Diego vs. Maradona, los pecados del ídolo argentino

“Con Diego iría hasta el fin del mundo, pero con Maradona no daría ni un paso”, dijo hace algún tiempo Fernando Signorini, preparador físico del ídolo.
viernes, 27 de noviembre de 2020 · 00:58

Página Siete  / La Paz

“Con Diego iría hasta el fin del mundo, pero con Maradona no daría ni un paso”, dijo hace algún tiempo Fernando Signorini, preparador físico del ídolo. Maradona le respondió: “Sí, pero si no hubiera sido Maradona, todavía estaría en Villa Fiorito”.

El Diez admitió así su lucha interna. Diego vs. Maradona. “Nunca quise ser un ejemplo”,  aclaró después. 

La tapa  homenaje de Página Siete en las calles de La Paz.
Foto: AFP

Maradona creció entre la  miseria.  Tenía apenas 15 años en el momento en que debutó como profesional. Desde ese tiempo  ya era  perseguido por la prensa y la fama. Pero Diego seguía siendo el mismo.

En los años 80, mientras hacía a Argentina campeona del mundo  en el Mundial de 1986, vio cómo su vida personal empieza a tambalearse, con fiestas de tres días marcadas por la cocaína, un hijo no reconocido y sus amistades peligrosas con la Camorra napolitana, que le regalaba un Rólex de oro solo por acudir a sus eventos y posar para la foto.

Los argentinos   hicieron vigilia para despedir al ídolo. 
Foto:AFP

Maradona tuvo al menos cinco hijos reconocidos con distintas mujeres: Dalma (1987) y Giannina (1989), de su matrimonio con Claudia Villafañe; Diego Junior (1986), con la italiana Cristina Sinagra, Diego Fernando, hijo de Verónica Ojeda y Jana (1995), hija de una camarera. También hay varios jóvenes a los que Maradona nunca reconoció como sus hijos, pese a que sus más cercanos, como Matías Morla, aseguraron que él no  tendría problemas en hacerlo.

   Como Best

Maradona eligió irse de este mundo el mismo día que lo hizo 15 años atrás George Best, otro de los genios del fútbol mundial que era capaz de controlar todo lo que pasaba dentro del campo mientras su vida se derrumbaba en la trastienda de los vestuarios de este deporte y esta vida.

Un 25 de noviembre se fue Best, a los 59 años, con el hígado y las entrañas destrozadas por la única pasión de su vida a la que nunca pudo patear, la bebida.

Diego Maradona  con dos de sus hijas y Claudia Villafañe. 
Foto:AFP

 Otro 25 de noviembre, esta vez del infame 2020, se marchó Maradona, tocado después de una vida de trastornos y de montañas rusas que comenzó con su positivo por cocaína en el Mundial de 1994. Aquel incidente destrozó a Argentina en la Copa del Mundo y acabó con la carrera de  El Diego, tal y como cercenó la suya propia Best años atrás, quien a partir de 1971 decidió perder paulatinamente el interés en el fútbol, pasar de asistir a los entrenamientos y comenzar un descenso a los infiernos que terminaría en 2005 con sus huesos en una tumba.

El Senado boliviano homenajea a Maradona

La Cámara de Senadores de Bolivia aprobó ayer una declaración para dar un homenaje póstumo al legendario astro argentino Diego Maradona, quien en 2008 apoyó el reclamo del país a la FIFA para no vetar partidos de fútbol en la altura.

“Rendir un justo y merecido homenaje póstumo a Diego Armando Maradona, por su aporte al fútbol mundial y su defensa en pro de la realización de partidos en ciudades de altura mayor a 2.500 metros sobre el nivel del mar”, dice la declaración senatorial  propuesta por el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, del MAS.

Maradona, fallecido el miércoles, disputó un partido amistoso de fútbol el 17 de marzo de 2008 en el estadio Hernando Siles de La Paz, a 3.600 metros sobre el nivel del mar, en una campaña de solidaridad con miles de familias afectadas ese año por inundaciones.

El encuentro fue organizado por el entonces presidente Morales, un fanático futbolista aficionado y amigo personal del “10”. Allí Maradona manifestó su apoyo a Bolivia que se defendía de la idea que rondaba en la FIFA de prohibir partidos de fútbol en la altura.

Él dijo tras el partido: “Yo con 47 años hoy, le hemos demostrado a la FIFA que se puede correr dentro de esta cancha, que no puede tomar una determinación porque se les ‘cante’ (dé la gana) a ellos, que vengan y que no jueguen con la pasión de ustedes (bolivianos) que quieren jugar en su tierra”.

“Hermano del alma, compañero de lucha, Diego grande, de la patria grande”, le dijo Evo a Maradona.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

1
17

Otras Noticias