“La camiseta de la Verde es la que más amé en toda mi carrera”

El mediocampista eligió ser futbolista profesional antes que boxeador. “Me encantaría irme de The Strongest con un título”, dijo el jugador de 30 años.
lunes, 05 de agosto de 2019 · 00:04

Paola Calle / La Paz

Su padre quería que fuera boxeador. Él eligió ser futbolista. Para hacer realidad su sueño, Jhasmani Campos  ingresó a la Academia  Tahuichi, donde se formó, saltó al fútbol profesional y luego a la Selección boliviana. Su choque con Leonel Messi y los goles  que marcó para la Verde le dan la credencial para convertirse en un hombre de Selección. 

El cruceño siente que tiene una deuda pendiente con la camiseta atigrada, quiere ser campeón. Sabe que ese será el trampolín para iniciar un  nuevo ciclo en la  Verde de Eduardo Villegas. El actual seleccionador  no lo convocó para la Copa América y él es consciente que  al combinado nacional  van los que estén pasando un buen momento. “Para vestir la Verde hay que tener carácter y sentir amor”, dice.

Campos jugó en Brasil,  pasó por Catar, Tailandia y Arabia Saudita. En los equipos bolivianos defendió los colores de Oriente Petrolero, club en el que  le gustaría culminar su carrera, pasó por Bolívar, Sport Boys y ahora defiende los colores de The Strongest.

¿Cómo se inició en el fútbol?

Me inicié a la edad de siete años, mis padres me llevan a la Academia Tahuichi  en ese tiempo y, bueno, ahí empieza mi amor por el fútbol, después de que mi padre  me había hecho conocer el deporte del boxeo. Desde muy chico vi que a mi papá  le  gustaba que yo boxee con los niños de mi barrio, después vi la pelota. Jugaba con mis amigos y me enamoré de entrada  y le dije a mi papá que me inscriba en la Academia Tahuichi y para ello me exigían que tenga buenas notas.

¿Era aplicado en el colegio?

Sí, te cuento que sí, en básico era muy aplicado, me daban diplomas de honor por ser buen alumno, entonces creo que hacía eso  para ir a entrenar, porque esa era la exigencia en mi casa.

¿Por dónde pasó la decisión de ser boxeador y no jugador?

Simplemente fue algo que pasó rápido, igual a mi mamá le gustó más el amor a la pelota que a los golpes (sonríe), entonces fue algo que se dio entre familia y por suerte me apoyaron bastante desde el primer momento.

¿Hubiese apostado por otra profesión?

Te cuento que sí, en el colegio me encantaba hacer planos, maquetas, me gustaba dibujar edificios en artes plásticas y me gustaba los detalles. Después más grande me hubiese gustado estudiar arquitectura, fue algo que siempre me gustó.

¿Cómo fue su etapa en la Academia Tahuichi?

Linda, la verdad  viví momentos lindos, mi primer viaje fue a los 11 años, un viaje internacional a Paraguay, entonces son cosas inolvidables. Luego viajé mucho por Sudamérica, Estados Unidos, a partir de los 14 años creo que fui entendiendo que el fútbol era parte de mi vida y que podía ser profesional.

¿Cuál fue su primer equipo?

Fue el Gremio de Porto Alegre, de Brasil, salí a los 16 años, me ven jugar en un torneo internacional en Uruguay y se interesan mucho. Se negocia para que vaya al Gremio a entrenar y tuve la oportunidad de estar cinco meses ahí, por decisiones propias decidí volver al país.

¿Cómo fue su regreso al país, a qué club retornó?

Desde niño admiré al fútbol cruceño, también soy de ahí (sonríe) y me gustaba Oriente Petrolero, cuando vuelvo de Brasil hablo con el presidente Roly Aguilera,  actual presidente de la Academia, ya a mis 17 años quería irme a un equipo profesional y quería llegar a Oriente y fue ahí mediante un amigo de una tía que traía jugadores de Brasil al club que pude ir, a Oriente. Arreglaron todo con la Tahuichi para que pueda tener contrato.

