En el nombre del padre: la vida del Maestro Ugarte contada por su hijo

Un sueño hecho realidad es el nombre del libro escrito por Juan José Ugarte, uno de los descendientes del hombre que es considerado el mejor jugador de la historia del balompié nacional.
lunes, 9 de noviembre de 2020 · 00:00

Página Siete    / La Paz

Se ubica de espaldas al arquero. Pone sus manos en la cintura.  Es el verdugo,  pero no mira a su víctima. Debe ejecutar un penal en el Brasil-Bolivia.  El árbitro desconcertado pregunta: ‘¿Patea o no?’.    “Usted toque el pito”, responde Víctor Agustín Ugarte. Resignado, el juez da la señal y aparece la magia. El boliviano se da la vuelta y remata. El esférico va derechito hacia la red y con él, un flamante invento. Hubo un día en que se aprendía en la cancha. Hubo un día en el que el genio se recibía de Maestro.

“El arquero brasileño  agarró el balón adentro del arco y la gente aplaudió,  en el Maracaná, por la tremenda hazaña ante 55.000 personas. Los brasileños, que ganaron 7-1, aplaudieron y comenzaron a gritarle maestro, maestro…”, cuenta Juan José Ugarte, hijo de Víctor Agustín Ugarte, el considerado mejor jugador de la historia del fútbol boliviano.

Esa es una de las anécdotas ocurridas en los años 50, del siglo pasado,  y descritas en el libro Un sueño hecho realidad para homenajear al Maestro.

Erwin Sánchez,  Víctor Agustín Ugarte y Marco Etcheverry.
Foto: El Salto al Futuro

 “Es una idea que surgió en  1989, más o menos, para dejar un legado que hable de su historia, de su vida, de sus inicios,  para que la gente conozca al máximo futbolista de la historia de este país”, resalta.

 Ugarte nace en Tupiza,  el 5 de mayo de 1926. Se hace  en los cerros de Aranjuez y con el palo de doña Leandra, su abuela. “El libro habla de cuando mi padre era niño, en Tupiza. Se crió con la enseñanza de  su abuelita. Era huérfano. Corría por los cerros de Aranjuez. Él practicaba atletismo y con los años fue adquiriendo la disciplina que lo llevó a ser un gran deportista”, explica Juan José, quien cuenta con la experiencia de haber escuchado  las  interminables charlas de padre a hijo.

 La obra muestra los inicios del ídolo que soñaba con ser un Arsenio Erico,  el futbolista paraguayo que más goles hizo en la historia del fútbol argentino, con 295 gritos en 325 partidos.

“Cuando mi papá tenía cinco o siete años, el sueño de él y sus compañeros  era ser como Erico, una de las estrellas del fútbol argentino”, refuerza Juan José Ugarte que utiliza un “ juego de palabras para mostrar que  un sueño se puede hacer realidad, que un niño llegue a  ser una estrella”.

 Ugarte  es estrella de la Academia de Tembladerani. “Mi corazón está partido, un lado le pertenece a mi Bolívar y el otro a Bolivia”, decía el Maestro.    

Es  campeón del  Sudamericano de  1963. “Le dieron una motocicleta  argentina como premio, a los demás les dieron unas bicicletas, las Hércules. Él no la manejaba bien. Un día, cuando llevaba a pasear a mi segundo hermano, los dos se estrellaron en una pared y mi hermano se partió la frente. Mi madre hizo vender la moto, luego de eso”, cuenta  el tercer hijo de Vìctor Agustín Ugarte.  

Una de  las páginas de la obra para recordar al Maestro.
Foto: Juan José Ugarte

 Homenajeado en 1994 

“Gracias a don Guido Loayza, mi padre fue al Mundial de Estados Unidos. Don Guido fue  el promotor para llevar a mi padre como un representante del deporte boliviano ante el mundo. Don Guido  lo llevó y luego le hicieron tomar una foto histórica con Marco Etcheverry y Erwin Platini Sánchez”, rememora. Pero aclara que “mi padre fue más grande que ellos dos. Mi padre es  un ícono y campeón del sudamericano de 1963, un título que nadie más repitió en la historia”. 

Ugarte fallece en  1995, luego de una intervención quirúrgica, en el Hospital Obrero de  La Paz, a los 68 años. “Tenía la inflamación de la vesícula.  Hubo negligencia médica”, protesta el hijo que habla en nombre de una leyenda, en el nombre  de  su padre.

El Maestro  Ugarte

  •  Trayectoria Comenzó su carrera profesional en  el club Bolívar, en 1947; en 1958 firmó por el club San Lorenzo de Argentina y años más tarde también jugo en el Once Caldas de Colombia.
  • Selección Por la Verde jugó en el  campeonato Sudamericano de selecciones los años: 1947, 1949, 1953, 1959, 1963. También disputó el Mundial de Brasil 1950, cuando el combinado nacional asistió por invitación. 
  •   Colombiano  Según Juan José Ugarte, cuando el Maestro jugaba en el Once Caldas, el gobierno de Colombia le ofreció “30.000 dólares para que se naturalice. Pero mi padre no aceptó. Luego, le comentó esa anécdota al presidente de Bolivia Víctor Paz, quien le prometió algo similar, pero no le cumplieron”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

46
1

Otras Noticias