“El hincha sueña con la Libertadores, creo que puedo cumplir ese sueño”

Erwin Saavedra es pieza fundamental en Bolívar. Quiere ser el ídolo del club, del que es hincha. Azkargorta y Portugal marcaron su carrera. “El momento que estoy pasando es lo mejor”, dice el orureño.
lunes, 06 de mayo de 2019 · 00:00

Paola Calle/ La Paz

 Quiere ser el ídolo de Bolívar. Sueña con darle a su club e hinchada la  alegría  de ser campeón de la Copa Libertadores. Está  en su mejor momento futbolístico.  Erwin Saavedra disfruta su buen momento en la Academia y la Selección.

Es orureño -con formación futbolística en la escuela de su padre, en Oruro-,  se considera un paceño más e  hincha del Bolívar.

 Los entrenadores  españoles Xabier Azkargorta y Miguel Ángel  Portugal tienen un lugar especial en su vida. 

¿Por qué  decide ser futbolista?

Inicié desde que mi papá fundó su escuela de fútbol en 2001 (Academia de Fútbol Saavedra), que sigue vigente, tenía cinco o seis años. Prácticamente de ahí empieza todo, él jugaba futsal, fútbol  y sus hermanos también, y yo he aprendido de ellos, he ido a las canchas a verlos y me motiva verlos, aprender  y es ahí donde he empezado el sueño de ser un jugador, más aún el sueño de ellos que era llegar a ser un jugador que juegue en la profesional, lastimosamente ellos no han tenido las oportunidades, las he tenido yo y creo que ha sido un sueño de toda mi familia que  quería  eso.

¿Cómo creció Erwin Saavedra familiarmente?

He vivido en Oruro,  tengo mi papá (Mario Saavedra), mi mamá (Samahandra Flores) y  mis hermanos. Soy el mayor, creo que también es una responsabilidad que te vean como un ejemplo a seguir y todo eso me he trazado en el camino. No ha sido nada fácil, más bien he tenido varios obstáculos. Varias veces he tenido que aprender de mis derrotas. Siempre voy a estar agradecido a mis papás por los valores que me han dado, por la educación que me han dado y siempre les voy a agradecer, quizás no me han dado  todas las comodidades que un padre quiere  para un hijo, pero eso yo he sabido valorarlo y yo ahora les doy sus comodidades a ellos, tal vez algo de lo que ellos no tenían esas veces.

200 partidos tiene el futbolista con la camiseta celeste.
 Foto:Club Bolívar

¿Cómo cambió su vida?

Veía en la televisión a grandes jugadores, que tú los ves con muchas comodidades y yo me tracé ese camino, ese sueño de ver las historias de los jugadores, por ejemplo de Maradona, que no tenía nada y ahora tiene todo, y yo quería eso, ayudar a mi familia. Me ayudó  mucho empezar de abajo y  salir a La Paz. Mi mamá no quería, es algo doloroso que a  una madre se le vaya su hijo, pero todo ha tenido su fruto, ya son  seis años, estoy yendo al séptimo en La Paz y creo que he logrado grandes cosas, valoro mucho todo lo que ha pasado  en el internado, no ha sido nada fácil, lo han podido ver, la estructura no era muy buena, pero todos nos hemos sabido acomodar a eso. Ahora estoy  bien, siempre voy a estar agradecido con mi familia. Ahora yo ya tengo otra familia, vivo con mi novia (Jhessica Córdova)   hace dos años,  ella es mi familia, va a ir donde sea que vaya, ella ha sido el pilar fundamental después que salí del internado. Me apoya en mis sueños, ella  me levantó cuando lo necesitaba, quién sabe yo podía salir del internado y vivir solo,  tener malas amistades y no hubiese habido un Erwin Saavedra (sonríe) como ahora, tomé una buena decisión de formar un hogar.

¿Cómo llega a Bolívar?

A los 15 años, vine con mi papá, era el último año de colegio que tenía,  en 2012  fuimos  al entrenamiento de Bolívar de la profesional, donde estaba Wálter (Flores) lo hemos ido a visitar y de ahí empezó todo. Hablamos con él, queríamos una prueba y  hablamos después  con el profesor Óscar  Villegas, que estaba esa vez,  y ahí es donde vine, dos meses después vine a la prueba y Wálter me ayudó en eso del internado, donde estaba  cinco años, de ahí empezó todo, ha sido duro, pero estoy tranquilo, todo valió a pena.

