Djokovic reina en Australia, por su mentor Kobe Bryant

“Era muy importante en mi vida y era un mentor para mí. Estén con sus familias”, dijo el ganador de ocho grandes australianos, en la premiación
lunes, 3 de febrero de 2020 · 00:02

AFP / Melbourne 

El serbio Novak Djokovic (N.2) conquistó por octava vez el Abierto de Australia al batir en la final al austriaco Dominic Thiem (N.5), ayer en Melbourne, triunfo que le sirve para alcanzar los 17 torneos de Grand Slam y recuperar el número 1 mundial.

En medio de su celebración, el serbio recordó a su “mentor” Kobe Bryant. “Era muy  importante en mi vida y era un mentor para mí; Kobe Bryant falleció también junto a su hija y simplemente me gustaría decir que esto es un recordatorio para todos nosotros de que debemos estar juntos más que nunca”. “Estén con sus familias, permanezcan cerca de la gente que los quiere y que los cuida", continuó Novak. 

 Djokovic, que venció en cinco sets por 6-4, 4-6, 2-6, 6-3 y 6-4, se queda a dos 'grandes' de Rafael Nadal (19) y a tres de Roger Federer (20) en la carrera por el récord que mantienen las tres leyendas del tenis. "Sin duda es mi torneo favorito y estoy bendecido por haberlo ganado ocho veces", declaró al recoger el trofeo.

La noche perfecta del serbio de 32 años en la Rod Laver Arena la completó su recuperación del número 1 mundial, en la lista de la ATP que se publica hoy, desbancando a Nadal, eliminado por Thiem en cuartos de este Abierto de Australia. 

Djokovic se convierte en el tercer jugador en la historia en ganar ocho o más ediciones de alguno de los cuatro grandes. Los otros dos son Nadal en Roland Garros (12 triunfos) y Federer en Wimbledon (8). Thiem, de 26 años, pasará del quinto al cuarto lugar de la ATP el lunes. Llamado a tomar el relevo de los tres gigantes del tenis, perdió su tercera final de Grand Slam, tras haber cedido ante Nadal en Roland Garros 2018 y 2019. 

Ayer remontó tras la pérdida del primer set y llegó a estar con 2-1 en el marcador, en un tramo del partido en el que Djokovic se mostró irreconocible. El serbio estuvo apático, en ocasiones sin ofrecer resistencia a Thiem. Un paso por el vestuario le hizo despejar la mente y recuperar el vigor físico. "Mi energía se colapsó por completo. Me comencé a sentir mareado, no me creía lo que me pasaba. Estuve a punto de perder el partido", explicó Djokovic en rueda de prensa sobre su bajón. Con el inicio de la cuarta manga se volvió a entonar y mediado el set alcanzó el nivel de crucero que le llevó a ganar en 3 horas y 59 minutos de juego.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

17