Marcelo Martins: Compré una cámara hiperbárica para rendir en La Paz

"Hace dos años el profesor Farías me dijo ‘cómprate una cámara hiperbárica que te ayudará muchísimo cada vez que vengas a La Paz’. Lo escuché con atención y la comencé a utilizar en Belo Horizonte", contó el capitán de la Selección.
lunes, 12 de abril de 2021 · 05:00

Mauricio Cambará / Santa Cruz

Su palabra retumba, y no es para menos. Hoy Marcelo Martins Moreno se ha convertido en el líder indiscutible de la selección, no solo porque lleva el cintillo de capitán, sino porque ya es el goleador histórico y el principal referente del plantel que comanda César Farías. Desde la concentración del Cruzeiro, en Brasil, confirmó que adquirió una cámara hiperbárica para prepararse, que vive su mejor momento con la Verde y que confía -como el mismo Farías- en que el ‘maíz pronto explotará’.

Por cierto, sobre el técnico fue directo: “Estuve en muchos procesos y nunca antes jugamos a proponer como lo hacemos ahora; vamos bien encaminados en el trabajo”, sostuvo.

Desde adentro de la selección y siendo usted el principal referente, ¿cree que estamos en crecimiento como selección nacional o al menos en la ruta? 
Tengo 13 años de selección y he visto casi todos los procesos de los técnicos que han estado y cada uno con proyectos e ideas diferentes. Y obviamente, Bolivia es la que más crece porque es la que más problemas tiene y no cualquier entrenador va a venir a cambiar todo esto. Pero la culpa no es solo del técnico o de los técnicos que estuvieron antes en la selección, porque si el fútbol boliviano no cambia, no vamos a mejorar nosotros, los futbolistas, no vamos a tener una idea clara de cómo jugarle a un Brasil, a un Argentina o un Uruguay en cualquier torneo. De todas formas creo que hemos crecido bastante con Farías, porque no recuerdo que hubiéramos tenido un técnico con tanto tiempo de trabajo de selección, que se meta en las inferiores mirando a los sub 20 o sub 23 y haciendo el futuro de la selección. Eso hay que mirarlo con atención; nos falta mucho pero al menos hoy estamos por buen camino.

¿Qué tiene el actual proceso?
Muchas ganas de trabajar, dedicación al máximo como te comenté, que yo sepa en todo este tiempo no hubo un técnico que asumiera el trabajo de las inferiores, que vaya a los departamentos y busque, que los haga participar, que les dé minutos internacionales como contra Brasil en el primer partido de las eliminatorias. ¿Cuántos jugadores sub 23 jugaron? Muchos, pero lo único que se ve son los resultados, el hincha quiere resultados para mañana, rápido y muchas veces no hay la oportunidad de darle el tiempo a un técnico para que busca una solución que son esos chicos que se está buscando. Si le das tiempo a los procesos pronto se verán los resultados.

¿Esta es una Bolivia más ofensiva, lo consideras así?
Cuando una selección es más ofensiva, obviamente que para el delantero de área es espectacular porque te llegan más oportunidades de hacer goles. Yo estoy pasando por mi mejor momento en la selección y es gracias al apoyo, al trabajo. Me dieron el cintillo de capitán, la confianza cuando más lo necesité y creo que será importante todo lo que se venga ahora porque yo con otro técnico o con otro grupo en la selección, nunca tuve este momento, ni en mi mejor estado físico en los clubes tuve este rendimiento con la Verde. Antes íbamos y nos escondíamos atrás, en cambio hoy proponemos, queremos tener una identidad y la estamos trabajando; obviamente no tenemos mucho tiempo pero hay que jugar, ensayar como ante Chile y Ecuador. El profesor ahí buscó variantes, dio minutos a los jugadores que lo necesitaban. Él podía estar cómodo no jugando en esta fecha FIFA pero decidió arriesgarse sabiendo a las críticas que se exponía y a que podía perder su trabajo. Cuando sos más ofensivo, al menos sabés que te puede ir bien.

