Minuto 90

Vivas acertó; Rey lee el juego, es un tesoro

miércoles, 23 de septiembre de 2020 · 00:00

Sergio Apaza / Director técnico 
 

Bolívar cambia de sistema y cambia varios nombres. Claudio Vivas acierta porque forma una línea de cuatro con Diego Bejarano, Adrián  Jusino, Luis  Gutiérrez y Enrique Flores. Delante de ellos pone a Cristhian Machado, un hombre de marca,   y delante de él pone una tercera línea con dos extremos y dos enganches. Primero pone a Álvaro Rey por la derecha, Leonardo Vaca por la izquierda, y después se cambian Juan Carlos  Arce con Erwin Saavedra, de enganches y adelante Marco  Riquelme. Arma un 1-4-1-4-1.

 El equipo rival utilizó el mismo sistema que usó en Paraguay, 4-3-2-1, con Diego Morales, el 10 que maneja todos los hilos del partido, y con el delantero Pablo Magnín que gana todo, excepto en el penal. 

Bolívar entra dormido y Tigre entra con todo. Se recompone Bolívar y lleva el juego al campo de Tigre, que demuestra la hilacha, y se ve que es un equipo de segunda categoría. Bolívar se lo lleva por delante. Creo que si el primer tiempo terminaba 4-1, no hubiese sido exagerado.

 Se notó la diferencia de categoría y la diferencia de jerarquía individual y colectiva. Bolívar borró a Tigre. Todos nos dimos cuenta de esa diferencia, menos los jugadores de Bolívar. En el segundo tiempo prácticamente Tigre no llegó. Bolívar tuvo un par de mano a mano. Riquelme pudo haber sido la figura y Javier Rojas terminó llevándose ese título.  Rey es una muy buena incorporación, es un jugador que lee el juego y hoy, encontrar jugadores que leen el juego   es encontrar un tesoro.

 Bolívar empató un partido que pudo ganar. Si todo el equipo jugara como Riquelme, Bolívar sería mucho más equipo a nivel internacional. La lectura de Vivas fue buena.  Cambió de sistema, armó un equipo con prácticamente cinco jugadores para defender y cinco para atacar.  Cuando el técnico se equivoca, el rival te domina, genera muchas situaciones de gol.  Cuando el técnico acierta, ocurre lo contrario y Bolívar fue superior. Demostró que hay una diferencia entre un equipo de segunda de Argentina y uno de primera de Bolivia.

 

 

 

 


   

Otras Noticias