Charla técnica

No se puede jugar la Copa Libertadores sin intensidad

jueves, 1 de octubre de 2020 · 00:00


Sergio Apaza  Director técnico
 No se puede jugar la Copa Libertadores  sin intensidad

Bolívar tiene un gran defecto. Entra dormido. Ante Tigre recibe un gol en los primeros minutos y ante Palmeiras recibe dos goles en los primeros minutos del primer tiempo y el segundo tiempo. Por falta de intensidad.

No se puede jugar la Copa Libertadores  sin intensidad, sin una atención total.

Bolívar juega bien de área a área; es decir, no remata una sola vez en todo el partido porque no tiene profundidad. Anderson Cruz y Álvaro Rey  no tienen amplitud. Diego Bejarano no sube nunca al ataque y tampoco Roberto Fernández. 

Lo trágico para un equipo, cuando tiene la pelota, es no tener profundidad. Bolívar jugó bien hasta el  borde del área rival. En el segundo tiempo, otra vez dormidos y reciben un gol a los dos minutos. Pero Palmeiras pisa un poco más el acelerador y desnuda toda las falencias de un equipo adormecido.

  Individualmente, Bolívar tiene buenos jugadores, pero hay que trabajarlos. Tienen que ir agarrados de una idea futbolística para atacar, para defender, para manejar las transiciones,  para saber qué harán cuando pierden la pelota, para saber qué harán cuando recuperan el balón. Por ejemplo, Bolívar pierde mucho el  balón en la mitad de la cancha y nadie presiona y nadie repliega. No hay defensa en el mundo que soporte esa clase de ataques. Reciben cinco goles y pudieron  ser más.

 Claudio Vivas repite el sistema porque   le dio resultado ante Tigre, pero Palmeiras no es Tigre. No podemos perdonar a un equipo así.

La disposición táctica no fue mala. El problema es que no se cumplió en la cancha. Palmeiras fue tibio y con eso le alcanzó. De nada sirve hacer un buen planteamiento si el jugador no está medido al 100% en el partido. Aunque esa también es la labor del técnico. La intensidad también tiene que crearla el DT.

 

 

 

 


   

14
2

Otras Noticias