Destroyers pide a Salinas “no abusar de su poder”

El titular del cuadro canario aseguró que el cargo le quedó grande al titular de la FBF y que es triste que ahora quiera sacar a un presidente que le dio su voto.
jueves, 25 de julio de 2019 · 00:00

Juan Carlos Montaño  / El Deber

 Cuando las aguas en el fútbol boliviano parecían calmadas,  volvió la tormenta,    demostrando que las 12 horas de duración del Consejo Superior de la División Profesional, realizado el lunes en Cochabamba, al parecer no sirvió para nada pues los roces continúan.

“No hay que abusar del poder”, fue una de las frases que lanzó Robert Blanco, hermano del presidente de Destroyers, luego de que César Salinas, presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), pidió la renuncia al titular  del cuadro nacario, Carlos Blanco, declaración que provocó la inmediata respuesta de Robert, vice federativo, que salió en defensa.

  Cuando las diferencias parecían superadas, el hecho de que Carlos Blanco dé a conocer que el arreglo para que Aurora desista de su postura de exigir el walkover contra Guabirá, había costado   50.000 dólares, encendió el fuego. Ayer el que le respondió durante la jornada y en una conferencia de prensa de su club fue Carlos, que no negó que haya afirmado que fueron  50.000 dólares lo que costó el acuerdo entre Guabirá y Aurora. 

“Si él cree que yo difamé, hay instancias legales (para quejarse). Él sigue entorpeciendo el bien del fútbol. Me tiene sin cuidado que haya pedido mi renuncia, pero no es el indicado para hacerlo. Esto es una chacota, pero que me enjuicien a mí y dejen tranquilo a los otros clubes”. También aseguró que el cargo le quedó grande a Salinas y que es triste que ahora quiera sacar a un presidente de Destroyers, que fue el que le dio su voto para hacerlo presidente.

Después su directorio también salió en su defensa. “Él no puede pedir la renuncia de un presidente de club, es al contrario el que puede exigir su salida es un club”, afirmó el dirigente del equipo Cuchuqui, Wálter Castedo. No acababa la jornada de ayer, y Salinas recibió un golpe duro. El representante de la División Profesional y vice de la federación, Robert Blanco, que era uno de sus aliados fuertes, salió en defensa de su club, Destroyers, y de su hermano Blanco. “Es inadmisible que el presidente de la federación pida la renuncia de un presidente de club. No hay que abusar del poder. Quiero decirle que las campañas ya acabaron y por ello hay que dejar de lado las peleas”, sostuvo. También se refirió a su papel en el máximo ente del fútbol nacional: “La verdad que el vicepresidente de la federación no tiene poder. Ni siquiera puedo convocar a una reunión de clubes”, sostuvo.

 

 

29
8