Fútbol vertebral

Siete décadas de clásicos

miércoles, 16 de septiembre de 2020 · 00:00


Carlos D. Mesa G. Expresidente de Bolivia


 A 70 años del nacimiento del profesionalismo 

El clásico Bolívar-The Strongest/The Strongest-Bolívar es parte viva de la historia del fútbol paceño y, por supuesto, del fútbol boliviano. Es también esencia del fútbol profesional que no gratuitamente nació en la pujante La Paz, apenas dos años después de la celebración de su IV Centenario. Era entonces la principal ciudad de Bolivia, la más poblada y la que tenía mayor influencia en la economía nacional.

 La fecha que marca el calendario para el partido inaugural entre aurinegros y celestes es el 17 de septiembre de 1950. El profesionalismo había nacido pocos meses antes, el 25 de mayo, cuando la entonces “La Paz Football Association” creó la sección profesional y modificó sus estatutos. Fue bajo la batuta del Dr. Alfredo Mollinedo acompañado de figuras tan destacadas como Jorge Carrasco, Kurt Koenigfest, Jorge Jáuregui o Lauro Ocampo.

Esa tarde de septiembre el Siles se vistió de gala como hace cada vez que juegan los dos eternos rivales de La Paz. El cronista de esa historia, Jorge Hochmann, con su obsesiva precisión -era la “voz comercial” más caracterizada de los relatos deportivos-, marcó la hora exacta del minuto cero del encuentro en su imprescindible libro  La fiesta del fútbol  (1981), las 16:02.

Bolívar formó con Conrado Kramer, Walter Vascones, Celestino Sandoval, Guillermo Baldellón, Ramón Guillermo Santos, Arturo Miranda, Edgar Vargas (Fernando Sanzetenea), Mario Mena (Benjamín Ugaz), Arlindo Puertas, Víctor Agustín Ugarte y Walter Orozco.

The Strongest alineó a  Ángel Vásquez, Alberto Achá, César Ramírez (Juan P. Valdivia), Ezequiel Calderón, Demetrio Ferrel, Mario Vargas Z, Carlos Trujillo, Carlos Lazón (Luis Bustillos), Jaime Rosenbluth, Serapio Vega y Severo Orgaz.

Con estadio lleno se recaudaron 159.970 bolivianos. Arbitró el encuentro Carlos Paredes. El resultado fue un 4 a 0 a favor de Bolívar, que adelantaba en esa confrontación lo que sería el desenlace, los celestes se coronaron campeones del primer torneo del profesionalismo nacional. Walter Orozco, puntero izquierdo que había integrado la selección nacional en 1945, abrió la cuenta a los seis minutos del primer tiempo, a los 17 anotó el segundo el más grande jugador de la época, el inolvidable Maestro  Víctor Agustín Ugarte, que era un “fijo” del equipo Bolivia desde 1947. Cerró el póker Arlindo Puertas con un gol a los 39 de la primera parte y el broche de oro a los 41 del segundo tiempo.

Desde entonces han pasado 70 años. 109 partidos hasta el nacimiento de la Liga (1950-1977), 207 encuentros ligueros (1977-2017) y 11 en la División Profesional (2018-2020). 327 partidos, a un promedio de casi cinco clásicos por año.

 Sin duda el enfrentamiento entre dos equipos que se ha jugado más veces en toda la historia del fútbol rentado de Bolivia, con una “casa propia” magnífica, el viejo y el nuevo estadio Hernando Siles que, salvo sus años de cierre por ampliación y alguna otra excepción, fue y es el lugar de la cita sagrada que convoca a las dos grandes hinchadas en las dos curvas del campo deportivo.

Académicos y aurinegros se han enfrentado además en torneos internacionales. Seis veces en la Copa Libertadores y en cuatro ocasiones en la Copa Sudamericana. Como yapa podemos contar también 22 partidos en la Copa Verano/Invierno (2005-2016).

Si de figuras se trata, para la primera etapa no cabe la menor duda de que las superestrellas de Bolívar fueron Víctor Agustín Maestro  Ugarte y Ramiro Blacutt; en The Strongest los grandes referentes fueron Max Chino Ramírez y Rolando Perro  Vargas. En la fase liguera el gran capitán celeste fue Carlos Aragonés y su sucesor, el otro gran capitán, Carlos Borja, inolvidable también Vladimir Tres pulmones Soria. 

Del Tigre a qué dudar, Lucho Galarza y Ricardo Tano Fontana. Más tigres que celestes pero protagonistas en ambos clubes, Ovidio Messa y Luis Fernando Zorro Bastida. En los noventa más celeste que tigre Julio Emperador Baldivieso y al revés Óscar Cabezón Sánchez. Como el top del paceñismo (junto a Blacutt) el aurinegro Ramiro Chocolatín Castillo. Hay lugar también vistiendo ambas camisetas para los gigantes Erwin Chichi Romero, Milton Melgar, Marco Diablo Etcheverry (sólo celeste) y Erwin Platiní Sánchez (solo celeste).

 Del último periodo un mito viviente para los atigrados, Pablo Pájaro Escobar y el talentoso Juanmi Callejón para la Academia, o la fuerza imparable de Walter Flores en Bolívar o Sandro Coelho y la estampa del pequeño grande Alejandro Chumita Chumacero en The Strongest. Nos dejamos infinidad de nombres en el tintero, pero no la evidencia de que el profesionalismo boliviano no se puede entender sin este partido, la fiesta y la tensión del fútbol que protagonizan los dos equipos más laureados del fútbol boliviano en toda su historia y en particular en el profesionalismo. Siete décadas no son pocas, mucho más si consideramos que tuvieron su tiempo preparatorio de 18 años de amateurismo entre 1927 y 1949. 

Es toda una vida de emociones, de esperanzas, alegrías y penas. Qué sería el fútbol sin las respectivas dosis de sonrisas y lágrimas. Bolívar y The Strongest fueron dos de los nueve clubes que fundaron el profesionalismo, dos de los 15 clubes fundadores de la Liga y dos de los catorce clubes fundadores de la División profesional. Ambos acumulan nada menos que el 50% del total de títulos de toda la historia de nuestro fútbol rentado. ¡Y van por más!

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

5
2