El inolvidable Jorge Hirano Matsumoto

Fue una de las estrellas de Bolívar. La institución lo homenajeará mañana en el Club de La Paz.
miércoles, 10 de julio de 2019 · 00:00

Marcelo Ramos  / Historiador

 Poco antes de su llegada, el balompié nacional de 1985 tenía como campeón al plantel de Bolívar y subcampeón a Wilstermann. Ambos equipos rivalizaron en la Copa Libertadores de América con los equipos peruanos de Universitario y Universidad Técnica de Cajamarca. Los buenos resultados favorecieron al plantel académico, que pasó  a una siguiente fase. Por entonces, en la dirección técnica se encontraba el profesor Moisés Barack.

 A finales de marzo de 1986, aprovechando un breve descanso, el estratega viajó con algunos dirigentes bolivaristas al Perú. La finalidad fue buscar un buen refuerzo en la parte ofensiva, para lo cual se entrevistaron con directivos de Sporting Cristal. De esa conversación amigable, se definió el préstamo del jugador Jorge Hirano.

Koki Hirano  (tercero de der. a izq.) celebra el título de 1992.
Captura: Hoy Deportivo

El jugador peruano llegó el 8 de abril a la ciudad de La Paz. Claro está, que detrás de las negociaciones estaba un visionario del fútbol boliviano, don Mario Mercado, presidente por entonces del cuadro académico. A la llegada  de Hirano se sumaron   los refuerzos  William Ramallo, Carlos Arias, Francisco Ruiz y Luis Abdeneve.

 Aproximadamente, a un año y medio de su estadía en la urbe paceña, el jugador celeste indicó en una entrevista a Hoy Deportivo, el 14 de diciembre de 1987, los rasgos particulares de su entorno familiar. 

Hirano nació en la ciudad peruana de Huaral, el 17 de diciembre de 1959. Comenzó a jugar el popular deporte a los  8 años. A esa tierna edad conformó un equipo de chiquilines llamados los “Calichines”.

 En esos inicios su gran mentor fue su padre don Alejandro Hirano, quien le enseñó los secretos del fútbol; también le inculcó la disciplina y la responsabilidad. Al transcurrir su etapa  juvenil culminó con éxito sus estudios de secundaria, en su lugar de nacimiento.

La tradicional  caricatura de Koki en Hoy Deportivo. 
Foto:Captura

 Sus padres fueron de nacionalidad peruana, con descendencia japonesa. Su entorno familiar lo constituían siete hermanos y una hermana. Tiempo después, el joven deportista  se casó  con María del Carmen Sandoval. Tuvo  un par de hijos.  Hirano se inició en el fútbol en  1977, defendiendo los colores del Unión Huaral. 

Durante la temporada de 1979 militó en el plantel de Huacho; ascendió con ese equipo al profesionalismo, lo cual significó el paso fundamental en su carrera deportiva.

 En el lapso de los años de 1980-1981 realizó un viaje al Japón, país de sus abuelos. Aprovechó la oportunidad para formar parte del Fujita Kayo, donde en la primera gestión de permanencia salió subcampeón. La temporada  siguiente fue más provechosa, su equipo se coronó campeón. Sin embargo, razones de índole económica hicieron que retornara a su país de origen.

El 82 vistió nuevamente los colores del Unión Huaral. Al siguiente año, pasó a filas del Sporting Cristal, donde salieron campeones en la competencia del fútbol peruano.  En esa misma gestión lo convocaron a la selección peruana. Retornó nuevamente a su equipo hasta 1985. En ese año el entrenador Moisés Barack lo convocó al seleccionado peruano para jugar las eliminatorias del Mundial México 86.

Luego de ese importante recorrido, llegó a territorio nacional. Se estrenó con la casaca celeste el 13 de abril de 1986, en un encuentro de carácter amistoso. El festival deportivo fue preparado por la Federación de Trabajadores de la Prensa. Bolívar ganó al plantel de Litoral por 1-0.

 Oficialmente el delantero bolivarista se estrenó en el torneo Nacional realizado el 20 de abril de 1986. El conjunto paceño viajó a Potosí para jugar con el representante de Bamin. En la apertura del campeonato ambos cuadros empataron a un gol por lado.

El primer gol de Jorge Hirano fue el 15 de junio, en el partido clásico. The Strongest y Bolívar empataron a dos goles por lado. Eduardo Villegas y Eligio Martínez marcaron para los estronguistas. En tanto que Jorge Hirano y Francisco Bonilla lo hicieron para los celestes.

Ganó su primer título el miércoles 23 de febrero de 1988. Bolívar se impuso a Real Santa Cruz por 2 a 1. Hirano marcó uno de los goles de la victoria. El campeón nacional alineó a los siguientes jugadores: Víctor Hugo Civarelli, William Ibáñez, Marco Ferrufino, Carlos Arias, Rigoberto Cuevas, Carlos Borja,  Francisco Takeo, Vladimir Soria, Carlos Ángel López, Fernando Salinas y Jorge Hirano. En la dirección técnica estuvo  el argentino Jorge Habergger.

Consiguió su segundo galardón, el domingo 29 de enero de 1989. El cuadro académico ganó al club The Strongest por 3-0. Juan José Urruti, Jorge Hirano y Francisco Takeo convirtieron los goles del triunfo.

En la temporada de 1990 logró un subcampeonato. En dicha oportunidad, Oriente Petrolero se coronó campeón y los académicos se ubicaron en el segundo puesto.

Obtuvo un tercer título el domingo 3 de enero de 1993. Los celestes dieron la vuelta olímpica en el estadio Jesús Bermúdez. El  torneo llevó el nombre de “Luis Eduardo Siles”. Bolívar ganó a San José por la cuenta de 3 a 1. En una tarde inspirada el hábil delantero convirtió dos goles, Baldivieso marcó otro tanto. Descontó para los santos Álvaro Peña.

Su último gol y partido internacional fue durante la Copa Libertadores de América, que se llevó a cabo el 14 de abril del 93. Tras empatar el cuadro celeste con el plantel colombiano de América de Cali a un gol por lado, determinó la eliminación del representante nacional.

 A su despedida manifestó: “Quiero dar mi agradecimiento a todos los medios de comunicación, a dirigentes del Bolívar, a todos mis compañeros y amigos, porque me dieron un excelente trato y tanto yo como mi familia los llevamos en el corazón con un gran recuerdo”.

 Durante siete años de continua actividad, en los que testificaron las tardes memorables del hábil delantero, dejaron gratos recuerdos en la Institución bolivarista. Koki Hirano será siempre recordado por haber sido uno de los buenos extranjeros que llegó al país.

 

 

140
4