Borges, los 120 años del hombre que odiaba el fútbol

“El fútbol es popular porque la estupidez es popular”, decía el famoso escritor argentino que murió el 14 de junio de 1986.
domingo, 25 de agosto de 2019 · 00:00

Página Siete  / Agencias

 Ayer  se recordaron los 120 años del nacimiento del escritor  Jorge Luis Borges (Buenos Aires, 24 de agosto de 1899-Ginebra, 14 de junio de 1986). Nació en un país en el que se respira fútbol, pero curiosamente era un declarado enemigo del deporte rey.

 “El fútbol es popular porque la estupidez es popular”, decía. “El fútbol es feo estéticamente. Once jugadores contra otros once corriendo detrás de una pelota no son especialmente hermosos”, “detesto el fútbol, es un juego brutal que no requiere un coraje especial porque nadie se juega la vida...”, fueron otras de sus famosas frases.  
 
Jorge Luis Borges era argentino, pero carecía de nacionalidad cuando la batalla sucedía en un estadio. El Monumental de River fue el único recinto del balompié que tuvo el honor de recibir al “Maestro de la Contradicción”. Aquella ocasión, Enrique Amorín, escritor uruguayo, fue el acompañante del único argentino que no quería que ganara la Albiceleste, pues su intención era que su amigo saliera contento del lugar. Y es que Jorge Luis Borges es, para muchos, el escritor más grande de habla hispana después de Cervantes. 

La educación que recibió desde niño y la cercanía con personas apegadas a la cultura, hicieron de él un prodigio, que aprendió a leer en inglés incluso antes que en español gracias a su abuela. Su pasión radicaba en una biblioteca; en libros y no en el graderío o en un campo de juego,  al que se le entrega todo el mundo, pero mucho más la nación argentina. 

El deporte más popular del planeta era, según Borges, porque la estupidez lo era igual. Incluso, quizá fue el único argentino que no vio el Mundial de 1978, pese a jugarse en el país sudamericano; “mientras dure el Campeonato Mundial de Fútbol me iré a cualquier parte donde no se hable de fútbol. El Mundial será una calamidad que por suerte pasará”, dijo el escritor que, sin quererlo, también fundó una corriente literaria en el balompié, la de los “antis”.

La enemistad entre el deporte de todos y Borges llegó a los límites el día que Argentina se jugaba ante Holanda la etiqueta del país más poderoso del mundo, algo que en terrenos ajenos al fútbol resultaría tan fantástico como los escritos del autor de  El Aleph. Aquel día el escritor cometió la herejía más grande para su patria y convocó, a la misma hora del encuentro, a una conferencia sobre la inmortalidad en su biblioteca, la cual tuvo también un gran número de simpatizantes. Ese acontecimiento marcó una división radical entre intelectuales (aunque existen muchos autores que gustan del balompié) y aquellos que se fanatizan con un deporte de “22 hombres de pantalón corto corriendo tras un balón”, y ésta resulta más evidente cuando se celebran torneos importantes a nivel Selección como Mundiales, Copas Confederaciones o Copas de cada región.

El antagonismo fue la característica principal de Borges, incluso en la literatura, pues el escritor fue múltiple ganador de distintos premios, pero nunca del Premio Nobel y por increíble que parezca, jamás escribió una novela.  (Marca)

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

13
9

Otras Noticias