Japón y Ecuador se hacen harakiri

Ecuatorianos y japoneses clasificaron a Paraguay, que jugará con Brasil. Bolillo Gómez protestó anoche.
martes, 25 de junio de 2019 · 00:00

EFE / Río de Janeiro

 Sea con un vulgar  harakiri, algo así como “cortar la barriga”, o  seppuku, que con más nobleza alude a “cortar el vientre”, las selecciones de Japón y Ecuador  anoche se hicieron daño con el mismo fútbol hasta caer sin más opciones en el Grupo C de la Copa América, que dominaron Uruguay y Chile.

Un triunfo hubiera clasificado a cuartos de final a Japón, que al cabo de tres jornadas sumó dos puntos, o a Ecuador, que llegó a la última fecha con las manos vacías y se fue con uno.

Pero el empate obró el milagro que esperaba Paraguay, una selección que el domingo cerró su campaña en el Grupo B con dos empates y una derrota ante Colombia por la mínima, pero un mejor saldo de gol que los samurais azules.

En otras palabras, la suerte, o un milagro, que también se da en el fútbol, quiso que la Albirroja dirigida por el argentino Eduardo Berizzo se clasificara por la vía alterna que premia con dos plazas a los dos mejores terceros entre los tres grupos de la primera fase.

Más insólito aún, Paraguay avanzó con el equivalente al 22,2 por ciento de aprovechamiento, pues de nueve puntos posibles, los que consiguió Colombia, apenas rescató dos.

Con el “suicidio futbolístico” cometido ayer en Belo Horizonte por japoneses y ecuatorianos, Paraguay tomó el último pasaje a la fase de los mejores ocho selecciones, en la que le aguarda Brasil.

El partido entre los anfitriones, que lideraron el Grupo A con siete enteros, y la Albirroja se jugará este jueves en Porto Alegre. El desenlace del Grupo C reservó más sorpresas y ayer  premió a la selección uruguaya, más pragmática que la chilena en la cita que se dieron en el estadio Maracaná.

“No soy el problema”

 El seleccionador de Ecuador, el colombiano Hernán Darío Gómez, dijo ayer que no se le “pasa por la cabeza” dejar el equipo tricolor, pese a la eliminación en la Copa América, aunque no descartó que pudiese ser despedido. 

“Si me echan, me tengo que ir; pero a mí no me pasa eso por la cabeza (...). Ningún directivo cuando me contrató me dijo que seguir depende de como me va en la Copa América. Si me dicen: ‘Si le va mal en la Copa América, lo echamos’, no vengo”, declaró Bolillo  Gómez en conferencia de prensa en el estadio Mineirao de Belo Horizonte tras el empate 1-1 entre Ecuador y Japón que selló la eliminación. 

“¿Yo soy el único culpable o qué? Si yo soy el más nuevo (...). Este problema viene desde la eliminatoria (mundialista) pasada (...). Yo no considero que yo sea el problema”, añadió el entrenador. Ecuador, antes del encuentro con Japón, perdió sus dos partidos previos por el Grupo C ante Uruguay (4-0) y Chile (2-1). 

“Pongan el que quieran, porque va a ser el mismo irrespeto y el mismo maltrato (...). Están pidiendo resultados donde todavía no se pueden dar”, expresó Gómez en referencia a un eventual sustituto. 

El colombiano, que llevó a Ecuador a su primer Mundial en Corea del Sur y Japón-2002, volvió a tomar las riendas del equipo con la clasificatoria sudamericana rumbo a Catar-2022 como meta.

 

 

3
13