Rueda y Gareca callan las críticas

La Roja va por el tricampeonato, los peruanos pretenden jugar una final luego de 1975.
lunes, 01 de julio de 2019 · 00:00

EFE / Porto Alegre 

El pase de Chile y Perú a las semifinales de la Copa América, en las que  protagonizarán un nuevo Clásico del Pacífico, ha cortado las críticas que sus respectivos seleccionadores, el colombiano Reinaldo Rueda y el argentino Ricardo Gareca, arrastraban por malos resultados previos.

 Tanto el uno como el otro estaban obligados a que sus equipos tuviesen una buena actuación en la Copa América después de haber encadenado una serie de resultados irregulares en los amistosos previos al torneo, y lo han conseguido recurriendo a los jugadores que siempre han dado la talla en ambas selecciones.

 Rueda, que asumió la dirección de Chile hace año y medio tras el fracaso de no alcanzar el Mundial, había dirigido a la Roja en 13 encuentros amistosos, con un registro de 5 victorias, 4 empates y 4 derrotas, lo que le hizo ganarse las críticas por el futuro de un equipo que debía defender el título de campeón en la Copa América.

 Gareca, al que se le considera el gran artífice de la histórica clasificación de Perú para el Mundial de 2018, venía de una dura resaca de la Copa del Mundo donde sólo había podido ganar tres de los 10 amistosos disputados por la Blanquirroja desde entonces, con un saldo de seis derrotas y un  empate.

 En el caso del argentino las críticas estallaron con la humillante goleada padecida por Perú ante Brasil (0-5) en la fase de grupos de la Copa América, que por primera vez en más de tres años tenían como blanco a la figura del seleccionador, ampliamente respetado en Perú e incluso hasta venerado.

 Los dos técnicos se tomaron los 12 meses previos a la Copa América como un periodo de pruebas donde encontrar nuevas fórmulas que le permitiesen variar la receta exitosa que tienen los dos equipos en forma de un onceno titular muy fácil de recitar de memoria.

 Sin embargo, esas pruebas, que en el caso de Rueda tuvieron a más de 50 jugadores diferentes, no dieron buenos resultados y tanto el colombiano como el argentino han recurrido a los hombres de siempre para hacer un buen papel en la Copa América.

La columna vertebral

 Rueda ha usado la columna vertebral de la selección chilena que ganó las dos últimas Copas América, a excepción del portero Claudio Bravo.

 Le surtió efecto al recuperar la mejor versión de Arturo Vidal y otros experimentados jugadores de la misma generación como Gary Medel, Gonzalo Jara, Mauricio Isla, Charles Aránguiz, Jean Beausejour y Alexis Sánchez, todos ellos de no menos de 30 años.

 Así, Chile volvió a mostrarse competitiva y mantiene vivo el sueño de revalidar el título y conseguir su tercera Copa América consecutiva, un hito que sólo ha logrado en la historia Argentina en las ediciones de 1945, 1946 y 1947.

Perú con Guerrero

 Por su parte, Gareca recuperó al capitán y máximo goleador de la selección peruana, Paolo Guerrero, que desde que concluyó el Mundial estuvo suspendido para terminar de cumplir la sanción de 14 meses de inhabilitación que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) le impuso por un caso de dopaje involuntario.

 El argentino tampoco arriesgó y siguió confiando a ciegas en la dupla de centrocampistas formada por Renato Tapia y Yoshimar Yotún, que son su principal garantía dentro de la cancha.

 Superado el desliz de la goleada de Brasil, el combinado peruano le planteó un partido tosco y correoso a Uruguay, de la que se defendió con uñas y dientes para llegar a los penaltis y así alcanzar las semifinales por tercera vez en las últimas cuatro ediciones de la Copa.

 No es la primera vez que Gareca pasa por un momento crítico en la selección de Perú, pues a mitad de las eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018 estuvo muy cuestionado, pero el equipo comenzó a sumar resultados y remontar puestos hasta devolver a la Blanquirroja a una Copa del Mundo después de 36 años.

 Ahora, el reconocimiento para ambos entrenadores será todavía mayor si alcanzan la final del 7 de julio en el Estadio Maracaná, pues los dos se quedaron a las puertas de ella la única vez que han llegado anteriormente a esa instancia. Rueda lo hizo con Colombia en la Copa América de 2004 y Gareca con Perú en la de 2015.

En el seno de la selección peruana la mística ha crecido y se piensa que ya es hora de jugar una final de la Copa América, un hecho ajeno para la Blanquirroja hace 44 años. Justamente, fue en 1975 cuando accedió a la disputa del título y se coronó campeona en la final que le ganó en tres partidos a Colombia.

 

13
3