César Farías busca inculcar la “filosofía de ataque” en la Verde

“Los equipos sin ambición ni carácter ofensivo no llegan lejos. Nosotros aspiramos a todo, por eso siempre estamos a la ofensiva”, dijo el seleccionador.
lunes, 09 de septiembre de 2019 · 00:00

Marco Mejía / La Paz

“Jugar al ataque”, esa es la identidad que pretende darle César Farías a la Selección boliviana de fútbol en el nuevo ciclo que comenzó hace 10 días. En el  proyecto que  presentó el profesional venezolano a la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), el seleccionador habla de  comenzar a tener un modelo de juego.

El seleccionado nacional que se  clasificó en 1993 al Mundial de Estados Unidos tenía un estilo de juego al mando de Xabier Azkargorta. La afición sabía a qué jugaba aquel equipo de los Marco Etcheverry, William Ramallo, Erwin Sánchez o Julio Baldivieso. Aquella idea se mantuvo por cuatro años más en los torneos de la Copa América 1995 (Uruguay) y la que organizó dos años después nuestro país, donde la Verde consiguió el subcampeonato.

El bajón vino posteriormente y en muchas ocasiones surgió la interrogante,  ¿a qué jugamos?

Farías pretende cambiarle la forma de juego que ha tenido Bolivia en las últimas dos décadas  y para ello tiene claro que se debe “atacar como filosofía”.

“Para ser un excelente defensor, el equipo debe convertirse en un gran atacador. Sé ofensivo. Los equipos sin ambición, ni carácter ofensivo no llegan lejos. Nosotros aspiramos a todo, por eso siempre estamos a la ofensiva”, destaca.

“La posesión del balón significa tener el control del juego. Si tienes la pelota, el adversario no puede hacerte daño. Apuntamos a equipos que valoren como fundamento el juego asociado. La salida limpia desde el fondo es la génesis del buen juego y del orden táctico. Nuestro juego es de posesión, de ofensiva triangular, de verticalidad”, detalla en su plan el DT.

En las últimas cinco Eliminatorias se le pidió constantemente a la Selección ser protagonista en el Siles. Farías coincide y agrega que “debemos jugar en el lado de la cancha del adversario, presionarlo allí. En casa debemos presionar hacia adelante. Estar en la mitad de la cancha y desgastar al rival”.
 
Estrategias

En el proyecto presentado por el profesional a la entidad federativa detalla claramente las estrategias claves que debe inculcar a los jugadores para encontrar un modelo de juego bien definido. En ese sentido, Farías define siete puntos trascendentales para cumplir su objetivo.

1. Tres segundos con el balón en los pies (tiempo entre la recepción y el pase).

2. Circulación del balón de lado a lado con velocidad, para desbalancear al oponente y poder penetrar de cara al gol.

3. El control del balón y el pase debe ser rápido para evitar que el oponente se puede ubicar y ordenar.

4. Cuando el balón llega a un costado y no fluye, el jugador debe entregar la pelota rápidamente hacia el otro costado para evitar la presión.

5. La mejor manera de sacarse de encima la presión del adversario es jugar a un toque.

6. Un pase corto agrupa jugadores. Dos pases cortos agrupan más jugadores.

7. Un regate abre puertas, dos regates las cerrarán.

Áreas de soporte 

Farías tiene a su lado un cuerpo técnico con el que ha trabajado por varios años en clubes y en la Selección venezolana. En este nuevo reto la idea es que todos estén distribuido a lo largo y ancho del territorio boliviano, en sus ciudades de fútbol, para observar cada partido y conversar de manera constante con los futbolistas para tener una perspectiva general del fútbol boliviano en constante actualización, con conocimiento profundo de su desarrollo y devenir en el tiempo.

Como área de soporte se toma en cuenta tener la colaboración de expertos en distintas áreas que ayudarán a un trabajo integral del seleccionado. 

El Equipo de Todos contará con la presencia del psicólogo Manuel Llorens, para el desarrollo del trabajo mental, emocional y motivacional de los jugadores como individuos y partes de un equipo.

En la parte de nutrición, Farías explica que “en nuestros sitios de trabajos anteriores, hemos contado con expertos en nutrición deportiva, para el cuidado y mejoramiento físico de los jugadores, partiendo desde su alimentación”.

En el tema de las estadísticas, se plantea que de la mano con las últimas tendencias del deporte, “la estadística y la métrica en el fútbol es una de las herramientas que utilizamos para el análisis, mejoramiento y desarrollo de nuestros equipos”.

Otro punto a tomar en cuenta es la creación del departamento de videoanálisis para el registro de cada sesión de entrenamiento y competencia de la Selección mayor y menores. Para analizar las distintas situaciones que tendrá nuestro seleccionado, se realizará la grabación en video de todos y cada uno de los entrenamientos y ejercicios, para su posterior edición, análisis y apoyo como una herramienta de corrección a los errores del jugador.
 

El venezolano supervisará todas las inferiores

Página Siete / La Paz 

El técnico  de la Selección nacional será el supervisor de todas las divisiones menores que tendrán competición a nivel internacional. De hecho, en la última semana estuvo al frente del combinado Sub-23 que se alista para el certamen Preolímpico, que se desarrollará en enero de 2020.

Con la Sub -23 se entrenará de  lunes a jueves y competirá de manera oficial en las fechas FIFA a disputarse en octubre y noviembre.

Se planifica  seguir de cerca el Sudamericano Sub-15 que organizará Bolivia  en Santa Cruz de la Sierra y la colaboración será permanente al técnico Cristian Ocampo. “Para nosotros, el desarrollo de los jóvenes siempre ha sido un pilar fundamental de nuestro trabajo. En Venezuela, fuimos los principales propulsores y pioneros en proponer la obligatoriedad de juveniles en los equipos de primera y segunda división, y del trabajo sostenido y metódico en categorías juveniles, lo cual ha propiciado la participación seguida en mundiales de un país que desconocía dicho escenario”, subraya.

El DT cree firmemente que el trabajo con las categorías formativas de los clubes es una base importantísima para la proyección y crecimiento de las organizaciones, impulsando así su sostenimiento en el tiempo y su desarrollo.

“Hemos partido de las siguientes premisas cada vez que nos ha tocado tener influencia en el fútbol formativo de una organización (club o selección), según modelos que hemos estudiado de desarrollo infanto - juvenil en Perú, Bélgica, Portugal, Islandia, Alemania, Venezuela”, explicó.

 

 

22
42