«El jugador paceño es técnico y tímido; el cruceño es abierto»

El DT de divisiones menores admitió que La Paz perdió la gran cantera que existía hace décadas en los colegios. “Hoy se dedican más a bailar”, dijo.
lunes, 8 de febrero de 2021 · 05:05

Marco Mejía  / La Paz

Isaac Mollinedo tiene la autoridad para hablar del fútbol formativo. Este año su Academia del Balompié Boliviano (ABB) cumplirá 36 años de existencia y a pesar de las dificultades que tiene, continúa en la “dura lucha”  de formar jugadores, aunque está molesto por las afirmaciones que realizó hace una semana el director formativo del club Bolívar, Rodrigo Marión, quien fue su alumno.

¿Comparte la opinión que el fútbol formativo en Bolivia está atrasado 15 años?

No la comparto, primero que nada hay que ponerse en la realidad de nuestro fútbol y cómo nos manejamos. Cómo no quisiera tener un mecenas como (Marcelo) Claure para no tener la preocupación de pagar el alquiler de una cancha, pago de sueldos a profesores o que el padre de familia cancele sus pensiones. Yo quisiera tener esas comodidades. Las escuelas de fútbol son precarias porque no tenemos la billetera de Claure que da esas facilidades.

¿Y en la parte competitiva?

Ahí también se debe modificar la política de la Asociación de Fútbol de La Paz para que existan campeonatos largos. ABB representará a La Paz en la Simón Bolívar femenina, pero qué podemos ofrecer si sólo jugamos dos meses y los otros departamentos juegan todo el año en el femenino.

Usted llamó a la redacción  de Página Siete para hablar del proyecto formativo de Bolívar. ¿Cuál es su cuestionamiento?

A mí me sorprendió porque Rodrigo (Marión) nunca me llamó por teléfono, para averiguar por lo menos si me había enfermado o seguía vivo. Él dice que se trabaja en Santa Cruz porque los jóvenes tienen un mejor desarrollo físico en esa ciudad. Yo le recuerdo a él que cuando fue alumno de ABB  no lo llevé a jugar  por su estatura  a las selecciones paceñas, Chaco Petrolero o The Strongest,  fue porque se entrenaba de forma consciente.

No hay que culpar al tamaño, él salió conmigo campeón en Sucre en la Sub-19 y no escogí a mis jugadores por ser altos. Ganamos a Santa Cruz con todos los tahuichis incluidos y a Tarija la final. En Santa Cruz salí campeón con la 15 y lo propio en Beni. Pienso que no hay que ser ingrato con La Paz y Rodrigo se formó en ABB y jugó en los clubes que mencioné anteriormente. Él debería defender el proyecto en esta ciudad.

¿Qué tiene de distinto el jugador paceño en comparación con el cruceño?

El paceño es técnico, pero a la vez es tímido;  en cambio,  los cruceños son más abiertos y se brindan a jugar en cualquier puesto por querer estar. Ojo que cuando al paceño se le da las armas para poder hacer un buen trabajo, marca diferencia. El jugador de La Paz es técnico y obediente y yo confío en ellos.

Estoy buscando una cooperación extranjera para trabajar en el sector de los Yungas y provincias para mostrar el talento que hay en La Paz.

Usted ha sido jugador de Bolívar, ¿qué opina del proyecto?

Con este proyecto de Bolívar existe una discriminación a los jugadores paceños. Si bien tiene sus contactos en Coripata con Iván Castillo   hay que ir a las provincias y traerlos concentrados y darles alimentación para trabajarlos bien. Siendo un equipo paceño no me convence que Bolívar trabaje en el interior, me molesta que no se crea en el jugador paceño y lo veo discriminatorio.

¿De dónde salían los talentos paceños en su época de jugador, en la década de los  años 60?

La gran cantera fueron los colegios  y los famosos intercolegiales porque no había mucho apoyo a las menores. No me gusta que hoy se obligue a poner un Sub-20 por 45 minutos. A los 17 años un jugador ya tiene que tener hambre de sobresalir. En mi primera temporada en Bolívar tenía a Kairuz y Castillo en mi puesto y cuando los vendieron vinieron Quinteros y Maldonado y me impuse a ellos para jugar.

¿Hoy sería imposible sacar jugadores de los colegios,  donde se piensa más en bailar que en hacer deporte?

Totalmente de acuerdo, mis hijos salieron del colegio La Salle y en las verbenas que se hacen actualmente, en lugar de jugar partidos con otros colegios, ahora vamos a los aniversarios a ver lo que bailan. Así se fue perdiendo esa gran cantera de los colegios;  yo me acuerdo de los partidos que teníamos con el San Calixto,  que eran a morir,  o el famoso clásico de los fiscales Ayacucho vs. colegio Bolívar. 

¿Cómo llegó usted a Bolívar?

Por una final intercolegial entre La Salle donde yo jugaba y el colegio Bolívar. El padre Vera, que era dirigente de la Academia, me agarró cuando yo estaba saliendo bachiller e integré el equipo de la Operación Retorno a primera (1965). Desde  el primer entrenamiento me tomaron en cuenta y me quedé a jugar.

¿Hoy se sufre mucho para hacer fútbol en las academias?

Bastante, a mí me hicieron descender por presentar la fotocopia del derecho de partido, nos quitaron la cancha. Es decir,  se sufre para tener una hegemonía en el fútbol paceño. En esos 15 años que se habla de atraso fuimos dos veces a la final de la Copa Simón Bolívar, pero si subíamos no teníamos de dónde sacar plata para ir a la Liga. Mi casa está hipotecada en un banco por mantener el equipo en la Primera A. Antes había apoyo de la empresa privada y ahora no hay nada de eso. Tenemos que hincarnos para pedir favores, pero que digan que estamos atrasados y no creer en los paceños,  duele mucho.

 

HOJA DE  VIDA

  • Nombre Isaac Mollinedo Rodríguez.
  • Fecha de nacimiento 1 de marzo de 1947, La Paz.
  • Trayectoria Como jugador fue campeón con Bolívar en 1965, 1966, 1968 y 1969. Es director y fundador de la Academia del Balompié Boliviano (ABB), fundada el  28 de junio de 1985.
     

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

43
2

Otras Noticias