Anuncian procesos en contra de expresidentes de San José

lunes, 21 de septiembre de 2020 · 00:00

APG / La Paz

El Tribunal de Honor de San José anunció ayer que colaborará con las autoridades de los colegios de Auditores y de Abogados de Oruro para "castigar de manera ejemplar" a los dirigentes que dejaron sumido al club en la más grande crisis económica.

Luis Cossio Alanez, presidente de ese Tribunal, aseguró que queda en manos del Colegio de Abogados el establecer esos responsables con nombre y apellido, una vez que el Colegio de Auditores terminó con su trabajo.

El crédito orureño está sumido en la más "espantosa crisis económica" por malas administraciones que se dieron tras la salida del presidente Florencio España, que, si bien dejó una sede, se olvidó de pagar impuestos que solo crecieron con el paso de los años, e hizo que se devore la sede que España había comprado.

El Colegio de Auditores de Oruro terminó su trabajo. El dictamen fue entregado al Colegio de Abogados el pasado 15 de junio y en cualquier momento iniciarán acciones legales contra los responsables del arbitrario manejo.

Walter Mamani (2010) y Freddy Fernández (2012) deben rendir cuentas. Arturo Murillo, Wilfredo Ortuño y Edwin Zeballos fueron pasajeros y recibieron el club sin informes económicos transparentes.

Wilson Martínez, el expresidente, salió de la cuarentena tras dar positivo al Covid-19. "Esta es una gran institución y que admiramos mucho, para empezar esto no pasó en nuestra gestión y creo que es responsabilidad de cada directorio cuidar los ambientes del club", dijo.

El expresidente aseguró que "no eran entradas de mi gestión las que se quemaron, como dicen las malas lenguas. Eran entradas anteriores a mi gestión". Martínez afirmó que, al dejar el club, todos los documentos entregaron en presencia de un notario. "Nuevamente son solo calumnias, entregamos todos los documentos, pero la verdad siempre sale a flote".

Sobre la pignoración a favor de FABOL y el pago de la deuda por la ropa de la empresa McLauren, Martínez dice que "había dos retenciones de más de un millón de dólares de cada institución. Si no pagábamos no podía salir ningún dinero de la FBF, es más si no arreglábamos ni esos 550 mil dólares podían recoger los agremiados. Duele ver como se está informando".

El expresidente aclaró que la deuda no es de su gestión y que la misma creció por descuido del directorio de España y los siguientes. Martínez sostiene que esos pagos originaron un desfase en su administración. "Eran deudas muy grandes, que nos hizo variar todos los planes. Armamos buen equipo, pero todo se fue cayendo por deudas aquí y deudas allá, fue algo de todos los días y casi insostenible", dijo.