La ayuda de Flores fue una mano de orureño a orureño...

Wálter era amigo de mi papá, jugaban juntos cuando estaba en Oruro, siempre han tenido buena amistad, por eso él  me ha dado una mano para llegar al internado y conseguir una prueba y siempre voy a estar agradecido con él, porque es un gran ejemplo,  no sólo como jugador, sino como  persona. Me ayudó  mucho.

¿Cómo  fue su debut?

Cuando llegué estaba cuatro meses en la preprofesional, después había la pretemporada, donde todos se juntan y empiezan a subir juveniles y estaba esa vez (Miguel Ángel) Portugal, fuimos a la prueba, Jaime (Arrascaita),  (Nelson) Espindola y yo, nos quedamos los tres, luego jugué la Copa Cine Center, era un clásico,  jugué creo que seis minutos, pero jugar esos seis minutos para mí era lo máximo y más aún que era un clásico. Después tuve que esperar seis meses y al siguiente año vino el profesor (Xabier) Azkargorta y me hizo debutar en marzo en Santa Cruz, perdimos 4-0. En el primer tiempo estábamos 2-0, yo estaba en el banco, dije no creo que me meta porque estábamos perdiendo y peor que él se la juegue metiendo a un juvenil, pero llega el entretiempo y me dice “Saavedra vas a entrar”.

Me sorprendí. Era mi debut. Entré  el segundo tiempo y lo hice bien, creo que el nerviosisimo no me ha ganado, después de ese partido  vino la Copa Libertadores. Yo tenía que volver a La Paz, porque sólo iban 18 jugadores, pero por ese partido es que me llevó a México contra el Leones y todavía me hizo jugar ahí, siempre voy a estar agradecido con el profe Azkargorta porque  hay pocos técnicos que se la juegan y más en un torneo internacional, ese año fue cuando  llegamos a semifinal.

Saavedra con su padre y su abuelo, en Tembladerani. 
 Foto:Familia Saavedra

¿Es un peso vestir la camiseta de Bolívar, por  la hinchada?

Sí. Es el equipo más grande de Bolivia. Tiene mucha historia el club Bolívar y la misma hinchada lo reconoce, creo que por eso son exigentes también, por eso uno tiene que saber sobrellevar la presión. 

¿Cómo se da su paso a la Selección boliviana?

La Copa Libertadores me hizo agarrar más experiencia para afrontar el torneo local, en el que  ya me empecé a mostrar,  partido a partido me fui ganando un nombre,  después viene la Selección, cuando me llamó el profe Julio César Baldivieso, a él  también le  voy a estar agradecido porque gracias a él debuté con la Selección y todo ha sido lo máximo;  jugar en el equipo más grande, después jugar en la Selección, el equipo de todos, es lo máximo  representar al país, es lo mejor que le puede pasar a un jugador.

¿Cómo afrontar los nuevos desafíos?  

Después de salir  a Brasil, mi vuelta también ha sido la mejor decisión que he podido tomar,  consolidarme más en el club, ganarme un nombre también y lo he hecho, lo he demostrado, creo que partido a partido siempre he dado lo mejor de mí, siempre he aportado al equipo. Llevar el cintillo de Bolívar,  no cualquiera lo lleva, muchos jugadores han soñado tener esa posición de ser el líder en el equipo, pero lo he tomado con calma, con paciencia,  feliz, orgulloso de llevar el cintillo. También es otra responsabilidad ser el líder ahí adentro, lo estoy aprendiendo ahora de Conejo (Juan Carlos Arce), lo aprendí de William (Ferreira), de Wálter, han sido muy buenos capitanes y estoy aprendiendo bastante a tomar liderazgo sobre eso.

 ¿Cómo ha sido compartir vestuario con los jugadores que admira,  Arce, Ferreira y Flores?

Ellos me han conocido desde que llegué, empezando de Wálter,  después Edemir, con el que ya tenía un poco más de confianza, después vino William, ahora Conejo,  aprendí mucho de ellos. Del que más he aprendido es de William, como persona,  como jugador es profesional, me han llevado por buen camino,  uno también tiene que saber escoger las amistades, eso ha sido importante, sigo aprendiendo de ellos.

Recién completó  200 partidos con Bolívar, ¿imaginó eso en algún momento?

No me la pensaba, no me imaginaba ni llegar a los 100 (sonríe), pero yo creo que para llegar   a 200 partidos  la clave de esta profesión es mantenerse, lo más importante es seguir con el nivel, mantener regularidad, yo creo que eso me ha llevado a tener los partidos que tengo ahora. Quiero ir por más, quiero conseguir más cosas con el club, ganarme todavía un nombre y ser un ídolo, como los otros jugadores.

 ¿Con qué DT se identifica?

Me quedo con  Portugal, de él aprendí bastante, a pesar que era joven, se ha fijado en mí y me daba consejos. Siempre me ha apoyado, ese es el entrenador que me ha motivado a seguir  adelante, el momento que estoy pasando ahora  es gracias a todas las buenas personas que me han rodeado.

Saavedra  festeja el gol que le anotó a Blooming, Bolívar ganó 4-1, el orureño abrió el marcador.
Foto:  Freddy Barragán/Página Siete

¿Dónde apunta?

Quiero volver a salir al exterior, quiero irme a una buena liga, donde pueda ganarme un nombre en otro país. Dios quiera que se dé más adelante o a medio año, cualquier cosa puede pasar.

Su buen desempeño y nivel  dice que es el mejor jugador boliviano, ¿lo siente así?

Hay muchas personas que me apoyan, tal vez eso ha sido muy importante para mí,  el momento que estoy pasando es lo mejor, puedo dar para más, seguir para  muchas más cosas de las que he conseguido ahora, ya sea como jugador y persona. Mantener la humildad, que es importante, es lo fundamental, yo lo sé valorar, uno siempre tiene que tener  el perfil bajo.

 

Antes de salir, ¿qué le gustaría darle a la hinchada del Bolívar?

Lo que el hincha sueña es con la Copa Libertadores, creo que puedo cumplir ese sueño, ya sea al año, Dios quiera que podamos participar de ese torneo,  pero sueño con ese título, no sólo yo, sino todos los bolivaristas que hemos estado ahí a una fase, a un pasito, yo creo que se puede. Hay buenos jugadores, hay buen plantel y si seguimos con este plantel, que  ya nos conocemos, creo que más adelante nos va a servir de mucho,  después me iré tranquilo.

¿Cómo se siente en Bolívar?

Me siento feliz, tranquilo, cómodo en La Paz,  creo que me quieren más en La Paz que en Oruro. En Oruro sólo me quiere mi familia (sonríe). Pero estoy agradecido por todo.

Por su posición, no anotó muchos goles,  ¿cuál recuerda?

Yo no era de hacer goles, antes tenía opciones  y no lo hacía, he aprendido bastante de la definición. No me imaginaba marcar ocho goles, ojalá pueda ser más. El gol más importante que marqué  ha sido a Boca, por la  Copa Libertadores, lastimosamente no pudimos ganarlo, pero ha sido el mejor recuerdo que tengo hasta ahora, siempre lo voy a dedicar a mi familia y mis abuelos que no habían venido nunca a ver un partido.

¿Cómo define a Bolívar?

Amor, prácticamente es el mejor club, soy hincha, no sólo yo, tal vez el hincha de Oruro lo malinterprete, pero no soy hincha de San José, como todo orureño, todo empezó de mi abuelo, él tiene todos los periódicos guardados de hace muchos años y el amor que le tiene a Bolívar es amor a la camiseta, es herencia, toda mi familia es bolivarista.

¿Qué le dice al hincha?

A todo hincha agradecerle por el apoyo, prometerles que en cada partido voy a dar lo mejor de mí, no quiero quedarme aquí, quiero seguir escalando muchas graditas más, sobre todo que podamos conseguir mucho más.

¿Su presente y futuro  por el momento es Bolívar?

Por ahora sí, es Bolívar, en lo que termina el campeonato. Si hay alguna cosa que se presente, veremos, si me tengo que ir, quiero irme siendo campeón, si más adelante se da otra cosa, se dará, pero con calma, por ahora es Bolívar y quiero lograr el objetivo.

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

184
66

Otras Noticias