Ecuador no se duerme para el partido frente a la Verde

Gustavo Alfaro, técnico del seleccionado ecuatoriano, convocará un equipo joven, veloz y aclimatado a la altura para rivalizar ante Bolivia
domingo, 18 de octubre de 2020 · 00:00

Marco Mejía / La Paz

“A ganar en La Paz”, ese es el objetivo de la selección de Ecuador y de su técnico Gustavo Alfaro, que inmediatamente concluyo el encuentro que  ganó por 4-2 a Uruguay, en Quito, se puso a planificar la siguiente doble fecha de eliminatorias y en especial el encuentro contra Bolivia, que se realizará el jueves 12 de noviembre.

No lo dicen abiertamente, pero saben que la selección por ganar es la boliviana, a la que le deben sacar puntos en el estadio Hernando Siles si quieren aspirar a pelear una plaza para el Mundial de Catar 2022. Como Argentina ya cumplió con ese objetivo, el que venga a La Paz deberá imitar ese rendimiento y Ecuador no es la excepción, más cuando no tendrá el problema de afrontar los 3.600 metros de altitud.

¿Qué está haciendo Alfaro?, el jueves por la noche sorprendió a todos al presentarse  en el palco central del estadio Olímpico Atahualpa, observando las incidencias del encuentro entre Macará y Universidad Católica, para seguir sacando más apuntes,   con el objetivo de ir delineando la convocatoria de jugadores para trabajar desde los primeros días de noviembre. Similar trabajo realiza su cuerpo técnico en otros encuentros del torneo ecuatoriano que está en pleno desarrollo, mientras que en Bolivia aún no existe “voluntad dirigencial” para reanudar el campeonato 

Un cambio de mentalidad

La prensa ecuatoriana recuerda que hace dos semanas, el aficionado común de esa selección  y grandes sectores del periodismo se rascaban la cabeza. La selección despertaba recelo y pesimismo y había razones para estar negativos, ya que el DT había sido el último en ser designado en nuestro continente y  no había tenido tiempo para los entrenamientos, los antecedentes del equipo no eran buenos y las pugnas dentro de la federación hacían presagiar un desastre. 

En apenas un mes, Alfaro tuvo que llegar a Quito y ponerse a trabajar. Se empapó de la base de datos de 60 jugadores seleccionables que había en las oficinas, se hizo su propia idea recorriendo estadios y charló con los jugadores por Zoom antes de trabajar con ellos de forma presencial. Pese al poco tiempo, logró compartir  al equipo su idea de juego y convencerlo de cuál sería el camino para lograr los resultados. 

Las opiniones cambiaron luego de las buenas sensaciones que dejó el equipo frente a la Argentina y luego la goleada ante los uruguayos. Alfaro construyó en apenas cuatro entrenamientos un equipo con una idea de juego que se defendió y que tuvo resultados. 

Con poco tiempo de trabajo, el cuerpo técnico decidió que jugadores jóvenes dieran un paso al frente: Ángelo Preciado y, sobre todo, Moisés Caicedo, de 22 y 18 años, respectivamente, se reafirman como titulares en el equipo. También el lateral izquierdo Pervis Estupiñán (22), Gonzalo Plata (19), Érick Ferigra (19)  y Alan Franco (22) han llegado al primer equipo para dar  frescura y atrevimiento a la formación ecuatoriana.

“Van a terminar jugando los que mejor estén, y si va a estar mejor uno de 20 (años) que uno de 33, jugará el de 20, porque esto es el fútbol. La experiencia la respeto, pero el fútbol es una cuestión de realidades”, mencionó Alfaro a la prensa.

 

 

 

 


   

5
1

Otras Noticias