Los delanteros, ¿se sienten más respaldados con el juego?
Si nosotros queremos ir al Mundial que es nuestro sueño, tenemos que proponer, no podemos escondernos siempre, hay que plantear los partidos para poder sacar buenos resultados afuera. Hoy nos hemos dado cuenta que se puede lograr, pero hay que seguir trabajando, sin bajar la guardia, porque si ganamos un partido de visitante será distinto. Debemos ser más ofensivos y eso nos pide el profe, que no tengamos miedo a proponer fuera de casa pero hay que afianzar la identidad de juego y la estamos trabajando aún, es con tiempo, con dedicación; hoy se siente que el jugador tiene la confianza del cuerpo técnico; por ejemplo, a mí me da mucha confianza Farías porque me trajo a la selección cuando no estaba jugando en Wuhan en China, cuando pasaba por problemas con mi equipo y no estaba bien físicamente. Pero me trajo, me dio su respaldo, el cintillo de capitán y me comenzó a ir mejor en la selección; me torné en el goleador histórico (22) y marqué en partidos que pudieron haber terminado en victorias.

¿Qué tan necesario era jugar ante Chile y Ecuador, valió la pena arriesgar?
¡Pero claro!... Farías sabe que los jugadores necesitan de minutos internacionales. Él podía estar cómodo junto a su cuerpo técnico sabiendo que tienen una eliminatoria y una Copa América por delante para ahí recién buscar roce, sin embargo, arriesgó pese al momento que hoy pasa con la Federación. Como les comenté, he visto muchas etapas y ahora con el hecho de jugar partidos afuera, se ratifica un proceso que busca el equipo o los jugadores ideales. ¿Qué no confían algunos en él? Hay que analizarlo bien.

¿Se le está dando el 100% de las condiciones a la selección para decir que debemos ir al próximo Mundial?
En la selección siempre encontré problemas logísticos, económicos, siempre hubo líos. Es simple, si nosotros como bolivianos queremos mejorar el fútbol tenemos que mejorar nuestra Liga, y la FBF debe saber que si no es así, como selección, vamos a seguir siendo los últimos, esa es la realidad. A nosotros nos mandan a jugar en plena cuarentena contra Chile y Ecuador y nos ‘hacen viajar por el mundo’; es decir tenés que irte hasta Panamá para luego emprender viaje a Ecuador tres días después de jugar contra Chile. Pero esto nadie lo ve, el hincha boliviano no lo sabe ya que para jugar bien tres días después de un exigente partido, tenés que tener tiempo para recuperarte… pero te hacen ‘viajar por el mundo’, es mucha cosa. Si en el fútbol boliviano sigue existiendo el dirigente que es vividor no vamos a llegar a ningún lado. Hay que buscar gente que sepa de fútbol y darle su oportunidad. Hoy no veo a ningún exjugador que trabaje dentro de la FBF y les aseguro que no es por falta de ganas.

¿Cómo vislumbra este 2021, un año con al menos diez fechas de eliminatorias y mínimo cuatro partidos de Copa América a mitad de año?
La idea de Farías fue hacer siempre partidos internacionales que se vienen haciendo desde 2018 cuando hicimos gira por Asia y Medio Oriente. Desde esa etapa se han encontrado algunos jugadores que hoy están jugando con la selección; entonces es positivo jugar, porque necesitamos encontrar a las futuras estrellas, a referentes, y es por eso que el profe busca jugar este tipo de partidos. Creo que llegaremos bien a las eliminatorias y tenemos dos o tres partidos que son clave ya que nos darán un parámetro de lo que va a pasar luego. El proceso encarado va bien, con muchos partidos encima.

Tras los amistosos bajamos en el ranking, ¿qué le dice este aspecto?
Para mí no cambia nada, porque si uno no intenta, si no ponés a tu selección a entrenarla, a darle minutos para la formación del juego, ¿cómo vas a aspirar luego en una competencia oficial? El ranking no va a cambiar nada en la selección, obviamente que si ganas en las eliminatorias seguro que subimos de puestos, pero para ganar ahí, es necesario jugar estos amistosos, encontrar jugadores con amor por la camiseta, que sirvan al país, una cosa va con la otra. Espero que nos puedan dar otros partidos amistosos porque en realidad eso es lo que hoy necesita nuestra selección.

