Verstappen vuela en Hungría y aspira a agitar el Mundial

Verstappen se exhibió en las afueras de Budapest con un nuevo récord de pista, cuyos 4.381 metros cubrió en un minuto, 14 segundos y 572 milésimas.
domingo, 04 de agosto de 2019 · 00:03

EFE / Budapest 

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull) saldrá primero hoy en el Gran Premio de Hungría después de firmar en el circuito del Hungaroring su primera  pole  en la categoría reina del motor, desde la que buscará avivar el Mundial de Fórmula Uno en la última carrera antes del parón vacacional.

Max, de 21 años y que el pasado domingo brilló en la lluviosa y caótica Hockenheim, donde logró su séptimo triunfo en la F-1 -el segundo del año-, vuelve a animar un Mundial que apuntaba a un fácil sexto título del inglés Lewis Hamilton (Mercedes), que saldrá tercero en Hungría.

 Verstappen, tercero en el certamen -a 63 puntos de los 225 con los que lidera el británico- se exhibió  en las afueras de Budapest, con un nuevo récord de pista, cuyos 4.381 metros cubrió en un minuto, 14 segundos y 572 milésimas, 18 menos que el finlandés Valtteri Bottas (Mercedes), segundo en el certamen, a 41 unidades de su compañero inglés.

Mad Max, que a tiempo está aún de convertirse este año en el campeón mundial más joven de la historia,  voló  sobre el asfalto magiar, batiendo a ambos Mercedes; que, al menos, contuvieron a los Ferrari del alemán  Vettel, cuarto, y del monegasco Charles Leclerc, quinto. En una calificación que el francés Pierre Gasly (Red Bull) concluyó sexto, completando las tres primeras filas reservadas al trío de escuderías con opciones al podio.

Por detrás, en el otro Mundial, buenas noticias para Carlos Sainz -séptimo en el campeonato, con 48 puntos: el mejor de entre el resto- y McLaren. Que, salvo hecatombe, este domingo se confirmará como la cuarta escudería antes del parón estival en el Viejo Contiente, donde se reanudará el certamen, el 1 de septiembre, con el Gran Premio de Bélgica, en Spa-Francorchamps.

La escudería de Woking copará la cuarta hilera, desde la que arrancarán el español Carlos Sainz y el inglés Lando Norris, que superó al talentoso piloto madrileño y saldrá séptimo en el primer país del antiguo bloque comunista que albergó un Gran Premio de F-1, allá por 1986.

El as del futuro le echó un pulso durante toda la jornada al campeón actual, antes de firmar la cuarta pole para Red Bull en la era híbrida, casi un año después de la última de las tres que había logrado el australiano Daniel   Ricciardo -ahora en Renault-, en México, donde ganó la joven estrella holandesa.

Hamilton deseaba olvidar cuanto antes lo sucedido el domingo pasado en Alemania, donde a Mercedes se le aguó, de forma literal y figurada, en su circuito, la celebración de sus 150 años en el automovilismo y de su Gran Premio número 200 en F1.

Pero a la hora de la verdad, Mad Max confirmó que la naranja sí es mecánica; y que, cuando el coche funciona, no falla.