La verdad de los derechos de Tv en el fútbol profesional

sábado, 12 de septiembre de 2020 · 00:00

Iván Monje / Exdirigente de fútbol

Como es de conocimiento público, un clan de amigos se ha apropiado de cargos en la Federación Boliviana de Fútbol en un autodenominado comité ejecutivo. Este grupo de beneficiarios de sugestivos bonos navideños, ha decidido usurpar y apropiarse de bienes intangibles que son de propiedad privada –los clubes profesionales-, concretamente sus derechos de imagen.

Sin autorización de los propietarios, publicaron una licitación para la venta de los derechos de transmisión de los partidos del fútbol profesional boliviano, asumiendo erróneamente que los integrantes del G6 serían parte de la bolsa a negociar. Y esa licitación ilegal dio sorpresas interesantes, sobre todo basadas en las cifras que el Sr. Marcelo Claure había ofertado públicamente un par de semanas antes, es decir $us 100 millones por 10 años más las utilidades y crecimiento patrimonial de la sociedad Unidos por el Fútbol.

Las propuestas más altas presentadas en la licitación ilegal consideraban un valor promedio de $us 45 millones por cuatro años. Esa cifra, que en primera instancia podría ser superior en sólo 12,5% a la propuesta de Unidos por el Fútbol, es el límite superior al que podrían llegar las empresas interesadas en adquirir los derechos de transmisión. Y claro, la gran mayoría pensó –inocentemente o por desconocimiento y entusiasmo- que es una mejor propuesta que la del G6. Pero eso no es verdad, hay un engaño que necesariamente debe ser expuesto.

La empresa intermediaria tiene un negocio adicional, es decir revender los derechos de transmisión a las emisoras o los broadcasters (Fox, ESPN, Eurosports, etc). Ése valor de reventa le genera una gran utilidad en el rango de $us 10 - 20 millones. Es decir, los derechos de transmisión no valdrían los $us 45 millones sino al menos $us 55-65 millones, si es que no es más. 

Cuando se lee la propuesta de Unidos por el Fútbol, dice textualmente: “los clubes tendrán acceso a un rédito económico derivado de tres componentes: una cuota mínima garantizada, la distribución de utilidades sobre la explotación de los Derechos y el crecimiento del patrimonio de Unidos x el Fútbol.” En otras palabras, al eliminarse el intermediario, el valor a recibir por la venta de los derechos de transmisión serán los reales que pagan los broadcasters y toda la utilidad será directamente en favor de los clubes. 

Asimismo, es muy interesante ver que el modelo de autogestión de venta de los derechos de transmisión es el que se está imponiendo en el mundo de los espectáculos deportivos. La Liga Italiana ha confirmado la venta directa de sus derechos. Es obvio, habrá más dinero para los clubes.

En otras palabras, los clubes no deben ceder sus derechos de transmisión a los intermediarios y deben continuar con el proyecto del G6 y que sea un negocio del G14, aunque eso signifique que a los miembros del comité ejecutivo de la FBF ya no les llegue bonos navideños. El verdadero negocio está en la autogestión y venta directa a los broadcasters. Todo lo demás es un engaño de cifras que marean al mejor intencionado y confunden a los clubes, que creen que los $us 45 millones son lo mejor que puede pasarles, sin darse cuenta que están dejando al menos un 20% de utilidades en el camino para beneficio de otros.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias