Serginho: “Morimos por jugar la Copa Libertadores”

El volante brasileño que llegó al país en 2017 ya sumó dos títulos con la casaca aviadora. Fue campeón en el Apertura 2018 y en el Clausura 2019.
lunes, 17 de febrero de 2020 · 00:04

Rainer Durán  / Santa Cruz, El Deber

Llegó a Wilstermann a mediados de 2017 y desde entonces se ha convertido en un referente del equipo cochabambino. El brasileño Serginho ya lleva dos títulos con la casaca aviadora, ya que fue campeón en el torneo Apertura 2018 y en el Clausura 2019, y según sus propias palabras, quiere seguir cosechando alegrías en el  país.

El balance general establece que su estadía en Wilstermann es y ha sido exitosa, pero también ha estado marcada por varias polémicas de las que prefiere pasar la página aunque es inevitable referirse a ellas como el altercado con el entonces DT de Blooming, Erwin Sánchez, en 2018, y el abandono de la cancha que hizo el año pasado por haber sufrido insultos racistas.

¿Cómo está Wilster hoy, qué aspectos hay que mejorar y qué proyección tiene?

El rendimiento creo que es bueno. Si bien en las tres primeras fechas no logramos los resultados esperados,  ya que sólo logramos tres puntos, pero después el equipo fue agarrando ritmo y estamos mejorando. Hemos ganado partidos importantes, pero sabemos que lo que se viene también es importante y difícil. 

El 4 de marzo Wilstermann debutará de local en la Copa Libertadores ante Colo Colo de Chile. ¿Ya han puesto la mirada en ese encuentro o por ahora están centrados en el  Apertura?

Primero trabajamos para tratar de ser punteros en el torneo Apertura, aunque sabemos que la Copa es importante. Tenemos que pensar primero en los partidos que vienen y luego nos centraremos en la Copa Libertadores cuando llegue el momento. El club se muere por jugar la Copa pero no tenemos que descuidar el torneo local, que es importante. Todo tiene su momento. 

La familia  de Serginho se identifica con los colores del campeón del balompié nacional.
Foto: Facebook Serginho

En la Libertadores tendrán rivales con tradición copera como Colo Colo, Peñarol de Uruguay y Atlético Paranaense de Brasil… 

Son grandes equipos, de mucha jerarquía y tienen tradición en la competición. Colo Colo y Peñarol saben de ganar este torneo y Paranaense no se queda atrás, pues fue campeón de la Copa Sudamericana. Nosotros tenemos que ser fuertes en casa y si hacemos las cosas de la manera correcta podemos asegurar los puntos de local y sumando alguno de afuera, podemos estar en la siguiente fase, pero todo se verá en su momento.

 ¿Qué ha sido clave para que en poco más de dos años y medio hubiera logrado dos títulos en Bolivia?

Primero que estoy feliz por esos éxitos. Ganar dos títulos en ese tiempo no fue nada sencillo y saber que somos parte de esa historia me da mayor motivación para trabajar todos los días, estoy contento y cómodo en Bolivia. Tengo el cariño de la gente en Cochabamba y lo único que me queda es seguir trabajando.  

Estuvo en 14 clubes en su carrera deportiva, desde 2006. ¿Cuál de todos ha sido el mejor equipo en el que jugó?

Ha habido equipos con mucha jerarquía en los que jugué, sobre todo en Brasil donde hay más de 60 clubes con una gran estructura. Puedo mencionar a Botafogo o Red Bull Brasil que ahora tienen presupuestos grandes y son clubes grandes. Además,  en Wilstermann encontré un gran club, porque gana títulos, por la hinchada, porque siempre juega Libertadores, algo que no pude hacer en Brasil. Este club es distinto por todo eso; yo solía verlo por la tele y ahora soy parte de él,  por eso voy a llevar a Wilstermann toda mi vida. 

Defendiendo la camiseta del rojo cochabambino, ¿cuál ha sido el equipo más duro al que se enfrentó en Bolivia?

Pienso que todos los rivales son complicados, pero sabemos que tenemos un campeonato aparte con The Strongest y con Bolívar. Son partidos que le gustan a la hinchada y que no podemos perder, porque son equipos que hacen un buen fútbol y la gente que va al estadio tiene la certeza que va a mirar un buen partido. 

¿Esos clubes en algún momento lo tentaron para que se sume a sus filas?

Eso lo guardo sólo para mí. No me gusta hablar mucho de ese tema porque es muy personal. Ahora estoy contento en Wilstermann y sólo quiero hablar de mi actual equipo.

 ¿Y cuál ha sido el jugador más duro que le tocó enfrentar en Bolivia?

En el fútbol boliviano hay jugadores duros como lo hay en toda Sudamérica. No hay algún jugador especial que te pueda nombrar en este momento, ya que tengo respeto por todos. Ellos tienen su manera de jugar como yo tengo la mía. En Bolivia hay buenos defensores. 

Dijo que antes de  Wilstermann estuvo a punto de dejar el fútbol. ¿Ahora con 35 años ya tiene pensado hasta cuándo jugar o hay Serginho para rato?

Eso fue algo que me pasó en Brasil por otro tema que no fue en lo deportivo. Pensé eso cuando tenía 32 años porque en el fútbol pasan cosas, pero hoy estoy muy bien físicamente, futbolísticamente, anímicamente. Estoy en una gran etapa en  mi club y no pienso en el retiro porque tengo muchas cosas que ganar con Wilster. Siempre hablo con mi esposa y mis hijos en sentido que nadie me diga cuándo me tengo que retirar, ya que cuando llegue el momento yo haré una evaluación de mi carrera y ahí decidiré si sigo o no. Por ahora estoy muy bien y espero mantenerme así para que mi retiro tarde en llegar. 

¿Tiene algún objetivo por cumplir en su carrera?

Este año quiero ganar más títulos con Wilstermann,  y en la Copa Libertadores pasar a la siguiente fase será importante para el club y para nosotros. Los títulos con mi equipo son mis objetivos de todos los días. 

Serginho (der.)  ante un rival de Oriente Petrolero.
Foto: APG

Fue  tildado de polémico por algunos casos puntuales, como la discusión que tuvo en el  Apertura 2018 con el entonces DT de Blooming Erwin Sánchez, oportunidad en la que casi llegan a los golpes. ¿Ese problema murió en la cancha o quedaron cuentas pendientes?

Lo que pasa en la cancha se queda en la cancha. En lo que a mí respecta está todo tranquilo.

¿Si ve a Erwin Sánchez  fuera de una cancha lo  saludará?

No tengo nada contra nadie, yo vivo mi vida tranquilo y bien.

El año pasado, en el torneo Apertura, también contra Blooming, dejó la cancha por insultos racistas y fue noticias mundial. ¿Ese problema lo marcó?

Sí, me marcó, pero de eso ya no quiero hablar, ya hablé en su momento de ese problema y dije lo que tenía que decir.

Sin embargo, al tratarse de un tema tan delicado, ¿cree que lo que hizo marcó un antes y un después en el fútbol boliviano en el tema de racismo?

Como le dije,  ése es un tema cerrado, me lastimó mucho y no quiero hablar más de ese tema.

Alguna vez mencionó que tiene un vicio, una debilidad, que es la pizza, ¿qué tanto le gusta?

Tengo todavía esa debilidad, me gusta, siempre comemos una pizza en familia porque también es del agrado de mi esposa y de mis hijos, así que todas las semanas comemos pizza. Es un plato mundialmente conocido y nos encanta. En mi caso trato de no comer mucho para no estar gordito (se ríe), ya que hay que cuidarse, pero no pasa una semana sin que comamos una pizza. 

¿Tiene preferencia por alguna comida típica cochabambina?

En Cochabamba las comidas tienen mucho picante y yo no como picante. Alguna vez probé salteña y en otra oportunidad silpancho, pero lo sentí muy picante, así que trato de comer algo sencillo. 

¿Ya se acostumbró del todo a Cochabamba?

Sí, por supuesto. Acá en Cochabamba vivimos muy bien, es una ciudad que nos encanta mucho, ya que tiene un clima parecido al de algunas ciudades de Brasil, entonces me cae muy bien. Mis hijos están adaptados, tienen sus amigos y mi señora también esta cómoda en esta linda ciudad.

El volante  llegó al fútbol boliviano  hace casi tres años.
Foto: Facebook Serginho

¿Pensó  en quedarse a vivir en Cochabamba?

Yo procuro vivir sin hacer muchas proyecciones a futuro porque uno no sabe lo que pueda pasar, pero Cochabamba es un sitio que nos agrada mucho, porque es una ciudad que nos ha recibido muy bien. En este momento no sé, pero después cuando me retire, lo cual está muy lejos, ya veremos.

¿Piensa ser  director técnico en el futuro?

La verdad que no me gusta, no tengo ninguna proyección ni la intención de ser entrenador. Con la experiencia que tengo me dan ganas de ayudar a los más jóvenes en el fútbol para que vayan por buen camino y tal vez aportar al club más adelante de esa manera.

¿Qué le dice al hincha de Wilstermann?

Que nos apoye siempre como lo hace en todos los partidos cuando nos toca jugar, ya que en todos los estadios siempre hay un hincha de Wilstermann. Los seguidores de este equipo son muy orgullosos de su club y de su historia. Sabemos que siempre están en las buenas y en las malas, no nos abandonan. Nosotros tenemos que sacar los partidos adelante y creo que podemos lograrlo todos juntos. Vamos a dejar todo en la cancha para verlos contentos.

El brasileño  de 35 años con el trofeo de campeón.
 Foto: Facebook Serginho

 

13
3

Otras Noticias