Selección: Rojas, el golero de moda, tiene más ritmo de juego que Lampe

El portero de Bolívar se destaca en la Copa. El guardameta de Always, principal candidato para atajar ante Brasil, no juega desde hace seis meses.
jueves, 24 de septiembre de 2020 · 01:18

Marco Mejía  / La Paz

 Javier Rojas es el arquero de moda en el fútbol boliviano. El golero del club Bolívar llegará con más ritmo de juego  a la Selección nacional y con grandes posibilidades de pelearle el puesto de titular a Carlos Lampe, que de momento parece ser el que ataje el  viernes 9  de octubre frente a Brasil, en el inicio de la Eliminatoria rumbo a Catar 2022.

Debido a la pandemia del coronavirus, el torneo Apertura en el país está paralizado desde la primera quincena de marzo, más de seis meses. Durante todo este tiempo Rojas es el único arquero nacional que ha tenido competencia oficial con su equipo que participa en la fase de grupos de la Copa Libertadores de América.

Hasta que el certamen ingresó en receso obligado, Rojas había atajado en cinco juegos con 450 minutos disputados, el que le sacaba ventaja era Lampe, que disputó 13 partidos completos, incluido los de Copa Sudamericana, con 1.170 minutos.

La situación cambió en estos últimos 15 días, ya que Rojas fue confirmado en el arco titular de Bolívar, jugó los 180 minutos, apunta a ser titular la siguiente semana con Palmeiras y le llevará tres encuentros oficiales a Lampe, que trabaja en la concentración de la Selección nacional pero sin competencia de su colega de trabajo, aunque con la experiencia que en su momento puede pesar en la decisión final que tome el técnico César Farías.

Rojas fue convocado el año pasado por el técnico Eduardo Villegas al seleccionado nacional que disputó la Copa América en Brasil y hace tres semanas fue llamado por Farías en una lista de 25 jugadores de Wilstermann y Bolívar  que el DT venezolano tiene en mente para recibir a la Argentina el 13 de octubre.


“Me la jugué en el penal”

El día después del empate conseguido por los celestes aún fue analizado en determinadas jugadas, especialmente por Rojas en el penal que le tapó al atacante Magnín, de  filas de Tigre. “Magnín es un delantero que está molestando toda la noche, peleando con los centrales y cabeceando. En el penal me la jugué y decidí por la izquierda, pese a no estudiarlo mucho, ya que no encontramos penales pateados por él, pero gracias a Dios adivine su intención”, apuntó.

El guardameta de 24 años  admitió también que la atajada más complicada fue el cabezazo de Mugnín, en el segundo tiempo, que se colaba en el ángulo izquierdo y que pudo desviarla con la punta de los dedos. “La más difícil fue ese cabezazo del jugador, pero estamos para eso y trabajamos día a día con los profesores para mejorar. Estamos convencidos que el equipo está mejorando y podemos ir a hacerle frente a Palmeiras y acomodarnos de la mejor manera en un terreno duro y jugarlo como una verdadera final”, dijo.

 
Formado en Bolívar

Javier Rojas estuvo en las divisiones inferiores del club Bolívar, que eran dirigidas en ese entonces por el técnico Óscar Villegas. El futbolista ascendió al plantel profesional, pero por delante tenía a porteros como Rómel Quiñónez, Matías Dituro o Fernando Laforia, que impidieron mostrar sus condiciones.

La dirigencia lo prestó a Ciclón y Petrolero, luego decidió no renovarle convenio y Rojas se fue a Nacional Potosí (2018-2019). Empezó a mostrar condiciones, a tal punto que la dirigencia celeste puso nuevamente sus ojos en el arquero, pero esta vez tuvo que pagar 70.000 dólares a los potosinos para tenerlo de vuelta. Gustavo Gois de Lira fue su preparador de arqueros en Nacional Potosí; además de ser un amigo personal de Rojas. De Lira contó que “Javier tiene una condición natural de golero,  es uno de los pocos que tiene lateralidad cruzada. Usa bien la mano derecha, pero es zurdo de pie y esto no pasa con arqueros de lateralidad homogénea”, destacó.

 

 

 

 


   

70

Otras Noticias