Chocolatín Querido, una obra para reconstruir la magia de Castillo

Jaime Sirpa Cruz presenta una obra que recorre la historia de uno de los mejores jugadores del fútbol nacional. El autor busca que las nuevas generaciones conozcan la leyenda del yungueño.
lunes, 26 de abril de 2021 · 05:00

Página Siete  / La Paz

 En 1987, Ramiro Castillo Salinas denunció que fue extorsionado. “Tuvo que ceder el 30% de su pase para que los dirigentes de The Strongest lo  dejen salir al exterior”, explicó Jaime Sirpa Cruz, autor del libro Chocolatín Querido, que recorre la historia de uno de los mejores jugadores  del fútbol nacional.

   Esa fue apenas una escena    de la historia del futbolista con mirada periférica, inteligencia y una magia que cautivó hasta los que no lo vieron  en la cancha. “Cada vez que leía y escuchaba que hablaban de él, siempre me preguntaba qué existía detrás de él. Por eso quise homenajearlo porque mucha gente de mi generación no lo conoce”, explicó Sirpa.

    El  escritor alteño  presentó su trabajo que explora la vida futbolística del hombre que nació en Coripata, el 27 de marzo de 1966 y murió el  18 de octubre de 1997, en la ciudad de La Paz. 

La obra  repasa la carrera del yungueño, desde 1985  hasta 1997.
 Foto:Carlos Sánchez / Página Siete


   
 
“A través de una revisión hemerográfica se recorrió mes por mes la carrera de Ramiro Castillo Salinas. Desde 1985 hasta 1997.  En la obra se resalta sus partidos en Bolivia con los equipos de The Strongest y Bolívar. Su participación en la Selección boliviana 1986-1997. Además, se recopila entrevistas y artículos periodísticos sobre el jugador. De la misma manera se recolectaron  testimonios de los periodistas David Heredia, Juan Carlos Costas Salmón y Pedro Saúl Jemio”, añadió Sirpa, de 24 años de edad. 

En el trabajo de Sirpa están las decenas de “reconocimientos, premios y condecoraciones que Castillo recibió. Por ejemplo, el 10 de enero de 1986 fue distinguido por ser el jugador más destacado de la temporada 1985, premiado por la organización periodística Cabalgata Deportiva en su séptima edición. El 4 de mayo de 1987 fue  elegido el mejor jugador del torneo Preolímpico  a través de una encuesta realizada por el matutino Hoy.  El 15 de mayo de 1987 fue reconocido con el Botín de Oro por ser el deportista destacado de la temporada 1986. Por parte de la Secretaría General de Deporte y la Juventud del Gobierno boliviano, el 2 de junio de 1987 fue homenajeado y  recibió la distinción especial por ser el jugador más destacado”.

 Castillo fue capitán de la Verde. Desarrolló  una extensa campaña que incluyó su paso por el fútbol argentino, en los clubes Instituto de Córdoba, Argentinos Juniors, River, Rosario Central y Platense. Además, el volante jugó en The Strongest, en Everton, de Chile, y Bolívar.

Juan Sirpa Cruz,  comunicador radiofónico y escritor. 
Foto:Carlos Sánchez / Página Siete

 “El libro responde a tres grandes interrogantes: ¿cuáles fueron los comienzos de Ramiro Castillo en el fútbol boliviano?, ¿por qué fue reconocido en el fútbol argentino? y ¿por qué decidió jugar en el club Bolívar siendo figura en el club The Strongest?”, advirtió Sirpa, quien detalló: “Su carrera  comenzó en la  AFLP  (categorías prejuvenil y juvenil) Atlético Pucarani 1980/1981, 31 de Octubre 1982 y Mariscal Braun 1983.  En The Strongest (tres etapas) 1985-1897; 1992-1993 y 1996, Instituto de Córdoba 1987/1988 Argentinos Jrs 1988/1990 River Plate 1990/1991, Rosario Central 1991/1992 y  Platense 1993/1994 en Argentina. Everton 1995 (Chile) Bolívar 1996”.

Venta

Chocolatín Querido, revisión de la trayectoria de Ramiro Castillo,  puede ser adquirido en  las librerías: Los amigos del libro, Decus y El baúl del libro.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos