Bolivia en Nantes, entre cánticos y fiesta boliviana

viernes, 31 de mayo de 2019 · 00:00

Gery Zurita  / Nantes, Francia, El Deber

 Un viaje de unas 16 horas, un descanso de cinco horas y un entrenamiento de dos marcaron una jornada intensa para los seleccionados de Bolivia que fue recompensada por un grupo de hinchas nacionales residentes en Francia que recibieron a la Verde con sonrisas y cánticos en Aeropuerto de la ciudad de Nantes, donde el domingo se juega contra el Campeón del Mundo, desde las 15:00 en el Beaujoire.

No fue nada nuevo, en realidad, pues los jugadores están acostumbrados a viajar mucho, pero en estos viajes largos el desgaste físico es demasiado y el futbolista lo sabe, mucho más a los que les cuesta dormir, como Luis Haquin y Rubén Cordano, entre otros.

Después de las 11 horas que demoró el vuelo a Madrid, la delegación sufrió tres horas haciendo la escala en el Aeropuerto de Barajas, antes de subirse a otro vuelo con destino a Nantes, donde al fin llegaron cerca de las 11:00.

La sobrecarga de sueño hizo que los futbolistas lleguen rendidos al aeropuerto de Nantes, donde un grupo de hinchas conformado por una unas 15 personas, entre las que había varios niños también. 

Hubo muchos cánticos de los pocos residentes bolivianos, pero lamentablemente no pudieron darle un apretón de mano, ni tomarse algunas selfies con los seleccionados, solo algunos saludos desde pocos metros de los jugadores que solo querían dormir.

Tras llegar al hotel Westotel, los seleccionados descansaron para recuperar algo de sueño durante cinco, pues minutos después pasadas las 17:00 el equipo se dirigió a una cancha cerca de la zona, que corresponde a la municipalidad, para trabajar de manera liviana. “Después de un viaje largo lo que corresponde es que los jugadores trabajen livianamente para tener activación, por lo que luego del descanso de algunas horas se entrenará en ese sentido”, contó a su llegada a Nantes el preparador físico Jaime Jiménez.

Un trabajo para reactivarse. Luego de un calentamiento de una media hora, el técnico Eduardo Villegas disputa trabajos con balón y con la misma indicación: mucha intensidad, pases precisos y fuerte, pero sobre todo entrega al cien por ciento, pidiendo disputa por el balón hasta que salga del campo de juego. El DT no se cansó de exigir a varios que le peguen bien al balón y por momentos levantó la voz porque sentía que a algunos les faltaba más para brindarse al máximo. 

Los trabajos se enfocaron en la definición, en tres grupos, uno dirigido por Villegas, otro por el preparador físico y uno más por Óscar Villegas, el asistente de Eduardo. El que terminó con algunas molestias de sobrecarga fue Fernando Saucedo, aunque el médico, Guillermo Aranda. aseguró que no es nada grave y que hoy trabajará normal.

Con algunos medios bolivianos siguiendo de cerca a la Verde, el trabajo terminó a las 20:00, aunque por esta época los días duran hasta la 22:00. La cena fue a las 21:00 y luego los jugadores se dirigieron a sus respectivas habitaciones para recuperar el sueño perdido en una jornada intensa.

 

 

20
7