¿Qué cosas tienen que haber para que el crecimiento hablado no se detenga?
No podemos dejar de trabajar, ¡eso nunca! Si uno obtiene solo malos resultados y esto va colmando la paciencia de los hinchas, debes tener en claro que son solo este tipo de partidos los que te van a ayudar a mejorar. Y si te bajoneas porque estamos perdiendo, estaremos peor… es necesario levantar la cabeza en estos momentos. Sabemos que el hincha quiere ver a su selección ganar, con una característica de juego, pero nosotros la estamos buscando día a día porque nos mueve las ganas de ir al Mundial y lo vamos a seguir intentando, arovechando este tipo de amistosos. Es como no dice el profe a todos, que cuando seamos convocados, aprovechemos al máximo la oportunidad, como si fuera la última. Tenés que dejarlo todo y estos partidos te hacen mejorar siempre.

Farías dice que veremos a una Bolivia distinta desde el segundo semestre, ¿lo ve así?
Nosotros venimos trabajando bien en la selección; obviamente los resultados no te ayudan, no te respaldan, pero cuando decimos que venimos trabajando duro, es porque así lo sentimos. Fijate que en los últimos tres partidos de las eliminatorias comenzamos ganando, incluido el partido ante Paraguay de visitante. Te das cuenta que antes no era así, antes no proponíamos de esta manera y hoy podemos ganar puntos de visitante, al menos esa es la característica que tiene el profe. Cuando él nos dice que va a ‘reventar el maíz’ en la Copa América es porque se dio cuenta que podemos hacer grandes partidos de visitante y porque sabe que de local nos hacemos fuerte. Estoy de acuerdo que vamos a ver una selección muy competitiva, que va a proponer en algunos partidos y en otros tendrá que jugársela a nivel táctico para sacar buenos resultados. Estamos en plena labor para aquello, para que el hincha vea una selección competitiva, que transmita ganas de festejar de visitante y de local. En los últimos partidos no se nos dio pese a que dejamos todo en la cancha. No hemos tenido la suerte que se necesitó para vencer a una Argentina que no generó mucho y que le dimos un gol de blooper en el 1-1 que hizo que sacaran las ganas de no sé dónde para ganar en La Paz. Con Ecuador fue casi lo mismo, nos cobraron un penal que para mí no existió y con eso nos sacaron una victoria. Contra Paraguay, en Asunción, tuvimos la oportunidad de mantener el 1-2 parcial pero no supimos resistir con el orden que hablamos con el cuerpo técnico. Esas son las sensaciones, que nos falta afinar poco y que necesitás seguir metiéndole para llegar a hacer una buena Copa América (del 13 de juno al 10 de junio). 

Fue en algún momento objeto de ácidas críticas porque no lograbas convertir en la selección, ¿cómo logró revertir todo esto?
He sufrido muchísimo por las duras críticas en la selección. He pasado por momentos difíciles, hasta de depresión, porque muchas veces es un país entero el que no está de acuerdo con lo que estás haciendo. Muchas veces no tenés una chance de hacer gol, pero como sos el referente de área, vos tenés la culpa. Obviamente que el hincha está lastimado, quiere victorias y cuando ganás, todos se olvidan de quién hizo el gol, porque eso es lo que habitualmente quiere. De todas formas, en los momentos de críticas no podés quedarte abajo siempre, no podés quedarte con la cabeza abajo como te dije antes, o sentirte que no sos bueno. Yo sabía que estaba haciendo un buen trabajo, lo sabía, me animaba diciéndome que la recompensa a ese trabajo iba a llegar en cualquier momento, que debía seguir esforzándome. Quería que mis goles ayuden a la selección como está sucediendo ahora, aunque me gustaría que fuera con victorias, pero lo estamos buscando y la forma en que se cambió la imagen ha sido a punto de goles, trabajo y dedicación y a la confianza del profesor Farías y mis compañeros que me nombraron su capitán, su referente y eso te ayuda muchísimo a ser un jugador decisivo para tu selección.

