Así no se puede competir

Al local le bastaron 20 minutos para destrozar a un rival sin jerarquía. Falló la planificación de Farías.
viernes, 8 de octubre de 2021 · 05:00

Marco Mejía / La Paz

Hace un año, el técnico César Farías adelantaba que su equipo “comería el hígado” de sus rivales en las eliminatorias. 365 días después las cosas son totalmente distintas de  lo que prometió. Ecuador volvió a ponernos anoche en nuestra dura realidad al derrotarnos por 3-0 y extender cada vez más el calvario de una Selección boliviana que muestra su peor versión en la competencia

Cada vez peor y sin ninguna mejoría. Al técnico de la Verde, César Farías, se le acaban los argumentos y también las matemáticas.

La Selección no tiene un norte, no sabe a qué juega, aunque en realidad es más de lo mismo de este ciclo;  es decir, nos defendemos bien hasta el primer gol que nos meten y luego no existe el plan B que debería venir desde el banco de suplentes.

Los ecuatorianos ingresaron con todo desde el primer minuto y sólo era cuestión de tiempo para que comenzara el baile.

Al equipo local le bastaron  seis minutos para destrozar la endeble estructura boliviana y finiquitar el encuentro a su favor antes de que se cumplan los 20’ de juego.

Michael Estrada abrió el marcador con un cabezazo bajo que dejó sin reacción a Carlos Lampe (13’).

A los 16’, Enner Valencia ingresó solo por la izquierda y con remate cruzado derrotó por segunda vez el arco boliviano. El equipo nacional estaba desconcertado en la cancha y Ecuador aprovechó una mala salida de la defensa para marcar el tercero por intermedio de Valencia (18’).

El segundo tiempo fue de mero trámite. Los ecuatorianos se dedicaron a controlar los tiempos a gusto y placer,  y se notó claramente que cuidaron las energías para jugar el domingo frente a Venezuela porque el triunfo no corría peligro.

Bolivia no tuvo argumentos y jerarquía para poder intentar una reacción. La presencia de los legionarios Ramiro Vaca y Boris Céspedes pasó inadvertida, Marcelo Martins luchaba solo contra el mundo, pero no alcanza con su actitud.

Bolivia tendrá ahora dos partidos en condición de local frente a Perú y Paraguay, pero dos triunfos no cambiarán los grandes problemas estructurales que tiene nuestro fútbol y en el que estamos sumergidos desde hace 28 años.

La situación tiende a empeorar, pero la dirigencia de la federación parece no darse cuenta que así no se puede seguir.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias