecino país. 

En dicho cónclave, ambos ministros hablaron de darle una lucha frontal a los barras para que el torneo sea una fiesta en paz. La semana pasada llegó al país la misiva del exjuez que puso en prisión a Lula da Silva convalidando el convenio bilateral por el cual 5.000 argentinos incluidos en el programa Tribuna Segura tendrán vedado el ingreso al territorio brasileño desde el próximo viernes y hasta el 7 de julio, día de finalización de la Copa. Argentina enviará una delegación de policías y gendarmes, tal como lo hizo en el Mundial de Rusia, para buscar barras con derecho de admisión, identificarlos y ponerlos a disposición de la Policía Militar brasileña.

Bolsonaro apuesta a que la Copa América muestre al mundo la cara más amable de Brasil y no incidentes que empañen la competencia.  La expectativa está puesta en la amistad de las barras argentino-brasileñas y las alianzas que puedan darse para enfrentarse en el territorio. Por ejemplo, la barra de Independiente, si bien tiene a su cúpula en prisión, cuenta con sangre nueva dispuesta a copar la parada y hará su base en Porto Alegre, donde la une una relación fraternal con la torcida del Inter de Porto Alegre, nacida al calor de la Recopa Sudamericana 2011. 

La Butteler, barra brava de San Lorenzo, también tiene alojamiento pago en tierras de la caipirinha. Allí será recibida por la Mafia Azul de Cruzeiro, la barra del mítico club de Belo Horizonte, cuyo líder, Davidson Bernardes, fue quien hizo el nexo con el Ciclón. Es tal la amistad que cuando Cruzeiro juega Copa Libertadores o Sudamericana en Buenos Aires, hace escala en la Ciudad Deportiva de San Lorenzo para almorzar y preparar su logística. 

Argentina juega su segundo partido de grupo contra Paraguay, el 19 de junio en Belo Horizonte, y allí el Cuervo será local en la tribuna.  

 

 Si Argentina llega a la final tendrá por hogar San Pablo o Río. En el primero de los casos, la facción de Lomas de Zamora de La Doce intentará recomponer la relación con la Torcida del Corinthians, que nació en el 2000 cuando Boca le ganó la final de la Libertadores a Palmeiras y continuó con el paso de Tevez por el club Paulista.

 “Montaremos un centro de operaciones en Río y estaremos presentes en cada estadio. Como lo hicimos en Rusia con resultados espectaculares”, afirma Guillermo Madero, director nacional de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, a Infobae. El desafío está planteado y el partido contra las barras de la Copa América está por comenzar.

 

 

7
18