Hoy siente menos la altura ¿cierto que adquirió una cámara hiperbárica en Brasil para venir a los partidos de local en La Paz?
Una vez mi padre (Mauro Martins) me dijo que la altura era un mito, un fantasma, que el jugador bien preparado físicamente puede correr toda la cancha, y eso me hizo pensar que debía prepararme mejor para rendir en La Paz. Solo así voy a correr toda la cancha; obviamente con algunos ahogos que es normal, pero si estoy bien físicamente voy a imprimir el ritmo que quiera dentro del partido. Aquí, en Brasil, obvio que es importante una cámara hiperbárica, yo la tengo, siempre acudo a ella para prepararme y recuperarme mejor en la previa a los partidos.

¿Usted decidió o lo sugirió Farías?
Mucha gente me hablaba de la cámara hiperbárica, pero hace dos años el profesor Farías me dijo ‘cómprate una cámara hiperbárica que te ayudará muchísimo cada vez que vengas a La Paz’. Lo escuché con atención y la comencé a utilizar en Belo Horizonte. Aquí no hay altura y tiene sentido porque me ayuda bastante cuando voy a La Paz.

De todos los goles que hasta hoy ha marcado en la Selección, ¿hay alguno especial o todos han tenido el mismo sabor?
El que le hago a Paraguay (en 2020 en la cuarta fecha de las eliminatorias a Catar que acabó 2-2) me emociona muchísimo por todo lo que pasé dentro de la selección, por las críticas que sufrí durante 13 años, por los entrenamientos, sacrificios, derrotas dolorosas e injustas muchas veces. Ese gol representó algo muy personal, me emociono en la entrevista después del partido porque lo viví intensamente; fue la verdad un regalo por todo lo hecho, una recompensa que llegó ya que fue un gol que me marcó. Sé que hay otros goles más bonitos pero ese gol lo tengo acá, como el recuerdo más lindo.

¿Qué le dice el capitán de la Selección al hincha boliviano?
Que nos apoye, ¿qué te puedo decir? Es un hincha lastimado porque muchas veces no hemos podido darle alegrías, pero igual y de corazón, como jugadores les pedimos que nos respalden, que estén con nosotros porque es la única manera de salir adelante, que todos estemos en el mismo barco y que lo estemos jalando hacia el mismo lugar para salir de esta situación. Esta es la única manera de mejorar, necesitamos del hincha, que nos tengan un poquito de paciencia porque solo con el apoyo incondicional vamos a tener ese plus en los partidos clave que se vienen. Esperemos poder jugar con público para que nuestros hinchas se puedan hacer sentir. Es obvio que los necesitamos a todos.

¿Ya a la dirigencia?
Que estén con nosotros, que vean el grupo que el profe quiere; él quiere ir al Mundial, tiene las ganas de hacer bien las cosas, que nos apoyen, que nos den las condiciones que necesitamos, intentarlo todo para ir al Mundial, que el jugador sienta el apoyo de un presidente, de un dirigente, necesitamos que estén cerca de nosotros, que nos incentiven. Si es así, bienvenido sean. Si van a apoyar al fútbol en las buenas y en las malas, los necesitamos, pero si van a hacer otras cosas no buenas, es mejor que pidan su salida, porque no necesitamos más vividores del fútbol, sino de gente que quiera ayudar y la selección los necesita más que nunca.

¿Seguirás en el Cruzeiro, hacia dónde apunta tu futuro futbolístico?
Yo estoy bien acá, creo que este año que pasó fue muy difícil, adaptarme al fútbol brasileño después de cinco años en el fútbol asiático me costó; de un partido para otro la recuperación no fue la misma, los entrenamientos, los viajes, todo cambió, entonces creo que el 2020 fue para adaptarme bien y este año me siento mucho mejor, físicamente y anímicamente, con mucha confianza y esperemos que podamos hacer goles por el Cruzeiro. Tengo dos años más de contrato para seguir luchando en procura de ser el goleador histórico del club, me da ganas de sacar al Cruzeiro de esta situación, mi cabeza y mis pensamientos están enfocados en el Cruzeiro.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

10
1

Otras Noticias