Venezuela y el VAR frenan a Brasil

El equipo de Tite decepcionó una vez más. El videoarbitraje anuló tres goles al cuadro anfitrión del certamen.
miércoles, 19 de junio de 2019 · 00:00

EFE / Salvador, Brasil

 La selección de fútbol de Venezuela consiguió anoche  un valioso empate sin goles en Salvador que le mantiene vivo en la Copa América 2019 y deja en un mar de dudas a una Brasil pobre, sin mordiente y que vio cómo el VAR le anulaba tres goles.

La Canarinha decepcionó una vez más, como ya hizo en la primera parte contra Bolivia, y apenas se acercó con peligro a la portería de Faríñez, salvo en los minutos finales, cuando empujó más con el corazón que con la cabeza.

Tampoco tuvo la dosis de suerte necesaria. La hinchada brasileña celebró un gol de Firmino, otro de Gabriel Jesús y uno final de Coutinho, pero el VAR los terminó anulando por falta previa el primero y fuera de juego los otros dos.

El técnico de la Vinotinto, Rafael Dudamel,   ganó la partida a su par brasileño, Tite, y la Vinotinto supo aguantar firme hasta el final de este encuentro que cerró la segunda jornada del grupo A de la Copa América. Con este resultado, el grupo se pone patas arriba. Brasil aún lidera con cuatro puntos, los mismos que tiene Perú, su próximo rival, y dos menos que Venezuela, que se medirá en la última fecha a Bolivia, colista con cero unidades.

Sobre el césped se cumplió el guion esperado: Brasil como claro dominador y Venezuela a la espera de un contragolpe mortífero. Los dueños de casa salieron envalentonados en busca del gol. 

La emoción inicial se diluyó en un abrir y cerrar de ojos y el partido se fue pareciendo cada vez más al primero contra Bolivia. Llegaban al área con facilidad, pero nadie se atrevía a disparar al arco. Neres lo intentó, pero unas veces sus remates se marchaban alto y en otras, demasiado cruzados. 

El director de orquesta, Philippe Coutinho, pasó casi  inadvertido y hasta dio un tiro al aire, como si su cabeza estuviera en otro lugar lejos de Salvador.

Venezuela no renunció por completo al ataque y aprovechó lo espacios que dejaban atrás Daniel Alves y Filipe Luis para lanzar a sus dos balas: Darwín Machís y Jhon Murillo.

 

Brasil seguía encasquillada. Dominaba con 10 hombres en campo contrario, pero era un dominio pírrico, inútil.

Luego el árbitro chileno Julio Bascuñán anuló un gol a Firmino por falta previa del delantero del Liverpool.

Cuando pitó el final de los primeros 45 minutos, la hinchada local se dividió entre aplausos y abucheos.

A Tite tampoco le gustó lo que vio y dio entrada a Gabriel Jesús y Fernandinho, por Richarlison y Casemiro, respectivamente.

La hinchada celebró aún el gol del delantero del Manchester City, pero el colegiado lo anuló después de que el VAR le chivara que Firmino había participado en la jugada y estaba en fuera de juego.

A partir de ahí, comenzaron los nervios. Tite, desesperado en el área técnica, agotó los cambios sacando al campo a Éverton a 20 minutos para el final. Pero Faríñez continuaba de siesta en su portería.

Coutinho vería red en el minuto 88, pero de nuevo, Bascuñán lo anularía por fuera de juego de Firmino. Hoy no fue   el día, el VAR lo vio todo y Brasil estuvo ciega.

 

 

12
24