Zayas, el arquero que usa sus manos para arreglar muebles

El paraguayo jugó dos versiones de la Copa Libertadores con la Academia. En la Liga tiene una marca de 32 juegos consecutivos en el arco de los celestes.
lunes, 22 de marzo de 2021 · 05:00

Marco Mejía  / La Paz 

¿Se acuerdan de Joel Zayas? El que fue arquero de Bolívar entre 2006 y 2007 se retiró de la práctica activa, pero sigue utilizando sus manos para otra de sus pasiones que es dar vida a los muebles rústicos. El guardameta  también trabaja como preparador de goleros del club Rubio Ñu de la segunda división del fútbol de su país.

“Hace cinco años que estoy metido de lleno fabricando muebles rústicos. Estoy bastante ocupado con esto, trabajo solo nomás; hago parte de herrería, carpintería y un montón de cosas. Siempre me gustó el tema de las manualidades y cuando era chico aprendí muchas cosas de mi papá que era, como se suele decir, un todólogo. Tengo muchos clientes gracias a Dios. Esta actividad me apasiona mucho al igual que ser un preparador de arqueros”, contó Zayas al periodista paraguayo Jorge Izquierdo del diario Crónica.

El cuidapalos paraguayo se retiró a los 37 años y en cada entrevista que concede en Paraguay, no tiene dudas en mencionar que su paso por Bolívar le permitió llegar incluso a la selección paraguaya que jugó la Copa América de Venezuela en 2007, cuando en Bolivia se hablaba seriamente de la posibilidad de naturalizarlo para la Verde. “Lo que sí sentí es un orgullo inmenso por haber jugado en la selección. El Tata Gerardo  Martino me llamó unos meses antes. Yo estaba jugando en Bolívar y que me haya dado esa sorpresa fue lo máximo para mí. El haber sido convocado para jugar con la Albirroja fue el mayor logro que tuve”, contó.

En la Academia fue campeón en 2006 cuando el equipo era dirigido por Carlos Aragonés. Ese año también disputó la Copa Libertadores de América ante Estudiantes de La Plata, Independiente de Santa Fe y Sporting Cristal. 

 El paraguayo  Zayas ante el argentino Martín Palermo. 
Foto:Facebook Joel Zayas

Al año siguiente disputó su segunda Copa con la divisa celeste y tuvo partidos inolvidables como el de la victoria en México frente a Toluca, noche en la que atajó casi todo y que le valió ser observado por el entrenador de la selección paraguaya que finalmente lo convocó para la Copa América, cuando era parte del conjunto de la zona de Tembladerani.

En cuanto le hablan del club Bolívar, inmediatamente lo asocia con la ciudad de La Paz. “La pasé muy bien, me adapté muy rápido a la altura. Fuimos campeones y hasta ahora me saludan los hinchas por las redes sociales. Me quieren todavía. Incluso los medios de comunicación de ahí me llaman para entrevistas. En más de una ocasión me dijeron para nacionalizarme boliviano y jugar por su selección, pero tiempo después me llamó Martino  y ahí cambiaron todo mis planes”, explicó el exfutbolista.

La marca del golero 

Zayas se marchó hace 14 años del cuadro bolivarista dejando  un registro que no ha podido ser superado por varios arqueros que pasaron por el conjunto de Tembladerani.  

En su primera temporada con Bolívar estuvo en 32 partidos  consecutivos, igualando lo que había hecho 15 años antes Carlos Leonel Trucco, otro referente del arco bolivarista. 

El mérito es mayor  para el arquero paraguayo, considerando que por Bolívar pasaron varios guardametas de renombre y que tienen en su haber menos juegos que el paraguayo;  por ejemplo, su compatriota Jorge Battaglia (1984), el peruano Eusebio Acasuzo (1986), el uruguayo Javier Zeoli (1991), el camerunés Thomas N’Kono (1995-1997) o el propio Luis Esteban Galarza (1989), todos arqueros de selección que militaron en la Academia  en distintas épocas. 

En una postal única, Zayas   sostiene una víbora  .
Foto: Joel Zayas

Todavía recibe llamados

El paraguayo  se considera un arquero de la vieja escuela, de los que no se complicaban la vida en cada uno de  los partidos. Todavía suelen llamarlo para jugar, pero ahí es Zayas es firme en su decisión de no volver a estar bajo los tres palos.

 “Me suelen llamar también para volver a jugar por el interior del país, pero creo que mi faceta como jugador ya está cerrada. No extraño tanto el jugar al fútbol, capaz porque estoy ocupado la mayor parte del tiempo. Sí me gusta mucho mirar los partidos por  televisión, pero hasta ahí. Además que para ir a jugar en algún equipo por más que sea del interior, tienes que prepararte y demostrar que mereces ser el titular y no jugar sólo  por el nombre”, apuntó.
 

 


 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

29
1

Otras Noticias