El futbolista   con su familia en una de sus vacaciones. 
Foto: Facebook Jhasmani Campos

Después de su paso por Oriente llegó a Bolívar, ¿qué ocurrió en ese fichaje?

Fue un seguimiento de muchos años, estaba en Oriente, en plena juventud daba todo por Oriente y desde el 2008 Bolívar estaba acercándose para que venga a La Paz, pero era muy  difícil, los presidentes pedían mucho dinero, era muy complicado salir, tenía contrato por cinco años en esa época, 2008, 2009 y 2010. Bolívar intentaba, ya luego de salir campeón con Oriente el 2011 se dio mi salida, llegué con mucho deseo porque sentí que  había cumplido un ciclo y quería demostrar mi fútbol acá.

¿Cómo califica su etapa en Bolívar?

Fue una etapa linda, conseguimos cosas lindas, fue algo que me ayudó mucho a seguir creciendo, conseguir títulos, los amigos que hice, luego de eso poder salir al exterior, que era un sueño y lo pude realizar y bueno son cosas lindas. Hubo cosas negativas, el accidente que tuve llegando de Santa Cruz el segundo día de firmar mi contrato que me dejó fuera casi tres meses y medio, luego mi salida de Bolívar, que fue difícil y dura, me fui decepcionado por cómo salí del club, pero bueno uno siempre tiene que pasar cosas buenas y malas en un club.

¿Cómo superó lo de su lesión? 

La verdad que cuando uno está lesionado es  complicado, lo mismo que aquí (The Strongest) me tocó estar fuera casi 40 días sin poder jugar por la lesión en el torneo. Me cuesta la titularidad, muchas cosas, porque había empezado bien. En Bolívar igual ni bien llegando lo del dedo que casi me saca tres meses, con cuatro operaciones, fue complicado, con lágrimas, dolor, sufrimiento, pero en esta vida uno pasa las buenas y las malas y debe tener un equilibrio, pero hay un dicho y lo decía Lorgio Álvarez “llovió y paró”, entonces siempre que tienes una mala experiencia va a pasar y tienes que tener fe que va a pasar. Lo bueno no dura mucho tiempo y uno tiene que tratar de ser equilibrado en eso y puedes mejorar en esas cosas.

¿Es difícil salir al exterior, qué tal la experiencia?

Lo intenté estando en Oriente, me fui al Dínamo de Ucrania, ese equipo jugaba Champions, necesitaba un jugador zurdo, fue 10 días, no me pude quedar, luego volví, estando en Bolívar me fui a Rusia, al Alania, llegué, firmé, estaba en la pretemporada todo bien y tuve una lesión en la parte de atrás de la rodilla que me impidió quedarme. Volví a Bolivia  y bueno no se pudo arreglar el contrato, me quedé en Bolívar, luego de eso me fui a Qatar, jugué en el Muaither SC; pasé por el Bangkok Glass de Tailandia, en Arabia, donde ahí hice bien las cosas. En Qatar convertí muchos goles, tuve la oportunidad de seguir mi carrera por ahí. Los árabes son impredecibles,  son gente un poco complicada, pero bueno fueron experiencias únicas y si me vuelven a llamar no dudo en irme. 

¿Es complicada la vida del jugador?

Sí, seguramente hay gente que piensa que es venir y entrenarse tres o cuatro  horas y se acaba todo. Son 24 horas en la que uno debe estar fuera de casa, alimentarse bien, dormir bien, descansar bien, por ejemplo, viajes. Llegar a una ciudad donde no sabes el idioma,  por eso lo que puedo aconsejar a los chicos que están empezando es estudiar inglés, porque creo que te puede abrir muchísimas más puertas. Entonces es complicado, pero valió la pena todo y gracias a Dios y gracias al fútbol he podido conseguir lo que he querido.

El encontrón  que tuvo Campos  en la Copa América Centenario con el astro Lionel Messi.
Foto: Archivo digital

¿Qué significó su paso por la Selección boliviana?

La ciudad de La Paz para mí es inolvidable, fue la primera convocatoria a la Selección mayor  a los 17 años, me había invitado el profe Ovidio Mesa, a Pinedo y a mí. Ahí empezó  mi historia con la Selección, a los 17 años tener una convocatoria y estar ahí  con gente grande y pesada fue inolvidable. De ahí en más empecé a ir con varios técnicos, con Erwin Platini, que me hizo debutar, Gustavo Quinteros, Xabier Azkargorta, Guillermo Hoyos, Mauricio Soria y el propio César Farías. Ha sido un camino largo y me llena de felicidad, pese a que actualmente no estoy convocado la Selección, es lo más grande  que he podido sentir, como digo es la camiseta que más amé en toda mi carrera.

¿Qué debe tener un jugador para vestir la Verde?

Creo que no cualquiera puede estar en la Selección, siempre  van a estar los mejores. El que esté en el mejor momento, en mejores condiciones, hay que tener carácter, ese amor y tener en la cabeza que uno representa a 11 millones y pico  que van a estar mirándote qué haces y es amar tu país. No importa dónde estés,  tienes que venir. Si estás lesionado, no poner excusas y pelear por los sueños y las tantas personas que van a estar ahí.

¿Un momento que recuerde con la Selección?

Cada momento ha sido inolvidable, pero eso sí los goles que convertí con la Selección -que no son muchos, serán cinco o seis-, cada gol me ha llenado hasta de lágrimas, porque he dejado mi familia por ir a la Selección. He concentrado un mes, mes y medio sin ver a mi familia, mis hijos, vine de Tailandia por la Selección. Son cosas que hablan de amor, si le ponemos amor a la Selección nos puede dar muchas alegrías.

¿Cómo se da su  llegada a The Strongest?

La verdad que fue un interés fuerte después de la Copa América, ya había interés del club para que venga, me decidí quedar en Sport Boys en esa época, luego de Tailandia se acaba mi contrato, me hablaron Bolívar y el Tigre. La gente de Bolívar fue poca seria y el presidente de The Strongest se fue al grano, fue más práctico y no hubo ningún problema y me abrió las puertas. Todavía sigo en deuda, pero me encantaría irme con un título. Dios mediante vamos a pelear por el título.

El volante celebra  uno de los goles en el Tigre.
Archivo digital

¿Es difícil ganarse un puesto en el Tigre?

Ganarse puestos siempre cuesta, uno debe venir a sumar,  pero hay técnicos, están los que mandan en el equipo, hay días buenos y malos, uno trata de trabajar lealmente y hay buenos jugadores. Y quiero y he venido a salir campeón, el año pasado los dos torneos fuimos segundos,  jugamos una final, la perdimos por penales, la gente necesita un título y nosotros también estamos con ansias, no hay que agachar la cabeza y el fútbol te da revancha.

¿Un consejo para los jugadores que se inician?

Si uno quiere esta carrera tiene que  pensar que los años se van rápido. Cuando uno tiene 20 y cree que tendrá  20 toda la vida, no es así. Eso que me dijeron y les digo lo mismo a los jóvenes, aprovechen el tiempo, el fútbol no es para toda la vida.

¿Cómo ve la actualidad del fútbol boliviano?

Estamos en un momento delicado, con problemas creados por nosotros mismos, hablar de lo mismo creo que agota, esperemos que veamos la luz al final del túnel.

HOJA DE VIDA

  • Nombre Jhasmani Campos Dávalos.
  • Lugar y fecha de nacimiento El 5 de octubre de 1988 en Santa Cruz de la Sierra.
  • Trayectoria El mediocampista es tricampeón en el fútbol, profesional boliviano: con Oriente Petrolero (2019) y con Bolívar (2013 y 2015).
66
10

Otras Noticias