26 años después: El día que Bolivia tocó el cielo en el Soldier Field

miércoles, 17 de junio de 2020 · 00:01

Página Siete / La Paz

Estadio Soldier Field. 63.117 espectadores en las gradas. 36 grados de temperatura. Son las 15:00 del viernes 17 de junio de 1994. El árbitro mexicano Arturo Brizio Carter ordena el inicio del partido Bolivia-Alemania. La Verde se estrena en el Mundial de EEUU. El país toca el cielo. 

Un día como hoy, hace 26 años, la Selección hacía historia. “Tuvo el privilegio de jugar el partido inaugural contra el campeón mundial de 1990, la selección alemana. Fue el 17 de junio de 1994 en el estadio Soldier Field de Chicago, ante 63.117 espectadores, el número más alto de espectadores en un partido mundialista jugado por el equipo nacional”, escribió Carlos Mesa, expresidente de Bolivia e historiador. 

Bolivia presentó a Trucco en el arco; Cristaldo, Sandy, Quinteros, Rimba y Borja (capitán) en la defensa; Soria, Melgar y Baldivieso (Moreno) en el medio; E. Sánchez y Ramallo (Etcheverry) adelante.

Alemania presentó a Illgner, Matthaus, Kohler, Berthold, Hassler (Strunz), Effenberg, Sammer, Moller, Brehme, Klinssmann y Rielde (Basler).

"Este logro fue posible gracias a la eficiente gestión de Guido Loayza como presidente de la FBF, acompañado por Walter Kreidler y Mauricio González como vicepresidentes, Javier Caballero como secretario general y Willy Soria como tesorero. Percy Luza fue presidente de la comisión seleccionadora, Marcelo Claure gerente de la FBF en Estados Unidos y Julio Peñaloza director de prensa. Como justo homenaje se invitó a Víctor Agustín Ugarte como capitán honorario y se designó a los veteranos Carlos Borja y Milton Melgar, como capitanes alternos del seleccionado", apuntó Mesa.​

La descripción de Mesa

No ocurrió lo previsible. Alemania no fue una tromba y Bolivia no fue un convidado de piedra. En los primeros 25 minutos los germanos apostaron a un ataque vertical sobre la base de Klinssmann como un ‘panzer’ y apoyado por la técnica de Riedle. Los bolivianos tardaron en organizarse, pero en cuanto el balón fue trabajado con talento por Melgar (el mejor jugador de la cancha) los tiempos fueron de los verdes. El toque en un tic-tac perfecto llevó el juego al medio campo y fue administrado por Bolivia. 

Con pases medidos la selección llegó al área alemana más de una vez. Ejemplo: sale Quinteros para Soria, este a Rimba que se la da a Baldivieso quien con taco pasa a Ramallo, el nueve entrega un pase retrasado a Platiní que remata de media distancia, despejado apenas por Illgner con dificultad. El fútbol centralizado con un trabajo creativo de Melgar, Baldivieso y Sánchez, frenó todo intento de los albinegros sobre el arco de Trucco, por eso el primer tiempo terminó igualado a cero. En el intermedio la cancha fue abundantemente regada por el sistema de aspersión.

En la segunda mitad el juego no se modificó sustancialmente hasta que a los 16’, Matthaus despejó con un pelotazo largo desde atrás, corrió Hassler y la pasó para Klinssmann en el límite de la posición adelantada, Trucco salió fuera del área ante la evidencia de una defensa desfondada y resbaló en la cancha mojada. Remate suave Klinssmann ante arco vacío y gol, el único de un encuentro que fue muy parejo. A los 34’ Azkargorta envió a la cancha al Diablo Etcheverry –en sustitución de Ramallo– quien había trabajado meses en recuperarse de la grave lesión de ligamento cruzado de su rodilla sufrida en el Colo Colo de Chile.

El ingreso del símbolo de Bolivia generó mucha expectativa. Menos de tres minutos después, una jugada fuerte de Matthaus en su contra, provocó una reacción del Diablo. El árbitro, Arturo Brizzio de México, que como mucho debió sacar amarilla, expulsó al jugador nacional y le frustró el mundial. El partido concluyó con triunfo alemán por la mínima diferencia (Historiadelfutbolboliviano).

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

11

Otras Noticias