Gabriel Jesús brilla en la noche que era Cebolinha

viernes, 28 de junio de 2019 · 00:55

EFE / Porto Alegre

 Era su noche, una fiesta preparada en Porto Alegre, su casa, para él, la estrella del Gremio, Everton Sousa, pero la velada tuvo como protagonista a su compañero Gabriel Jesús, que fue la gran figura  al marcar el penal que dio a Brasil el pase a las semifinales de la Copa.

Después de  acabar el partido ante Paraguay sin goles, Gabriel Jesús anotó el lanzamiento decisivo en la tanda de penaltis (4-3), la tercera consecutiva que protagonizan Brasil y Paraguay en unos cuartos de final de Copa América, pero esta vez cayó del lado brasileño, al contrario que las dos anteriores.

Gabriel Jesús, que apenas había tenido incidencia en todo el encuentro, acabó como figura de un partido donde  Cebolinha, como se   conoce popularmente a Everton, estaba llamado a brillar. El extremo izquierdo no dejó de intentarlo sin suerte durante todo el partido pero ni siquiera participó en la tanda de penaltis. Las camisetas azules se combinaban en el estadio con las amarillas, pero no eran del uniforme alternativo de Brasil, sino camisetas del Gremio de Porto Alegre, muchas de ellas con el dorsal de Everton, un jugador que ilusiona mucho a la torcida.

También cintas para la cabeza, pancartas... todo valía para demostrar el orgullo de la afición “gremista” por ver a jugar a su estrella con la Canarinha en su propia casa, porque quizás sea una de las últimas veces que lo vean en esta cancha antes de que se lo lleve algún grande de Europa.

En la tribuna estaba el polémico Neymar, cuya vacante en el equipo titular de Brasil la ha ocupado Everton sin que los brasileños extrañen en la cancha a la figura del París Saint-Germain, empañada y manchada por escándalos continuos.

 

 

19
10